Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Ejemplos de iniciativas solidarias para hacer en tu restaurante

0

Nuestras reacciones en situaciones difíciles delatan nuestra verdadera personalidad. Ante la crisis actual, que aunque algunos se empeñen en decir lo contrario no ha terminado para muchas personas, tenemos dos opciones: quejarnos pero cruzarnos de brazos a la hora de actuar, o movernos para ayudar a las personas que lo están pasando peor.

Os traemos algunas iniciativas solidarias que giran alrededor de la gastronomía. Te damos algunas nociones de cómo podemos ayudar a otros desde nuestro restaurante. Acciones que no suponen un gran esfuerzo, pero sí un alivio para muchos.

Solidaridad gracias a los food trucks o camiones de comidas

La primera nos llega desde Canadá, concretamente de una ciudad localizada en las praderas del oeste del país, Winnipeg, la capital y localidad más poblada de la provincia canadiense de Manitoba. Varios food trucks se congregaron a las puertas de Siloam Mission durante la hora del almuerzo de un lunes del pasado mes de septiembre para repartir comida gratis para los hospedados en el albergue, el personal y los voluntarios. Siloam Mission es un “punto de conexión entre la compasión y los menos afortunados de Winnipeg”, según su propia página web. Siloam Mission es “una organización humanitaria cristiana que alivia las dificultades y proporciona oportunidades de cambio para los afectados por la falta de vivienda”.

La Alianza de Food Truck de Winnipeg (Winnipeg Food Truck Alliance) marcó el final de la temporada de una manera deliciosa, sirviendo comidas apetitosas en la acera. Durante el evento se sirvieron alimentos a cientos de personas sin hogar o necesitadas de Siloam Mission y de las Viviendas de Protección Oficial de Madison (Madison Supportive Housing). La misión normalmente alimenta entre 500 y 600 personas todos los días durante el almuerzo, según Reagan Peters, coordinador de comunicaciones de Siloam Mission, añadiendo que estos cuesta alrededor de 3 dólares por persona. “Confiamos en la comunidad, alrededor del 90 por ciento de nuestro presupuesto proviene de donaciones. La alimentación es uno de nuestros mayores gastos”, explicó Peters.

Esta ha sido la primera vez que estos food trucks han ofrecido tal evento. Steffen Zinn, propietario del restaurante de sushi Red Ember, ayudó a organizar el evento y dijo que los vendedores querían agradecer a la comunidad la ayuda que les habían brindado durante todo el verano y apoyar a los menos afortunados. “Compartimos las calles con algunas personas que tienen que recurrir a los servicios de Siloam Mission. Los vemos delante de las ventanas de nuestras furgonetas todos los días y, por desgracia, no pueden adquirir lo que vendemos, por lo que queríamos acercárselo un poco”, dijo Zinn.

Christine Makara, patrón y voluntario de Siloam Mission, calificó de gran sorpresa oír que el almuerzo iba a ser proporcionado por estos food trucks. Las personas que frecuentan esta Misión no están acostumbradas a recibir este tipo de comida. Los almuerzos, por lo general, consisten en sopas y sándwiches, por lo que poder elegir lo que desean de una food truck fue un verdadero placer para ello. “Veo un montón de sonrisas, es emocionante para ellos”, dijo Makara. Las sopas y sándwiches quedaron atrás para poder elegir entre muchas opciones: platos de inspiración asiática, alitas de pollo, pizzas al horno de leña, crepes para el postre…

De este solidario evento, llevado a cabo por los archiconocidos y famosos food trucks que también han invadido el verano español, se puede desprender otra gran iniciativa, la Winnipeg Food Truck Alliance, la organización de la que surgió la idea. La Winnipeg Food Truck Alliance es un grupo informal de vendedores formado por, aproximadamente, 20 food trucks que se han unido para trabajar en la ciudad de forma ordenada, para ello han establecido zonas en las que vende cada empresa.

