Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Cuatro historias de superación personal de chefs con síndrome de Down en restaurantes

0

La cocina, entendida como un arte, ayuda a las personas a expresarse y facilita la comunicación. Aquellas con alguna discapacidad intelectual pueden encontrar en esta actividad una forma sencilla e íntima para expresar lo que sienten. Los límites dejan de existir cuando vencemos nuestros miedos e inseguridades.

Te mostramos algunos ejemplos de cómo chicos con síndrome de Down superaron prejuicios y barreras, y encontraron en la cocina la actividad con la que sentirse realizados. Demuestran su talento cada día, con cada plato concebido con esfuerzo y alegría. Si tienes la oportunidad cuenta con ellos para esa comida especial con tus amigos o familia o, es más, si tienes la oportunidad, cuenta con ellos para tu negocio, el talento, el esfuerzo y vocación están asegurados.

Ejemplos de cocineros con síndrome de Down

Laura, la chef con síndrome de Down

Laura dos Reis Sant’ana Basilio es una chica con síndrome de Down que con su tesón y fuerza de voluntad, unidos al apoyo de su familia y muchas dosis de cariño ha elaborado una receta deliciosa como chef voluntaria en el Abrazo de la Paz, Grupo 21 y en el Instituto Especial Chefs.

Laura se graduó en Gastronomía por HOTEC, la Facultad de Tecnología en Hostelería, Gastronomía y Turismo de Sao Paulo. Su padre cuenta que creció rodeada de montones de libros y que le transmitieron el valor del estudio y le alentaron a estudiar, por lo que se crió confiando en la formación y en la ausencia de límites. “Puedo decir que a día de hoy sigue ganando las numerosas barreras que la sociedad aún impone”, concluye su padre.

Su ejemplo y logros hicieron que invitasen a Laura a contar su historia de éxito en Womenalia Inspiration, proyecto social que promueve ciclos de conferencias y capacitación sobre el liderazgo y motivación. “Fue maravilloso compartir mi experiencia de vida con toda esa gente, hablando de mi dedicación a los estudios, de la fuerza de voluntad y la capacidad de recuperación, ya que con sabiduría y determinación se pueden alcanzar los sueños. También fue importante para mí porque hablé de inclusión y de no mirar a otros con prejuicios, hay que ver con el corazón porque el ser diferente es normal”, dice Laura.

Esta chef también tiene otro proyecto, el lanzamiento de un libro con una selección de platos y su elaboración. Cuando se le pregunta por su receta de éxito para una vida feliz, Laura agrega: “Mi receta es la paz, la perseverancia, la fe y el amor único y fuerte. Mi mensaje es que el síndrome de Down no me detuvo, porque tengo algo más grande que es el esfuerzo y el amor. El amor es la gran energía del universo. Simplemente creer y actuar”.

Óscar, encargado de desayunos y meriendas en TAMIU

Óscar Domínguez, tiene 26 años y obtuvo su certificado de chef en el Laredo Community College y actualmente trabaja como encargado de desayunos y meriendas en la Universidad Internacional de Texas A&M (TAMIU). Su especialidad es el “machacado con huevo”.

Óscar tiene trisomía en el cromosoma 21, es decir, síndrome de Down. Le gusta salir, comprar ropa, pasear con sus amigos y hablar en público, afición que disfruta tanto que quisiera que fuera más frecuente: “para volverme famoso”, dice.

Durante una conferencia para inaugurar la Red de Familias Comprometidas con la Inclusión, decenas de padres y jóvenes pusieron la atención sobre cómo Óscar superó sus limitaciones gracias a una terapia para madurar los sentidos que llevó durante los primeros 18 años de su vida.

Susana, madre de Óscar, explicó que sus terapias se basaban en la filosofía del médico estadounidense Glenn Doman, quien aseguraba que los tratamientos tradicionales para niños con deficiencias intelectuales trataban únicamente síntomas físicos, pero no la enfermedad radicada en la mente. A partir de ahí, la idea de “hacer crecer el cerebro a partir del uso” y la estimulación de los sentidos se volvió una corriente aceptada para tratar a niños con un cromosoma adicional, como es el caso de Óscar.

Pero Óscar no habría llegado a ser cocinero de TAMIU sin la inclusión que tuvo el joven en la sociedad por la que aprendió a desenvolverse. Sus padres entendieron que limitarlo a tratos especiales o aceptar tratos preferenciales en distintos lugares sería incongruente al esfuerzo que hacía diariamente porque imitaría, involuntariamente, un patrón de conducta distinto al del resto de los jóvenes.

El chico con síndrome de Down que creó el restaurante más feliz del mundo

En Tim’s Place se sirven desayunos, almuerzos y abrazos. Sí, abrazos, e incluso tienen un contador de estos. Aquí presentamos la inspiradora historia de un chico con síndrome de Down que decidió no poner barreras en su vida y ha conseguido cumplir su sueño: tener su propio restaurante. Su secreto es el desbordante optimismo y la infinita pasión que le pone a todo lo que hace.

