Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

6 consejos para abrir un restaurante y no morir en el intento

0

Si no estás dispuesto a hacer ciertos sacrificios, quizás debas pensártelo dos veces antes de abrir un restaurante. Si, por el contrario, estás dispuesto a realizar tu sueño cueste lo que cueste, con esfuerzo y trabajo como bandera, tu proyecto saldrá adelante. Por si todavía no tienes claro los pasos a seguir, aquí te damos algunas de las claves para que tu debut en la apertura de un restaurante se traduzca en un proyecto de futuro.

1.- Sé práctico

Cada restaurante es un mundo y no hay una regla general para regentar un establecimiento. Amolda el tuyo a lo que pretendes conseguir con él, a su filosofía como restaurante. De igual forma que un local culinario de alta gama no es lo mismo que una taberna o que un restaurante de comida china, no debemos emplear los mismos recursos para unos y para otros. Por ejemplo, si tu negocio es una hamburguesería con un toque de la América de los años 50, no hace falta que saques la vajilla de porcelana ni el cristal fino. Unos vasos y platos sencillos con un toque retro al estilo Tío Sam irán mejor con la decoración y serán mucho más económicos.

2.- No escatimes en gastos

Ser práctico no quiere decir racanear hasta el último céntimo. Según Danny Serfer, dueño del Blue Collar y Mignonette, hay que gastar lo que sea necesario para asegurar la mejor calidad en los alimentos, material, mobiliario y herramientas que adquiera. Evidentemente, al comienzo de un nuevo proyecto la cantidad de dinero invertido será mayor, por lo que siempre hay que tener una reserva para el desembolso que implica el arranque, así como para todos los imprevistos que puedan surgir. No olvides que la calidad de lo que se ofrezca dependerá que la experiencia del cliente sea un éxito o no, y esto se traducirá en retorno en forma de nuevas visitas al restaurante.

3.- Elige al equipo de trabajo adecuado

En cualquier trabajo, que haya buen ambiente entre el personal es fundamental para el buen ejercicio de la profesión y, en este caso, en el que todos tienen que remar a una para sacarlo adelante, es aún más importante. Por ello, es vital formar un equipo de personas no solo capacitadas para el puesto asignado, sino implicadas en el proyecto y que lo sientan como suyo. La responsabilidad de cada empleado será clave, ya que el chef-jefe-propietario no es omnipotente y no puede estar pendiente de todas y cada una de las tareas del día a día en un restaurante. Deberá depositar su confianza en los empleados y delegar en ellos ciertas funciones de mando de las que no pueda hacerse cargo personalmente. Por supuesto, esta elección de la plantilla no será fácil y puede que incluso requiera varias pruebas antes de encontrar al trabajador idóneo, pero no hay que desistir. En esto estará la clave del funcionamiento de una cocina.

4.- Sé constante

Lo primero que debes tener claro es qué es lo que quieres conseguir, a dónde quieres llegar con tu proyecto. Una vez tengamos esos principios claros, es hora de pensar en cómo has de hacerlo y la respuesta a esa pregunta es clara: con constancia. Así lo asegura Kevin Nashan, chef-propietario Sidney Street Cafe y Peacemaker Lobster & Crab Co. El esfuerzo inicial no servirá de nada si a los meses tiras la toalla. Puede que las expectativas tarden en cumplirse pero siendo fiel a la filosofía de tu restaurante, con plena confianza en el trabajo que se está haciendo y, sobre todo, no rindiéndose, la recompensa llegará. Aparecerán nuevos problemas y temas que tratar, pero no te distraigas, márcate unos objetivos día a día y sigue por el camino elegido al comienzo de la aventura.

5.- Objetivo: el cliente

Si hay algo que no hay que perder de vista es nuestra prioridad número uno: el cliente. Todo el trabajo deberá estar enfocado no solo a satisfacer a los comensales, sino a hacer que su experiencia en tu restaurante sea única e irrepetible. Si consigues que así sea, lo más probable es que lo recomienden a sus familiares y amigos y que estos visiten tu local para comprobarlo de primera mano. Aileen V. Reilly, copropietario de Beast + Bottle, apunta que es importante pensar en el cliente como la persona que alimenta el negocio y mantiene sus puertas abiertas, no como la que va a engrosar nuestro ego.

6.- Encuentra el equilibrio

En muchos casos, hablamos de negocios familiares en los que todos están implicados de manera profesional y personal. Si tu restaurante es uno de estos casos, has de saber mantener un equilibrio entre familia y trabajo, siendo consciente de que puede haber problemas laborales que no han de salir de los fogones, de igual manera que las disputas familiares no deberán afectar a nuestros platos.

Sobre el autor

Marta Reñones

Graduada en Periodismo. Escritora habitual, siempre en busca de nuevas historias y anécdotas que contar. Enamorada de las nuevas tecnologías, las redes sociales y todo lo que sea innovador. Es feliz teniendo a mano un ordenador, un poco de rock y un buen partido de balonmano.

Suscríbete

Deja un comentario