Iniciativas solidarias de restaurantes en España

En Europa se desperdician 179 kilos de comida por persona al año. A su vez, 800 millones de personas pasan hambre en todo el mundo. Estas cifras pueden hacernos reflexionar como sin duda ocurrió con los propietarios de estos locales. Ellos tienen sus negocios y han sabido aprovechar esto para ayudar a gente dentro de sus posibilidades.

“Vamos a hacer un experimento. Si funciona pasará a ser algo habitual. Casi todos los días nos sobran pinchos. No los guardamos para el día siguiente, así que los tiramos. Pues eso es lo que no queremos. Quedarán entre la puerta y la persiana metálica, envueltos individualmente en una caja de cartón, para que quien los necesite se los lleve. Os necesitamos para darle difusión”. Este fue el mensaje que Eduardo López Collado, propietario de la cafetería Positano, de Oviedo, publicó hace un tiempo en una red social y esa misma noche comenzó con este proyecto solidario. Muchas personas aplaudieron su iniciativa y los ocho primeros pinchos que colocó a la entrada de su restaurante fueron aprovechados, todos, ya que a la mañana siguiente no quedaba ninguno. Para realizar este tipo de iniciativas hay que confiar un poco en los otros, así que esperamos que esta comida fuese a parar a gente que lo necesitaba. Huimos de ese refrán que dice ‘piensa el ladrón que todos son de su condición’.

En este proyecto se apela al sentido común de las personas, al igual que sucede con otra idea atrevida ocurrida en Galdakao, Allí se permite dejar y recoger comida libremente en una nevera instalada en plena calle y sin más normas que el sentido común.

El dueño de Positano, López Collado, asegura que no pretende dar lecciones: “confío en que los que se llevaron la comida sean personas que lo necesitan. No soy quién para invitar a nadie a seguirme, cada uno con su negocio hace lo que quiere. Yo no puedo poner más pinchos, pero si todos los que sobran en Oviedo se diesen…”, reflexiona López Collado. Pero esta no es la primera vez que esta cafetería, de la que López ahora es propietario pero donde fue empleado durante muchos años, realiza una iniciativa solidaria. El propio hostelero y los empleados corrieron la media maratón a favor de Cáritas y colaboran con el Banco de Alimentos o la Cocina Económica.

“Si lo necesitas, coge”, propuesta solidaria de un restaurante de Santander

En una de las puertas del restaurante, en la más alejada a la entrada principal, en la calle, hay una mesa roja con doce tuppers y un cartel en el que pone “Si lo necesitas coge”. El restaurante se encuentra en Santander pero su dueño prefiere que no se conozca su nombre: “por favor, no quiero que publiquen el nombre del restaurante ni la calle. Dejaría de ser algo altruista y parecería una estrategia publicitaria”, explicó a El Diario Montañés.

Desde primeros del mes de octubre, el dueño lleva 15 días ofreciendo comida a esas personas que no todos los días pueden tener un plato caliente sobre la mesa. “No somos Cáritas, ni la Cocina Económica pero queremos echar un cable a los vecinos de la zona que lo están pasando mal”, explica. Ha pedido a sus trabajadores que difundan la iniciativa entre quien lo necesite pero que, más allá, no se diga el nombre del restaurante, no quiere dar pie a conjeturas maliciosas sobre una posible campaña publicitaria a favor del establecimiento. Quizá si algún día paseáis por Santander y os encontráis con una mesa roja con tuppers y un cartel que reza: “Si lo necesitas, coge”, se os vuelva a la memoria este artículo.

“Los restaurantes tiran mucha comida. En lugar de cocer un kilo de pasta para el menú del día cuezo dos y no me cuesta nada hacerlo. Me sale más caro el tupper que la comida”, explica el responsable. Junto al menú solidario también hay pan y cubiertos de plástico, “por si alguien de la calle no tiene con qué comer”.

Otras iniciativas solidarias de restaurantes

Si leemos a El Comidista de El País, nos encontramos con más acciones que, con la hostelería como centro, pretenden ayudar a otros más necesitados.