La rutina de Tim es sencilla pero inusual, se levanta a las 5.30 horas de la mañana, se ducha, se prepara para salir a la calle y camina hasta el trabajo. Hasta aquí podría parecer una historia cualquiera, la diferencia es que a la entrada de su restaurante hace todas las mañanas un baile que denomina “mágico” y que es solo una prueba más de lo que le apasiona su trabajo. Tim tiene síndrome de Down y también un restaurante y demuestra que la mejor forma de conseguir un sueño es no huir de las palabras “no puedo”.

“Tim’s Place es un lugar especial para estar”, así es como Tim Harris define su restaurante, un espacio  que ya ha dado la vuelta al mundo por ser un ejemplo de superación, donde los abrazos forman parte del menú: “son mucho más potentes que la comida; la comida es solo comida”, cuenta Tim.

La idea de este joven era tener un restaurante donde la gente pudiera sentirse mejor no solo mediante la comida. Y podemos concluir que lo ha conseguido. “A veces viene alguien a mi restaurante que se siente mal, así que les doy un abrazo y se siente mejor”. En Tim’s Place hay un contador de abrazos que, en julio de 2014, contaba con 42.730 achuchones. Si quieres alegrarte el estómago y el espíritu, acude a Tim´s Place en Alburquerque, Estados Unidos.

La historia de Tim sigue llenándose de alegrías, aunque para sus clientes suponga un pequeño chasco, Tim’s Place cierra sus puertas porque Tim se traslada a Denver. ¿La razón? El amor, Tim se ha enamorado de Tiffani y se traslada a Denver donde la feliz pareja planea casarse. Aún queda un atisbo de esperanza, Tim ha reconocido que planea abrir un restaurante en su nuevo hogar. “Cuando la miro a los ojos veo amor, veo alegría y veo que tengo un futuro aquí (Denver)”, dice Tim. Por lo que seguiremos sus pasos allá donde vaya, su superación, su espíritu valiente y su energía lo merecen.

Adam y sus trufas de chocolate

“Recién hecho para ser comido rápidamente”, así describe Adam DeBacker su negocio de trufas de chocolate negro hechas por él mismo en Springfield, Missouri. Adam DeBacker es el dueño de Truffles E Truffles desde hace siete años y ya ha preparado más de 20.000 piezas de delicioso chocolate, inspirado por el amor, la cocina y el deseo de hacer feliz a la gente.

Cuando Adam DeBacker tenía 10 años comenzó a preparar trufas de chocolate amargo en la cocina de su casa. Utilizaba ingredientes naturales y preparaba delicadas trufas de delicioso chocolate, bañadas en chocolate blanco o rebozadas con coco. Sus trufas comenzaron a hacerse populares y, entonces, se dio cuenta de que podía utilizar su éxito en la cocina para financiar las vacaciones de sus sueños, un safari por África. En solo unos pocos años se convirtió en miembro de la Federación Culinaria Americana (ACF, por sus siglas en inglés). Presentó sus trufas en congresos nacionales y festivales gastronómicos locales y se ha convertido en un exitoso emprendedor adolescente. Adam ha facturado más de 5.000 dólares haciendo lo que ama.

El consejo que este chef da a los jóvenes que quieren comenzar con un negocio es que ofrezcan un buen servicio al cliente, que se diviertan haciéndolo y que elijan un producto con el que realmente les gustaría trabajar. “Tienes que amar lo que haces”, concluye DeBacker. Él tiene claro que seguirá haciendo esto durante mucho tiempo, “quiero tener una empresa grande, quiero hacer muchas trufas y hacer feliz a mucha gente”.

Chefdown, compartir recetas por cocineros con síndorme de Down

Down España, con la colaboración de Eroski, ha puesto en marcha la web chefdown.es, el primer canal online de cocina pensado específicamente para que los jóvenes con síndrome de Down preparen sus propios menús. Se trata de una web con vídeos de recetas en los que son los jóvenes con esta discapacidad intelectual quienes se ponen el delantal y explican, paso a paso, cómo elaborar diversos platos.

A través de estas recetas y sus vídeos, que se completan con información en Lectura Fácil, las personas con síndrome de Down pueden aprender a cocinar de manera saludable, sencilla y divertida. En chefdown.es, los jóvenes encuentran todo lo necesario para elaborar una dieta completa y equilibrada con un menú organizado por desayunos, primeros y segundos platos, meriendas, postres y comida para celiacos. Al igual que ocurre con otras enfermedades de carácter autoinmune, la celiaquía es más frecuente en personas con trisomía 21 que en la población general.

Uno de los aspectos que más se han cuidado ha sido que la receta sea saludable y apetecible, con lo que se pretende que estos jóvenes aprendan que la alimentación además de rica puede ser sana. Por lo que también se permite a los usuarios planificar su propio menú semanal saludable. Además, la web invita a la participación, ya que los cocineros pueden mandar sus propias recetas y compartirlas con el resto de la comunidad.

Sobre el autor

Aythami Pérez

Periodista con Máster en Comunicación Digital. Curiosa desde que nació. Siempre con un cuaderno y un libro en la mochila. Le fascina investigar sobre temas novedosos e interesantes relacionados con el Social Media Restauranting. De Burgos, concretamente, Salas de los Infantes.

Suscríbete

Deja un comentario