Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Por qué un restaurante necesita un blog

0

No es una moda. Nos movemos en una era digital, donde lo ON-line a veces supera a lo OFF-line. Donde gran parte de los recursos de marketing de los restaurantes se destinan a diversas acciones relacionadas con móvil o Internet. Una era donde, a diferencia de hace 10 años, la experiencia que vive el cliente en el restaurante empieza mucho antes de visitar el propio establecimiento.

No cabe duda de que Internet, en su amplio espectro, hace las veces de “Celestina” para enamorar a tu cliente. Una foto en Facebook, una recomendación en Tripadvisor, un vídeo en Instagram… Todo puede ser el punto clave para que un nuevo usuario decida visitar tu establecimiento. En definitiva, vivir la experiencia que otro ya vivió y contó en Internet.

Lo que antes te contaban otros, ahora lo cuentas tú

Dentro de la estrategia de marketing online de un restaurante, encontramos 3 grandes bloques muy sencillos de entender: Hay canales que son tuyos, canales donde otros hablar por/de ti y canales en los que pagas para que se hable de ti. Hoy nos basaremos en uno de los puntos del primer bloque. Lo que es tuyo: tus redes sociales, tu web, la app en la que premias a tus clientes más fieles y, cómo no, tu BLOG.

Más de 150.000.000 blogs (si, leíste bien) se alojan en Internet actualmente. Y pensarás… Pues si hay tantos ¿Para qué voy a tener uno de mi restaurante? Por una sencilla razón: nadie vive tus experiencias como tú. Nadie tiene tus conocimientos. Nadie es dueño de tu restaurante, sólo tú. En definitiva, nadie es como tú.

A continuación te daremos una serie de tips para que aportes a tus lectores un motivo para esperar el siguiente artículo con las mismas ganas que esperaría un fan de Juego de Tronos el primer capítulo de la siguiente temporada.

Los beneficios de tener un blog para un restaurante

Aumento de visitas a la web: Una web con un blog que se actualiza 1 o 2 veces a la semana es la forma más sencilla de decirle a Google que seguimos vivos. Rara vez actualizarás el resto de páginas/secciones de tu web, pero un blog podría hacerte escalar puestos en el ranking del buscador y, por consecuencia, recibir más visitas a tu sitio web (Tráfico orgánico/posicionamiento SEO)

Viralidad: Gracias a las redes sociales, tus artículos pueden ser vistos por miles de personas (por no decir millones). Entran en juego muchos factores, pero la principal causa de viralidad es aportar un valor que nadie más pueda ofrecerle a tus lectores ¡Y sin pedir nada a cambio!

Tu restaurante, un referente en… : Gracias a los conocimientos que compartes en tu blog, que sólo tú sabes y que expresas como nadie podría hacerlo, elevarás el nombre de tu restaurante al Olimpo de los “Bloggers”. El reconocimiento por parte de tus futuros clientes será mucho mayor después de leer ese artículo donde explicabas como cortar el atún o cómo servir una mesa. Ahora todos tendrán un motivo más para visitarte.

¿Y de qué escribo en el blog?

Entramos en un terreno muy personal. Cada marca, restaurante o chef trabaja muchas horas con sus agencias de comunicación o departamentos de marketing para trazar una estrategia clara de comunicación. Los hay que eligen el humor, otros la especialización, lo personal, las historias del día a día… Como siempre, suele funcionar muy bien un mix de todos estos campos.

Te dejamos 3 ideas con las que, basándonos en nuestra experiencia, puedes obtener muy buenos resultados.

  • Recetas

Un dato: Sólo con las fan-pages especializadas en compartir recetas de cocina Tasty y BuzzFeed Food suman la friolera de 110.221.901 seguidores ¿Comprendes ahora por qué debes mostrar alguno de tus conocimientos? No te decimos que expliques tu mezcla secreta de especias… Pero ¿qué tal mostrar el proceso de elaboración de algún plato de la carta? Seguro que los clientes que ya lo hayan probado se animarán a cocinarlo en casa. Y no temas… seguirán acudiendo a tu restaurante a pedirlo, porque como lo haces tú, ¡no lo hace nadie!

