Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

10 cosas que una imprenta puede hacer por tu restaurante

0

En este periódico apostamos claramente por el mundo digital pero siempre con el objetivo de hacer que la experiencia gastronómica offline sea lo más gratificante posible. La red nos ofrece un amplio abanico de posibilidades que nos facilitan el trabajo a golpe de clic.

Ya hemos hablado de diseños e ideas de cartas para los menús, pero también existen pequeños detalles que debemos tener en cuenta si queremos ofrecer un servicio perfecto en nuestro restaurante. Me refiero a elementos que podríamos definir como decorativos pero que realmente forman parte del escenario que creamos para que el cliente disfrute no solo de la comida sino de un ambiente acogedor y agradable.

Los carteles, las tarjetas de visitas, los flyers, los roll ups o las banderas de mesa pueden resultarnos piezas poco importantes en los restaurantes, pero si tenemos claro que lo visual suele grabarse mejor en la mente de los clientes. Algo tan sencillo como personalizar un mantel de papel puede marcar la diferencia con la competencia.

Aunque la labor de comprar los objetos, enviarlos a la imprenta, recibirlos y montarlos pueda parecernos una tarea complicada y engorrosa, proliferan en Internet empresas que se encargan de hacer todo esto por nosotros y llevárnoslo al restaurante en veinticuatro horas. Un ejemplo de ellos es Onlineprinters, una compañía con sede en Alemania que lleva más de treinta años dedicándose a la impresión y que está especializada en la hostelería.

Si quieres alcanzar el éxito con tu negocio, no sirve solo con tener un producto de calidad en la cocina, además tienes que cuidar los pequeños detalles. Desde aquí te ofrecemos diez elementos que deberías tener en cuenta y que puedes conseguir fácilmente:

1.- Carta del menú

Está de moda que las cartas nos cuenten algo más que los platos que podemos elegir. Cuando el chef confecciona un menú, este lleva una historia detrás, ya sea inventada por él mismo o fundamentada en algo, como es el caso de Dani García y su menú degustación basado en el libro El Principito. Antes de oler siquiera la comida ya estarás inmerso en el mundo mágico del protagonista con solo leer la carta.

Tienes infinidad de diseños y materiales para elegir, decide el que más concuerde con el estilo de tu negocio y con lo que quieres proyectar, y envíalo a la impresora.

2.- Tarjetas de visita

Es algo que siempre hay que tener a la vista del cliente cuando llega o cuando se va. Lo habitual es dejarle algunas -la cantidad depende del número de comensales- cuando se lleva la cuenta a la mesa. Estas deben ser atrayentes, llevar los colores corporativos y contener los datos que son importantes para nosotros. No pueden faltar el nombre del restaurante, la dirección, los teléfonos, la página web y el correo electrónico.

3.- Carteles

Anunciar dentro de nuestro propio establecimiento un evento, unas jornadas gastronómicas o un descuento especial es necesario para reforzar lo que ya se haya promocionado mediante otras plataformas. Hay que buscar el mejor espacio para colocarlos, un lugar estratégico en el que pueda ser visto por los clientes pero sin que les resulte molesto.

4.- Banderas de mesa

Tanto si contienen el logotipo de la empresa que cena ese día en nuestro restaurante, como si la utilizamos para poner otros menajes (como “celebración de cumpleaños de Marina”), estaremos individualizando la experiencia gastronómica de ese cliente haciendo que se sienta único e importante.

5.- Colgadores o banderolas de botellas

Personalizar una botella de vino o un botellín de cerveza con un colgador o una banderola no supone un coste elevado para nuestro negocio y, sin embargo, es un detalle para el cliente que hará que se sienta especial. Podemos hacerlos para un determinado evento, ofrecerlos como servicios extras para los clientes y que ellos decidan lo que quieren que aparezca en estos soportes, o tenerlos siempre con el logotipo del restaurante.

6.- Roll ups

Estos carteles movibles con soportes metálicos son indispensables en fiestas privadas, catas patrocinadas por una determinada bebida o si queremos anunciar unas jornadas específicas. Su tamaño hace que el impacto visual sea mayor que el de los carteles convencionales. Además, el hecho de que puedan transportarse con facilidad para cambiar la ubicación si se desea o que una vez que lo pleguemos no ocupe apenas espacio, hacen de los roll ups una opción estupenda si queremos enviar un mensaje claro a nuestros clientes.

7.- Displays publicitarios

Tanto si damos cobertura un día determinado a un evento importante en el que es necesario tener un photocall para que los invitados de renombre posen, como si queremos acondicionar una zona fija en la que nuestros clientes puedan fotografiarse posando -como lo hacen sus ídolos- con nuestro logo a la espalda, estos sistema de fácil montaje son una solución muy práctica y vistosa que seguro divertirá a los asistentes.

8.- Manteles de papel

Es cierto que últimamente se llevan los restaurantes sin mantel en los que los platos descansan sobre la madera de la mesa directamente, pero también es verdad que existen diseños de manteles de papel que son auténticas obras de arte. Tan sencillo como elegir el motivo que deseas plasmar en el papel y hacer clic en el pedido de la imprenta online y esperar al día siguiente para poder verlo colocado bajo la vajilla.

9.- Talonarios o libretas

El cuadernillo en el que el camarero toma nota de nuestro pedido puede pasar desapercibido, pero también puede trasmitir muchos mensajes, como dejadez del que coge la comanda o dar una mala imagen del local. Por ello, es esencial tener un stock de libretas con nuestro logotipo que se mantengan en buen estado y libres de manchas de comida. De la misma forma ocurre con los talonarios que entregamos tanto a clientes como proveedores.

10.- Posavasos

Hubo una época en que fueron artículos de colección de muchos clientes, que iban guardando los posavasos de aquellos lugares que tenían algo especial o porque el diseño que poseían era del gusto del coleccionista. En un soporte tan pequeño también podemos comunicar lo que queremos vender de nuestro establecimiento. Busca un diseño llamativo y con un mensaje claro y sencillo, envíalo por correo y al día siguiente coloca tus cañas sobre otra de tus “tarjetas de presentación”.

Porque todo lo que se ve en un restaurante suma o resta a la experiencia del cliente, cuida al máximo esos pequeños detalles tangibles que marcarán la diferencia.

Sobre el autor

Cristina Rioja

Periodista vallisoletana afincada en Madrid. Vinculada a la Comunicación Gastronómica, le encantan los restaurantes y todo lo que tenga que ver con ellos. Disfruta con las historias de los libros y le relaja escribir las suyas propias. Perseguidora de sueños con los pies en la tierra.

Suscríbete

Deja un comentario