Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Shake Shack o cómo alcanzar el éxito de una cadena de restaurantes a través de la innovación

1

Aun estando en el buen camino, te arrollaran si te quedas quieto. Esta frase es como un padre nuestro, o al menos debería convertirse en la razón de ser en la vida de un emprendedor.

Por eso hay que innovar…

Tengo muchas cosas que contaros acerca de la cadena sobre la que quiero hablaros. Para empezar, intentare centrarme solamente en lo que, bajo mi punto de vista, creo que ha resultado ser el motor de su éxito. El objetivo, siempre y cuando interese la historia, es completar este “estudio” con una segunda parte.

La cadena en cuestión se llama Shake Shack, y la verdad es que no nacieron con la idea de convertirse en una gran franquicia de comida rápida, sino más bien todo lo contrario. Su historia comenzó con un simple carrito de hot dog en la famosa gran manzana, en New York.

Corría el año 2000 cuando el ayuntamiento de esta ciudad comenzó con un proyecto cuyo objetivo era la recuperación del Madison Square Park, una zona que por aquel entonces se encontraba bastante descuidada y la cual se pretendía revivir. Por su privilegiado emplazamiento y su belleza, hoy en día es uno de los parques más atractivos del centro de la ciudad.

La estrategia fue organizar muestras y exposiciones de arte al aire libre, para que la gente disfrute de un buen paseo mientras contempla un paisaje atractivo y donde además pudiera encontrar lugares donde tomarse un tentempié en Madison Square Park. Uno de los puestos que podías encontrar en dicho parque, era el carrito de Shake Shack, que ofrecía solamente hot dogs, patatas fritas y batidos.

Creatividad, especialización, calidad e innovación

El fundador de Shake Shack, Danny Meyer decidió dar rienda suelta a su creatividad basándose en la especialización, la calidad de los productos pero sobre todo apostando por la innovación. Una nueva forma de ver la comida rápida: más sana, con un servicio mucho más especializado, que rompía con los paradigmas hasta ahora establecidos.

Tal fue el éxito de aquel carrito de hot dogs, que en los siguientes veranos volvió a ser instalado, viendo como su fama seguía acrecentándose. Hasta que en el 2004 se convirtieron en una cadena de restaurantes que se expandía por los Estados Unidos. En el 2015 empezaron a cotizar en bolsa y ahora son uno de los grandes referentes del sector.

La creatividad del Shake Shack se puede palpar y sentir ya desde el mismo momento en el que dieron con la tecla para poder trasladar la frescura del carrito en medio de un parque, a todos sus locales. El diseño de su imagen corporativa es liviano, limpio, simple y tan innovador que no se percibe como un sitio de comida rápida. Esto se puede ver en su logo, en el diseño de su menú, en las bolsas de comida para llevar y hasta en la decoración de sus locales.

La especialización pasa por hacer unos exquisitos Shakes, unas excelentes hamburguesas acompañadas por unas patatas rizadas, que se pueden pedir bañadas en queso fundido americano.

La calidad de sus materias primas y del proceso de preparación es tal, que destruyeron el mito de que la comida rápida debe ser pre-cocinada y congelada. Todos sus platos están elaborados en el momento con la mejor carne Angus y mediante procesos que no perjudican la calidad del producto final.

Realizan una escucha continua de la opinión de sus clientes, que hacen testeos sobre los distintos productos para que, si son aprobados, pasen al menú definitivo. Así lo hicieron cuando lanzaron sus hamburguesas de pollo, o cuando habían pensado en cambiar de patatas, incluso con el sabor de cada batido nuevo.

La Innovación, es sinónimo de Shake Shack, en todo lo que hacen está presente: en la imagen corporativa, en la decoración de los locales con algunos donde hay hasta mesas de ping pong para los niños.

Comparto estas cuatro ideas innovadoras aplicadas por esta cadena de restaurantes:

1.- En la forma de ordenar el pedido: cuando haces la comanda de lo que vas a tomar, te preguntan el nombre y te dejan un dispositivo luminoso que se activa para avisarte de que tu comida está lista y la puedes pasar a recoger, o te avisan por medio de carteles del estado de preparación en el que se encuentra tu comida.

2.- ¿Dudas si ir a por una hamburguesa porque no sabes si habrá mucha gente? ¿Demasiado riesgo adentrarse en el Madison Square Park para que luego haya demasiados clientes y tengas que esperar? No te preocupes porque cuentan con una cámara fija para poder observar en tiempo real la cola que hay.

3.- Es una de las pocas cadenas en que puedes pedir copas o botellas de vino, además de cerveza para comer. Incluso hace unos meses han incorporado a su carta 2 menús para perros, lo que significa que ya puedes pedir también la comida de tu mascota junto con la tuya.

4.- Por último, debes saber que tanto el Shake Shack original como el resto de locales de la franquicia han sido diseñados por el Estudio SITE de Arquitectura, Arte y Diseño Ambiental para estar en armonía con el parque y el medio natural que hay en sus alrededores en cada caso.

Planes futuros de Shake Shack

Hay muchas ganas de ver que más le deparará el futuro a esta empresa, cualquiera que tenga la suerte de poder visitar los Estados Unidos no debería dejar pasar la oportunidad de conocer uno de estos locales, probar sus sabrosas hamburguesas, ¡o sus fabulosos batidos!.

Su plan de expansión a nivel nacional les ha permitido abrir 100 locales hasta la fecha. El último fue inaugurado recientemente en agosto de este año en la ciudad de Boston y para celebrar tal acontecimiento, sirvieron hamburguesas gratuitas entre sus clientes.

También tienen presencia a nivel internacional en Seúl, Tokio, Londres, Estambul, Moscú, Dubai, Abu Dhabi, Doha y no se descarta que pronto puedan abrir un nuevo restaurante en España.

Sorprende la valentía de Danny Meyer, alguien capaz de apostar por unos objetivos y obtener un gran éxito actuando según sus valores, de una forma sencilla y honesta. Espero que esta nota sea alentadora e inspire a emprender, a soñar y a pelear por las buenas ideas. Confía en tu proyecto y aporta tu valor diferencial para conseguir las metas que te propongas.

Sobre el autor

Marcelo Romero Giusti

Publicista con máster en gestión comercial y marketing por ESIC. En el mundo de la restauración desde el 2001, principalmente en el área de expansión de franquicias. Actualmente reside en Miami donde compagina su trabajo para una importante agencia de publicidad con su pasión por el mundo gastronómico, la música, el cine y últimamente el Brikran.

Suscríbete

1 comentario

  1. TGB the good burguer, del grupo Restalia, la copia mas descarada. Lo bueno ademas de funcionar es copiado rapidamente. Otro signo mas del éxito de Shake Shak. Gracias por la entrada, muy interesante.

Deja un comentario