Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

5 propuestas para implantar en tu restaurante en 2016

3

Hace unas semanas leía en Facebook un comentario de un hostelero que decía que la asignatura pendiente del sector era la formación y continuaba diciendo: “los que llevamos toda la vida en la hostelería pensamos que sabemos mucho y la realidad es que nos queda casi todo por aprender”. Acertado o no, sí es cierto que en ocasiones la vorágine del trabajo nos sobrepasa y dejamos de lado muchas cosas, entre ellas, la formación.

Ahora que 2016 ya está lanzado, he querido recoger en una pequeña lista algunas ideas y tendencias que los profesores de nuestros cursos superiores y másteres en Dirección de Restaurantes y F&B Hotelero, que ofrecemos desde Gastrouniversia, han analizado en mercados locales e internacionales. A continuación comparto contigo esta lista con 5 propuestas para que cualquier propietario o gerente de un negocio de hostelería pueda implantar o llevar a cabo en 2016 para mejorar su rentabilidad.

Propuestas para mejorar la rentabilidad de un negocio de hostelería

1. Atentos a un nuevo consumidor y su “well being”. En una sociedad que busca nuevos anclajes éticos y morales para definirse como persona, además de otras motivaciones relacionadas con la salud, la reducción del consumo de carne es una moda que está llegando para quedarse. Los restaurantes que adapten su oferta gastronómica para luchar contra la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, sean éticamente responsables y dejen de utilizar aditivos, transgénicos y productos químicos, estarán ganándole la partida no solo al resto de negocios sino también haciéndose un hueco en la mente de un amplio espectro de clientes potenciales.

2. La sostenibilidad, el fingerfood y lo “glocal”. El camino hacia la restauración sostenible es una tendencia mundial imparable que forma parte del sentido común y del respeto al entorno en el que se desarrolla una actividad. Pero no me refiero únicamente a lo gastronómico sino también a lo empresarial. Muchos son los casos en los que la una sin la otra han hecho que un restaurante no funcione y tenga que cerrar. Por ello, creo que una de las formas más innovadoras de hacer sostenible un negocio, en ambos aspectos, es a través del fingerfood y los snacks. Productos fáciles de consumir, nutritivos, saludables, con sabores y recetas atractivas, que podemos ofrecer como una oferta gastronómica diferenciada de la competencia en la que utilicemos productos locales e ingredientes de temporada pero con un toque internacional y con sabores de orígenes remotos.

3. El catering como unidad estratégica de negocio. Como propietarios o gerentes debemos tener visión a largo plazo, ir un paso por delante al resto y buscar nuevas formas de seguir ofreciendo una diferenciación; y esta podría ser, a través del servicio de catering. Las ventajas son claras: optimizamos recursos, combatimos la estacionalidad, hacemos marca y, además, podemos desarrollar toda nuestra creatividad culinaria con el objetivo de captar nuevos clientes en ambientes a los que antes no llegábamos, como por ejemplo, en ferias gastronómicas, festivales de streetfood o foodtrucks, celebraciones de empresas, eventos turísticos, cenas clandestinas, etc.

4. Aprendamos a gestionar nuestra reputación digital. Aunque no es una tendencia, ya que muchos restaurantes lo llevan haciendo desde que TripAdvisor se convirtió en la gran plataforma de opiniones que es ahora, sí es cierto que todavía queda bastante trabajo por hacer. Gracias a la correcta gestión digital de nuestro negocio podemos situarnos a la cabeza en los resultados de Google, aparecer en rankings del sector, como caso de buenas prácticas en charlas, seminarios o artículos de investigación, etc. Y, además, tendremos que estar muy atentos a la posibilidad de, como hosteleros, poder compartir opiniones sobre nuestros clientes con el objetivo de mejorar y personalizar la experiencia de estos.

5. La formación, esa gran olvidada. El sector de la hostelería se está enfrentando al mayor proceso de transformación global de su historia. La industria no puede quedarse atrás en esta revolución y el sector ha de ser consciente de que ha de formarse en nuevas habilidades profesionales para dar una respuesta adecuada a los nuevos retos a los que se enfrenta. Debemos tener un equipo de personas bien formadas en técnicas de venta, gestión empresarial, idiomas, sumillería, marketing digital, etc. para conseguir mejorar la rentabilidad de nuestro negocio.

Nos encontramos en el mejor momento para sentarnos a pensar, con nuestro equipo de trabajo, cuáles van a ser nuestros objetivos a cumplir en este 2016. Entre todos conseguiremos pulir nuestra oferta gastronómica, nuestros procesos productivos, nuestras técnicas de venta y nuestra reputación digital para hacer más rentable nuestro restaurante a final de año.

Éstas son las 5 propuestas que he recogido para aplicar en 2016, pero seguro que tú conoces otras, ¿seguimos hablando en los comentarios?

Aprovecho para invitarte el próximo lunes 18 de Enero a una jornada gratuita para profesionales de la hostelería que tendrá lugar en Madrid bajo el título “IDEAS PARA GANAR MÁS Y GASTAR MENOS EN TU RESTAURANTE EN 2016”

Jornada Profesional GastroUniversia

Sobre el autor

Óscar Carrión

Soy un tipo con suerte al que la vida le ha dado mucho más de lo que esperaba. Imparto clases en el Instituto Universitario de Investigaciones Turísticas. Soy Director del Máster en Dirección de Restaurantes y F&B Hotelero de la Universidad de Alicante.

Suscríbete

3 comentarios

  1. Hola,

    Sin duda, buenas observaciones y consejos estos que nos traéis. Estar en continúa formación es obligado en todos los sectores y aspectos de la vida, pero especialmente en Hostelería, donde la gastronomía está está en plena efervescencia. Muy de acuerdo con lo de los fingerfood y las tapas glocales (por cierto, me encanta el nombre), el tapeo de calidad pero con creatividad es una de las tendencias que seguirá evolucionando este 2016. Seguramente, nuevas propuestas llegarán de los EEUU como fue el caso de los #cronuts o los cupcakes y si llega algo novedoso marca España, mejor que mejor.

    Muchas gracias por las reflexiones compartidas,

    Un saludo.

    Raquel

  2. Hola,

    Como cliente, que es el papel del que disfruto, de los puntos 3 y 4 no opino, pero estoy muy de acuerdo con el 1 y 2 y sobre todo con la formación. Cuando uno va a un sitio que no es un autoservicio espera que la persona que te atiende sea algo mas que un robot que toma nota y te trae los platos, yo espero encontrar alguien que interacciona con el cliente y le aconseja de acuerdo a sus gustos, para que su satisfacción al salir del local sea muy alta, para ganar un cliente y no solo el valor del ticket. Es inviable eso sin una formación continua.

    Yo añadiría una más que para mi es importante, que por ahora es batalla perdida pero que creo que lo acabaremos cambiando: la transparencia en los precios. Yo creo que el sector hostelero debería desterrar de una vez por todas los “iva no incluido”, los panes, los servicios, los cubiertos y toda esa parafernalia de cobros *indebidos* que no forma parte de lo que le cliente ha pedido; me pregunto que propietario de restaurante vería con buenos ojos llevar el coche el al taller y que al salir se encontrara en la factura con cosas como “ambientador” o “jabón antigrasa para el mecanico”.

    Esa sería mi sexta propuesta

    Saludos

Deja un comentario