  1. Cafés pendientes: se trata de una iniciativa napolitana importada por un chico de Barcelona que trabaja en marketing online. El objetivo es dejar pagados cafés para que se lo tome alguien que no pueda permitirse uno. Las cafeterías que se apuntan a la iniciativa tienen en el establecimiento una pizarra donde apuntan los cafés que los clientes han dejado pagados y están pendientes de que alguien se lo tome. La idea no es solo ofrecer un café caliente sino un momento de tranquilidad. Aunque la iniciativa ha llegado a España hace unos dos años ya hay bastantes establecimientos que se han apuntado a ello. Puedes consultar los lugares que participan en este enlace.
  2. Hoy invito yo: la web para organizar recogidas de alimentos. Una iniciativa para apoyar a los Bancos de Alimentos a través de recolectas de comida imperecedera organizadas por particulares. En su web ofrecen los recursos necesarios para que cualquiera pueda organizar su propia recogida de alimentos. Se puede organizar en un centro educativo, en una empresa, en una tienda… Después, lo recogido se entrega al Banco de Alimentos más cercano. Para participar solo hay que buscar el Banco de Alimentos más cercano y comenzar. O si no, si ves una caja de estas, colabora.
  3. Cantabria en Tu Boca: Cantabria en Tu Boca es una empresa social cántabra para la reinserción que, con la venta de sus productos del Cantábrico contrata parados mayores de 50 años. Solo comercializan aquellos que tienen una certificación oficial o son premium. La empresa se ha constituido para tratar de dar solución al paro en esa franja de edad en la que es más complicado lograr un empleo que en otras. Más de dos millones de españoles en la actualidad son parados mayores de 50 años. “Tras trabajar y ayudar en comedores sociales, nos dimos cuenta que en la actualidad la sociedad no se ocupa de este colectivo”, explica Arísitides, uno de los fundadores. “Es muy difícil que se reincorporen al mercado laboral y, además, no han terminado de pagar sus casas o los estudios a sus hijos”. Cantabria en Tu Boca comenzó a funcionar en el 2012, sin ayudas y con sus propios medios.

Restaurantes que actúan contra el hambre

Restaurantes contra el Hambre es una iniciativa solidaria de la hostelería en España promovida por Acción contra el Hambre en colaboración con la Federación Española de Hostelería. Los hosteleros en este caso se unen para luchar contra la desnutrición infantil sirviendo ‘los platos que más alimentan’. Los restaurantes pueden apuntarse en este enlace. Después deben elegir los platos o menús solidarios de su carta y señalarlo y, por cada cliente que elija esos platos o menús, se destina entre 0.5 a 2 euros a la prevención, diagnóstico y tratamiento de la desnutrición.

La de este 2015 es la sexta edición de esta iniciativa que en 2014 contó con la participación de 700 restaurantes, el patrocinio de Makro y logró una recaudación de 125.000 euros que equivalen a 3.125 tratamientos nutricionales.

Una iniciativa solidaria a la que los restaurantes deben agregarse por convicción y solidaridad, no exclusivamente por las ventajas que también se ofrecen desde la misma web:  “Cocinar contra la desnutrición infantil tiene un montón de ventajas. Apoyar la lucha contra la desnutrición y formar parte de una campaña solidaria en el sector de la restauración: favorece la imagen de tu establecimiento, ayuda a captar nuevos clientes y a fidelizar los que ya tienes, motiva a tus empleados, desgrava un 37,5% de la donación para las empresas y un 27,5% en caso de ser autónomo”. Entre estas ventajas, se debería señalar, como la más importante, la lucha contra la desnutrición infantil. Lejos de debates morales, el objetivo es que cada vez se sumen más restaurantes.

Sobre el autor

Aythami Pérez

Periodista con Máster en Comunicación Digital. Curiosa desde que nació. Siempre con un cuaderno y un libro en la mochila. Le fascina investigar sobre temas novedosos e interesantes relacionados con el Social Media Restauranting. De Burgos, concretamente, Salas de los Infantes.

Suscríbete

Deja un comentario