  • El día a día

La mayoría de los clientes de un restaurante tienen un conocimiento muy limitado de tu establecimiento. Llegan, comen y se van. Y con suerte repiten. Como mucho, acaban recordando el nombre del camarero que los atendió la última vez.

Los clientes ya no quieren ir “sólo” a comer. Quieren más. Quieren saber la procedencia de lo que sirves. El por qué tu carne es mejor que la del asador de la esquina. Por qué elegiste esas sillas en vez de otras… Mucha información que nadie brinda a los usuarios, ¿por qué no te diferencias del resto y lo haces tú? Cuéntale a tu cliente que esta mañana has ido al mercado y al ver ese rape no pudiste resistir la tentación de comprarlo y cocinarlos para ellos.

Cuéntale que las croquetas por las que te has hecho famoso son originarias de tu abuela, aquella mujer que cuidaba de ti en verano mientras tus padres tenían que trabajar y que fue la que te enseñó las primeras nociones de cocina. Y, por qué no, cuéntales también que para elaborar ese plato de sardinas marinadas necesitas 1 kilo, aunque después sólo escojas las 10 mejores para servirlas.

A veces, esta información extra crea un vínculo directo con tu cliente que nadie ni nada más consigue crear. Puede parecer extraño al principio, pero en la naturaleza del ser humano está implícito el ser curioso. Créenos, funciona a la perfección.

Evidentemente, existen límites. Tanto personales como profesionales. No podemos contarlo todo. Pero seguro que sabrás extraer la información adecuada para este tipo de publicaciones.

  • La experiencia, de primera mano

Existen multitud de lugares y plataformas donde los clientes de un restaurante expresan su opinión. Pero nosotros vamos un paso más allá. Te proponemos crear una sección en tu blog donde el que escriba no seas tú, sino tu cliente. Un lugar donde puedan expresar lo que sintieron al visitarte por primera vez. Lo que comieron, lo que recomendarían al resto de clientes, los motivos por los que volvería… Elabora un pequeño cuestionario con los puntos que te gustaría destacar de su experiencia y selecciona a aquellos clientes que consideres oportunos para que participen en esta acción.

Al hacer partícipe de tu negocio a aquellos que lo sustentan, vuelves a crear un vínculo especial que no se olvida fácilmente.

¿Y si no tengo tiempo? ¿Y si no se me da bien escribir?

No te preocupes. Como te hemos dicho al principio, estamos en la era de Internet. En la era de la información.

Existen plataformas que se encargan del contenido de tu blog, como Lowpost. Una web donde se reúnen más de 12.000 redactores especializados en la creación de publicaciones para blogs. El proceso es muy sencillo: Creas tu cuenta y en pocos minutos ya puedes empezar con la petición a la comunidad de redactores. A través de un pequeño brainstorming fijas la temática sobre la que escribir, el tono del mensaje, las palabras clave de tu sector, etc.

En pocos días y tras haber pasado un exhaustivo control de calidad y anti-plagio recibirás un artículo listo para publicar en tu blog y optimizado para SEO. El coste de cada artículo depende de su número de palabras. La web cuenta con algunos paquetes que irán en función del número de artículos que necesites redactar mensualmente y el número de palabras de los mismos.

No dejes pasar más tiempo y ponte manos a la obra con tu blog. Deja de contar historias sólo en tus platos y hazlo también en tu blog.

Sobre el autor

Juan José Sanchez

Director y CEO de Faceclub Social Media, agencia de marketing online especializada en gestión de redes sociales y Facebook Ads para restaurantes. Te guste o no, tus cliente están hablando de ti en Internet ¿Por qué no hablas con ellos?

Suscríbete

Deja un comentario