Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Restaurantes de comida rápida y orgánica: el secreto de su éxito

4

Aunque parecen dos conceptos totalmente opuestos, en los últimos años se ha demostrado que los restaurantes de comida rápida y orgánica son ya un modelo de negocio que triunfa en el presente y que lo hará aún más en el futuro.

Los restaurantes orgánicos han venido para quedarse. Es sabido por todos desde hace tiempo y, además, lo hemos dicho aquí en anteriores artículos. Lo que no esperábamos, o al menos no tan pronto, es que estos establecimientos se especializaran en comida rápida orgánica; y es que, a priori, puede resultar difícil de creer. La explicación es muy simple: la mayoría de nosotros asociamos con comida rápida una gran hamburguesa, unas cuantas patatas, un refresco bien frío y un buen puñado de calorías, ¿verdad? Es económicamente asequible y nos gusta tanto que poco nos importa el que sea un menú que carece de minerales y vitaminas.

Pero no debemos dejarnos engañar. En todo el mundo hay ya un importante número de marcas, supermercados y cadenas de restaurantes que solo trabajan con productos orgánicos que, además de resultar saludables para nuestra dieta, son respetuosos con el medio ambiente.

Principales problemas de la comida orgánica

El inconveniente en el que todos coinciden es el elevado precio de la mayoría de los alimentos, y no les falta razón. De hecho, está comprobado que en Wegman´s -un establecimiento que comercializa comida sana en Norteamérica- la compra del mes es el doble de cara que en un supermercado convencional. Eso por no hablar de Whole Foods -un comercio neoyorquino especializado en productos orgánicos- en donde el coste de los alimentos es incluso mayor que en el caso de Wegman´s.

En Estados Unidos está comprobado que llenar la nevera para dos personas durante un mes cuesta alrededor de $700; salmón y atún frescos, pechugas de pollo, leche orgánica, solomillo, yogures, zanahorias y fruta en general se convierten en artículos de lujo. Un ejemplo similar -aunque salvando las distancias- de personas que ven incrementado su gasto diario en la compra podrían ser los celíacos, quienes en nuestro país pagan un 265% más que alguien tolerante al gluten. En cualquier caso se antoja necesaria una solución rápida por parte de las grandes cadenas si quieren dejar de ser objeto de las peores críticas.

Otro de los principales problemas que se asocia a la comida orgánica es su carácter estacional, pues la mayoría de los alimentos que provienen de la tierra solo se dan en determinadas épocas del año. Esto es debido a que en las huertas ecológicas nada se modifica genéticamente; no se utilizan sustancias químicas -como pesticidas, herbicidas o fungicidas- ni tampoco hormonas o transgénicos.

Además del precio y de la estacionalidad de los productos, existe una tercera pega y es que la certificación ecológica se antoja difícil de conseguir. Tiene un precio establecido y adquirirla supone acatar una gran cantidad de normas que garanticen la calidad de los alimentos. El trámite no acaba ahí ya que los organismos pertinentes realizan controles periódicamente para asegurarse de que todo funciona según lo previsto.

En España se encargan de dar el sello ecológico diecisiete avales, atendiendo al número de Comunidades Autónomas que hay en nuestro país; la mayoría son entidades públicas que dependen de cada departamento de Agricultura, pero también existen empresas privadas como la CAAE o Agrocolor. En el ámbito europeo predominan las certificadoras privadas: Ecocert y AB en Francia, Okö y Bio en Alemania y Soil Association en Reino Unido. Más allá de nuestro continente, en Estados Unidos, destaca la USDA.

A nivel de empresas, vemos cómo muchas intentan aportar su granito de arena y ser un poco más eco-friendly. Y en este intento por mejorar aquellos aspectos con los que muchos de sus clientes no comulgan debemos mencionar a Mcdonald´s, quien en estos últimos años está trabajando duramente con el afán de coger el tren definitivo que conduce hacia el respeto medioambiental y también animal.

