Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

‘Mukbang’ o cómo ganar miles de dólares comiendo frente a una cámara

0

El mukbang surgió en 2011 en Corea del Sur pero ha sido este año cuando el movimiento ha subido como la espuma hasta alcanzar un éxito brutal en la sociedad surcoreana. El nombre viene de juntar dos palabras coreanas: “muk-ja”, que significa comer, “bang-song”, traducida como transmitir. La esencia es sencilla y de igual manera lo es la puesta en práctica. La plataforma Afreeca TV es la que alberga multitud de canales en los que aparecen los populares BJ (abreviación de broadcast jockey), que no son otra cosa que los jóvenes protagonistas de los vídeos. Estos chicos y chicas se sientan frente a la cámara, muestran cómo preparan su plato y se lo comen mientras van chateando y comentando la jugada con el resto de internautas.

Lo curioso del asunto es que con la simple retransmisión de la ingesta de comida, una persona puede llegar a ganar miles de dólares. La plataforma no solo se alimenta de publicidad, sino que los seguidores pueden hacer donaciones a su BJ favorito. ¿Y cómo despertar la curiosidad del espectador entre la maraña de canales con contenido similar o idéntico? Los métodos más utilizados van desde comer hasta reventar o invitar a un amigo a compartir comida ante la pantalla hasta mezclar los platos sin orden ni coherencia.

Hay quien lo califica de fenómeno digital gastronómico y lo cierto es que es una tendencia en alza. En Corea del Sur, no solo ha tenido un éxito tremendo entre el colectivo adolescente, sino que existen varios jóvenes que ganan grandes cantidades de dinero solo por colgar sus vídeos comiendo. Según RPP Noticias, un BJ popular puede congregar un promedio de diez mil personas a la hora de la cena y ganar al menos 9.000 dólares americanos al mes.

Uno de estos jóvenes es Kim Sung-jin, un niño que con apenas 14 años ya es considerado una auténtica estrella del canal Afreeca TV. Con su show prácticamente diario suele recaudar entorno a los 1.000 dólares por cada episodio, aunque ha llegado a ganar incluso más. Su canal en la plataforma de broadcasting es una de los más seguidos y alcanza los ocho millones de usuarios únicos al mes que observan cada noche cómo el joven se pone las botas delante de la pantalla de su ordenador.

Así lleva desde los 11 años, fruto de una infancia solitaria, puesto que sus padres trabajan en otra ciudad y él vive con sus abuelos, quienes, para el joven, cenan demasiado pronto. Harto de cenar solo, decidió buscar compañía en Internet y así fue cómo se adentró en el mundo del mukbang.

Aquí está Kim Sung-jin una noche cualquiera en plena sesión de glotonería delante de la videocámara. Juzgad vosotros mismos.

El éxito de esta extraña forma de voyerismo gastronómico no ha traspasado las fronteras de Corea del Sur pero en la república asiática cuenta con millones de fans fieles que no se pierden ni una de las comidas de sus ídolos culinarios. Y es que, aunque suene increíble, estos jóvenes son considerados celebridades en el país, como si de estrellas de la televisión o el cine se tratasen.

Hahn Yeh Seul, mánager digital de Afreeca TV, apunta al escaso tiempo libre de la población para relacionarse con otras personas como el motivo del éxito de esta peculiar práctica. En un país donde un alto porcentaje de personas no pueden permitirse el tener una relación o reunirse con amigos por falta de tiempo, el mukbang se presenta como una buena alternativa para sociabilizarse después de una larga e intensa jornada de trabajo. A esto hay que sumar una infancia cada vez más solitaria, ya que muchos niños viven solos la mayoría del tiempo y buscan la compañía de las redes sociales y plataformas como Afreeca TV para sentirse acompañados.

En la cultura occidental el mukbang aún suena como una extrañeza más que nos brinda la red, pero quién sabe si en un futuro cambiaremos el televisor por la pantalla del ordenador como acompañamiento a las cenas solitarias.

Para terminar, incluyó uno de los mejores reportajes que se ha realizado el tema.

Sobre el autor

Marta Reñones

Graduada en Periodismo. Escritora habitual, siempre en busca de nuevas historias y anécdotas que contar. Enamorada de las nuevas tecnologías, las redes sociales y todo lo que sea innovador. Es feliz teniendo a mano un ordenador, un poco de rock y un buen partido de balonmano.

Suscríbete

Deja un comentario