Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Restaurantes de sordos que enriquecen la experiencia del cliente

0

A la experiencia gastronómica se suma la de comunicarse como una persona sin audición o la de comer en la más absoluta oscuridad. Modelos de negocio de restaurantes que apuntan a la conciencia social. Apúntalos.

Imaginemos que somos mudos, sordomudos o ciegos, esto es lo que nos proponen desde algunos restaurantes, ponernos en el lugar de otras personas, hacer aún más completa la experiencia de comer o, mejor dicho, de pedir nuestra comida. No se trata solo de una innovación para atraer al cliente, también intentan abrir nuestra mente, nuestro corazón y nuestro estómago y, es más, son negocios que permiten acceder al mercado laboral a aquellos que tienen más dificultades para hacerlo, ya que los camareros de estos restaurantes son sordos o ciegos.

En Toronto existe la posibilidad de acudir a Signs, un restaurante en el que todos los camareros son sordos y en el que nos animan a iniciarnos, o seguir practicando, el lenguaje para sordos. Aquí el plato del día lo pides con señas, mediante el lenguaje para sordos americano. Puedes pensar que con señalar el plato que deseas al camarero, todos sordos, lograrías tu objetivo pero se trata de empatizar y vivir la experiencia completa. Es por ello que en la carta, junto a cada alimento, hay iconos o dibujos de personas que te indican cómo pedir cada plato. Además de aparecer otros trucos para comunicarte con los camareros, darles tu opinión sobre el plato o indicarle tus posibles alergias. Incluso en la pared hay cuadros en los que se ve a una persona haciendo un gesto del lenguaje para sordos y debajo la bebida que significa. Aquí la carta habla por sí misma, el lenguaje de signos.

Canadá no ha hecho ‘oídos sordos’ a esta iniciativa y ha abierto el primer restaurante con personal sordo. Se trata de un establecimiento informal con más de 150 plazas de comedor y bar. Su misión es triple: 1, llegar a ser uno de los mejores restaurantes de Canadá; 2, promover el uso del lenguaje de señas americano entre toda la comunidad; y 3, proporcionar oportunidades y el crecimiento de su carrera a personas sordas en la industria de la hostelería. Pretende ser de interés para una variada y amplia clientela, incluso para los turistas que visitan la ciudad. Es por ello que se sirven tanto comidas como cenas y el menú, sin ser excesivamente amplio ni complejo, tiene platos que intentan agradar a una gran variedad de personas. Desde ensaladas muy completas, sándwiches, hamburguesas vegetarianas o carnes.

Además, ofrecen un descuento del 20% en todas las comidas a los mayores de 65 años y tienen ofertas especiales en bebidas. Es decir, no se trata solo de un restaurante atendido por personal sordo que intenta que los clientes se comuniquen con el lenguaje de signos americano. Signs Restaurant es más que eso, porque el negocio no se queda estancado en esta idea, sino que tiene claro a qué públicos quiere orientarse y en función de esto ha diseñado su menú y sus ofertas.

¿Dónde reside la idea de este negocio? En la mente del propietario Anjan Manikumar, que comenzó a aprender el lenguaje de señas americano cuando trabajaba como gerente en una pizzería en Boston. “Tuve un cliente sordo que venía mucho”, dice Manikumar, “y no estaba recibiendo los servicios que merecía”. Después de varios intentos de comunicarse, el cliente sordo y Manikumar recurrieron a un sistema basado en señalar y asentir con la cabeza, así que este último decidió aprender el lenguaje para sordos. Comenzó con lo básico, los gestos de ‘hola’ y ‘disfrutar’. Estos pequeños gestos y avances supusieron una gran diferencia en la experiencia del cliente sordo “estaba encantado”, dijo Manikumar, “incluso volvió al día siguiente con una amigo sordo”. Esta experiencia le animó a ampliar su conocimiento en el lenguaje de sordos americano y le inspiró a abrir su propio restaurante donde el lenguaje de signos es la clave y se anima a los clientes que oyen a entrar en contacto con él.

Manikumar dio la vuelta al guión, aquí quien no oye es el personal. La aspiración del presidente y fundador es que la gente vea y comprenda cómo es la experiencia de un sordo cuando acude a un restaurante. Además, reconoce las dificultades que la comunidad sorda puede encontrar al buscar un trabajo y espera que su establecimiento sea una oportunidad para incorporarse al mundo laboral. Rachel Shemuel, gerente de Signs, explica, en el vídeo adjuntado más arriba, que se está abriendo toda una nueva fuerza de trabajo para la comunidad sorda.

Mozzeria es un restaurante ubicado en San Francisco cuyos propietarios son una pareja de sordos, Melody y Russell Stein y desde su apertura en 2011 ya han recibido elogios y reconocimientos como el Mission District y la certificación de la Associazione Verace Pizza Napoletana (AVPN). Al igual que Signs, está atendido en su totalidad por empleados sordos y elaboran unas pizzas que animan a sus clientes a volver. El negocio ha demostrado ser lo suficientemente popular, tanto es así que la pareja se animó con el lanzamiento de su propio food truck, se trata de un carrito móvil de pizza. Mozzeria es el ejemplo de cómo una pizzerá de barrio se puede convertir en una piedra angular para la comunidad sorda de San Francisco. Pero no solo para ellos, ya que el 90% de su clientela son personas sin problemas de audición. El menú del Mozzeria también incluye pastas y platos pequeños con ingredientes frescos por lo general procedentes de los mercados de agricultores de la comunidad. Un bar de vinos, un local de cervezas de barril, refrescos y postres que aseguran una experiencia agradable, sin comparación con ninguna otra.

En París tenemos un ejemplo similar pero esta vez en un café, llamado Signes. Se trata de un negocio en el que los camareros también son sordos y, al igual que en los ejemplos anteriores, en la carta se muestran los signos básicos para que los clientes no sordos puedan saludar a los camareros y realizar su pedido. Una iniciativa que permite que las personas con problemas de audición puedan solicitar sin problema lo que les apetezca y una forma de acercar este lenguaje de signos a las personas oyentes. Así para solicitar un cortado bastará con realizar el gesto de cortar con las tijeras, si es un café con leche sencillamente será necesario realizar el gesto de ordeño y la acción de la mano elaborando un café en una cafetera express. Estos son algunos ejemplos que demuestran la similitud entre algunos signos y las tareas cotidianas. 

Estos son solo algunos ejemplos, ya has visto que este modelo de negocio es otra opción a la que puedes recurrir para diferenciarte del resto y ofrecer una experiencia única a tu cliente, ayudando además a la integración de las personas con hipoacúsia. ¿Conoces alguno en España?

Sobre el autor

Aythami Pérez

Periodista con Máster en Comunicación Digital. Curiosa desde que nació. Siempre con un cuaderno y un libro en la mochila. Le fascina investigar sobre temas novedosos e interesantes relacionados con el Social Media Restauranting. De Burgos, concretamente, Salas de los Infantes.

Suscríbete

Deja un comentario