Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Los logotipos más divertidos (y poco afortunados) para un restaurante

0

Si hay algo que ejerce como sello de identidad de una marca por encima de otros aspectos, es su logotipo. Ya sea el de una empresa de muebles, un concesionario de coches de lujo o, cómo no, un restaurante. El logotipo es lo primero que va a recibir a golpe de vista el cliente de nuestro negocio y lo que para algunos puede parecer únicamente un símbolo, es un elemento que dice mucho más de nuestra filosofía empresarial que cualquier discurso que podamos hacer sobre ella.

Pero ¿qué pasa si lo que queremos comunicar es la alegría del comer y la diversión de una buena cena pero incurrimos sin querer en el cachondeo? Pues ocurre que nos encontramos con cosas como estas.

Sí, este logotipo existe. Y sí, es un pollo. Lo aclaramos por si hay confusiones de algún tipo. La cadena de comida rápida galesa afincada en Cardiff, Dirty Bird -en inglés ‘Pájaro Sucio‘- se presentó con esta imagen ante sus clientes y, como no podía ser de otra manera, dio lugar a un debate no exento de polémica. La empresa ha tenido que salir en defensa de su logotipo en varias ocasiones para explicar que el dibujo juega con la ‘D’ de ‘Dirty’ y la ‘B’ de ‘Bird’ pero aún hay cierta incertidumbre sobre si se trata de un ave o de algo más erótico.

¿Cómo explicarle a tus clientes que se trata solo de un nombre poco afortunado y que en realidad están a salvo de pillar una enfermedad venérea? Cuando el problema es de nomenclatura y lo intentas maquillar con un logotipo que pasa totalmente desapercibido.

Este bar restaurante suizo toma el nombre de una región prealpina del país, pero a nosotros, en castellano, nos rechina un poco. Cabe destacar que en la zona son típicas las vacas y de ahí el acompañamiento del cartel.

¿Sushi, un ojo o un pecho? Nosotros votamos por lo primero pero ahí dejamos la pregunta. Que comience el debate.

De perdidos al río. ¿Para qué elaborar un logotipo lleno de artificios que nadie vaya a entender? Mejor ir a lo simple. Oh, wait…

Más de lo mismo con este. No hay forma de camuflar ese nombre ni en letras chinas, así que no hay necesidad de complicarse. Pero que no se diga que la publicidad es engañosa. Cuando vas al “Tan Dao Vien” ya sabes a lo que te atienes.

Gracias aparte, no solo hay que tirar de humor para diseñar un logotipo que despierte la curiosidad del cliente. Si no quieres caer en los mismos errores que cometieron los propietarios de los restaurantes que acabamos de ver, aquí va otra tanda de ideas que quizás puedan ayudarte en tu proceso creativo. Nota: asegúrate de utilizarlas exclusivamente como fuente de inspiración, ya que todas ellas tienen copyright.

Que no queden dudas. Tu restaurante sirve comida rusa y ¿qué hay más ruso que el comunismo? En los tiempos que corren, quizás Putin, pero dejando al controvertido dirigente al margen, el comunismo es la seña de identidad de la ex-Unión Soviética. Eso sí, no olvides sustituir la hoz y el martillo por una cuchara y un tenedor o puede haber malentendidos.

Si lo tuyo son los bares o restaurantes con música en directo, enhorabuena, pues será fácil jugar con el logotipo. El parecido entre un tenedor o una cuchara se presta a recrear guitarras, micrófonos u otros instrumentos musicales como vemos en los diseños anteriores.

Un restaurante en un parque tiene fácil simbolismo: la naturaleza que lo rodea. Elige un elemento que represente la ubicación en la que se encuentra –un árbol que predomine en el parque, una flor típica en la zona o un fruto de algún arbusto- y conviértelo en tu imagen.

En el caso de un negocio de comida rápida o entrega a domicilio, la clave está en la velocidad del reparto. El dodo de la imagen refleja esa rapidez: te va a entregar la pizza volando. Prueba con un correcaminos, una gacela o con otro objeto inanimado que sea veloz, como una moto o un cohete. Puede salir algo sencillo y divertido a la vez.

Aquí tienes otros 100 ejemplos. Quién sabe si entre ellos ya has encontrado una idea que te haya inspirado para diseñar el logo que más se ajuste a tu negocio. Lo que está claro es que con una pizca de humor y altas dosis de imaginación se pueden conseguir resultados dignos de salir en listas como esta.

Sobre el autor

Marta Reñones

Graduada en Periodismo. Escritora habitual, siempre en busca de nuevas historias y anécdotas que contar. Enamorada de las nuevas tecnologías, las redes sociales y todo lo que sea innovador. Es feliz teniendo a mano un ordenador, un poco de rock y un buen partido de balonmano.

Suscríbete

Deja un comentario