Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Cocinas adaptadas a usuarios en sillas de ruedas

0

Nos percatamos de las barreras que pueden existir en las ciudades para las personas que se desplazan en sillas de ruedas pero, ¿qué pasa con los cocineros que necesitan una silla de ruedas? Aquí te presentamos algunos consejos para adaptar las cocinas a sus necesidades

Siempre se habla de barreras arquitectónicas y de los obstáculos que tienen las personas que se mueven en silla de ruedas para desplazarse por la ciudad, restaurantes, hoteles, aceras… Ahora nos vamos a centrar en un caso más específico porque, muchas veces, cocinar también puede suponer un gran esfuerzo. La adaptación y comodidad en los pequeños detalles del día a día es lo que verdaderamente hace la vida más fácil a los minusválidos. Hace un tiempo hablábamos de una carta de restaurante escrita en Braille, pero la adaptación completa debe llegar a todos los restaurantes

Cocinas domóticas

Aquí presentamos algunas cocinas mixtas para minusválidos. La compañía Torcal presentó en 2013 en el II Salón Sin Barreras unas cocinas de vanguardia y domóticas, diseñadas especialmente para personas en sillas de ruedas, pero que pueden ser usadas por cualquiera. Antes estas cocinas contaban con modelos más rústicos que funcionaban con mecanismos manuales, algo que se ha sustituido por la automatización.

¿Qué tienen de especial? Su encimera (con grifo y vitrocerámica incluida) que con un solo click se desliza por la pared, de tal forma que se ajusta a la altura del cocinero. Además, cuenta con un mando a distancia, que permite encender y apagar la vitrocerámica simplemente pulsándolo al igual que la campana extractora.

Los armarios también se mueven para facilitar al usuario la tarea de alcanzar los utensilios. Después, se puede volver a colocar el armario a la altura inicial. Además, con un solo click en el cajón en la puerta, se abren los muebles. De esta forma se evita que el usuario tenga que hacer fuerza o tirar de un agarrador, a la vez que se desplaza.

Los electrodomésticos, además, están ideados para facilitar la estancia en la cocina. El frigorífico y el congelador son electrodomésticos independientes, ya que así se eliminan los problemas derivados de la altura. El horno y el microondas también funcionan con un mando a distancia que es un brazalete.

Este diseño, como se podrá suponer, no es barato pero, en este sentido, recomendaríamos buscar las subvenciones destinadas a hacer las viviendas accesibles. Esta empresa, además, realiza todas estas gestiones y tramita directamente estas ayudas.

Cocina modular

Aquí presentamos la cocina de Whirlpool, diseñada dentro del marco del Projeto Liberty, e ideada por Helder Filipov y del equipo de la empresa, y que está especialmente pensada para todas aquellas personas que tienen que usar una silla de ruedas.

Se trata de un diseño con un enfoque innovador, que presenta una cocina modular con una correcta gestión del espacio. Además de la zona de refrigeraciónárea de cocina, de lavado, lavadora y microondas, también dispone de un sistema de reciclado de agua, algo totalmente novedoso en una cocina actual.

La configuración de la cocina es totalmente adaptable a las necesidades individuales, tanto en la distribución de las distintas áreas como en la altura a la que tiene que estar cada estante.

Consejos de una experta

La arquitecta Laura Núñez ofrece en su blog algunos consejos para adaptar las cocinas y mejorar la movilidad de aquellas personas que se desplazan en sillas de ruedas. Como hemos visto, muchas empresas diseñan cocinas adaptadas a usuarios que necesitan una silla de ruedas. Cocinas innovadores que harán la vida mucho mejor a quien pueda instalar una en casa. El inconveniente de estas cocinas es su precio, por eso en este blog puedes encontrar consejos e ideas sobre cómo reformar tu cocina para que sea adaptada sin gastarte más de lo habitual.

Laura explica que “la clave del problema que tienen las personas que van en sillas de ruedas a la hora de utilizar la cocina, reside en lo que esta persona puede alcanzar con sus brazos”. En el caso de la cocina el problema suele venir cuando es necesario abarcar toda la profundidad de la encimera, poder usar todo el fregadero o la segunda línea de fogones. Esto se debe a la altura habitual de la encimera (90 cm), que no permite el correcto acceso al fondo de esta.

El problema es que el cuerpo de la persona en silla de ruedas acaba topando con la encimera por culpa de la altura de esta. Lo primero que debemos pensar, según Laura Núñez, es que un mobiliario de cocina estándar consta de un mueble y de unas patas.

Estas suelen medir unos 15-18 cm de altura, lo cual significa que los muebles suelen medir unos 70-75 cm de altura. La altura adecuada para un minusválido es la de una mesa, es decir 75 cm. “Si a los muebles estándar no les ponemos patas o les ponemos unas más cortas, entonces podremos usarlos como mobiliario de cocina adaptado”, recomienda Núñez.

Una vez que la altura de la encimera sea la adecuada, los interruptores y enchufes de la pared podrían mantenerse a la altura que ya tenían, explica Laura, por lo que al no tener que modificar la instalación eléctrica de la cocina, nos ahorraremos una partida importante del presupuesto de la reforma.

Por otro lado, hay que distribuir correctamente el mobiliario de la cocina. Es importante no colocar muebles bajo la placa de cocción ni el fregadero. Además, es mejor utilizar muebles extraíbles en vez de cajones o muebles con puertas abatibles.

Esta arquitecta recomienda también intercalar un hueco, dos muebles/electrodomésticos bajos y otro hueco. De esta forma el usuario siempre podrá acceder cómodamente. Otra buena idea es utilizar un mobiliario con ruedas.

Electrodomésticos adaptados

Otro detalle importante es utilizar neveras independientes, es decir, frigorífico por un lado y congelador por otro. Es aconsejable colocar el congelador elevado unos 20 cm del suelo para acceder fácilmente a los estantes más bajos de este. El horno, al igual que el resto de muebles, es aconsejable que tenga bandeja extraíble.

En cuanto a la grifería, un grifo con manguera sería lo más cómodo.

Diseñar la cocina en esquina y colocar en ese espacio un lugar de trabajo también es una buena opción, así el usuario en silla de ruedas puede acceder más fácilmente a ambos lados sin tener que desplazarse.

Cocinas adaptadas a usuarios en sillas de ruedas
Valoración del post

Sobre el autor

Aythami Pérez

Periodista con Máster en Comunicación Digital. Curiosa desde que nació. Siempre con un cuaderno y un libro en la mochila. Le fascina investigar sobre temas novedosos e interesantes relacionados con el Social Media Restauranting. De Burgos, concretamente, Salas de los Infantes.

Suscríbete

Deja un comentario