Esto es consecuencia de los resultados obtenidos en países como Estados Unidos, donde en 2014 cayeron un 4% sus beneficios. Con la llegada de Steve Easterbrook, Mcdonald´s tratará de invertir esa tendencia introduciendo en el país americano la misma fórmula que, al menos de momento, le permite triunfar en Europa y que no es otra que apostar por comida más saludable. También Coca Cola, con el objetivo de mejorar su imagen y dejar atrás la de bebida azucarada por excelencia, ha creado nuevas marcas en las que apuesta por productos más sanos como el café y la leche orgánica.

Pero si realmente queremos disfrutar de un menú orgánico casi al 100%, sano y sostenible, con cartas en las que predominan las hamburguesas, las pizzas, patatas, pasta o bocadillos, debemos tener en cuenta uno de los siguientes 3 establecimientos especializados en comida rápida. Y es que estos negocios emergentes buscan reducir los problemas de salud relacionados con la diabetes y la obesidad que afectan a millones de personas en todo el mundo; un hecho preocupante que viene refrendado por un dato desolador: todos los días 1 de cada 4 estadounidenses comen en un restaurante fast food.

Restaurantes que ofrecen comida rápida ecológica o saludable

1. Nat.

Es una cadena alemana de restaurantes inaugurada en 2008, la primera en toda Europa que combinaba el concepto de comida rápida con el de agricultura ecológica. Sentó unas bases que muchos adoptaron con el paso del tiempo y supo establecerse en el resto del continente gracias a menús completamente variados en los que tienen cabida desde la sopa y la ensalada hasta el pescado, la pasta, o el más sabroso de los filetes.

2. Organic Coup

Si Nat. fue el primer restaurante de fast food orgánico, Organic Coup se ha convertido recientemente en el primero con certificado USDA en Estados Unidos. Situado en San Francisco, ofrece platos principales por $8,99, sándwich o wrap de pollo frito, entre otros, acompañados de alguna selección de bebidas.

3. Fresc Co

Nuestro país también es uno de los más comprometidos con el medio ambiente en general y con la comida sana en particular. Fresc Co trabaja en las principales ciudades españolas como Madrid, Barcelona y Valencia; pero también lo hace fuera de nuestras fronteras en países como Japón o la India. Se caracteriza por un precio más que asequible, pues todo el que quiera comer en su buffet libre no pagará más de 10 euros. Especializado en ensaladas de todo tipo, ofrece verduras frescas: iceberg, violeta, rúcula…

Otros nombres que destacan son: V Burger, en Nueva York; Chipilin, en Mallorca; L´Insalata Ricca, en Roma; Roadster Diner, en Beirut y Amy´s Drive Thru, en California. Se trata, sin duda, de un gran paso para todos aquellos que desean mejorar sus hábitos de salud sin renunciar a uno de sus platos favoritos. Se dice que los alimentos orgánicos son menos sabrosos por la falta de conservantes pero, ¿no será más reconfortante degustar la comida tal y como es?

Sobre el autor

Jennifer Rey

Graduada en Periodismo por la Universidad de Valladolid aunque es de Fabero (León). Trabajando desde hace muchos años en el sector de la hostelería. Futura experta en Periodismo Gastronómico y todo lo relacionado con los restaurantes, un mundo que la tiene fascinada. Sus otras pasiones: el rock y los deportes.

Suscríbete

4 comentarios

  1. Hola,

    En vuestro artículo se cita a Fres Co como ejemplo de restaurante ecológico de comida rápida. ¿Es esto correcto? ¿Ofrecen alimentos ecológicos?En ninguno de sus restaurantes a los que he ido se indica y tampoco aparece ninguna mención en su web.

    Saludos y muchas gracias por su respuesta

    • Diego Coquillat

      Hola Isabel, es cierto que no es ecológico, pero nos parece un ejemplo interesante de un restaurantes de comida rápida o casual basada en una alimentación saludable y en la dieta mediterránea. Gracias por tu apreciación.

  2. Hola,

    Uno de los mayores restaurantes ecológicos de Europa está a 10 km. de Santiago de Compostela, en Luou – Teo, y se llama Fogar do Santiso. Además producen casi todo lo que ofrecen ellos mismos en sus huertas.

Deja un comentario