Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Un restaurante de París permite la entrada a los perros pero no a los banqueros

0

Alexandre Callet es el propietario de Les Ecuries de Richelieu, un restaurante gourmet en Rueil-Malmaison, a menos de 20 Km de París, donde se permite la entrada perros pero no a banqueros, a menos que éstos paguen una entrada de 70.000 euros (comida no incluida).

Ese es el precio que Callet ha decidido poner como condición indispensable para cualquier banquero que quiera disfrutar de su restaurante. Los motivos que han llevado a este treintañero a tomar una decisión tan llamativa, se remontan al año 2008, cuando con solo 23 años de edad, Callet intentaba conseguir financiación para abrir su primer restaurante obteniendo una y otra vez respuestas negativas por parte de los restaurantes.

Alexandre Callet es el propietario de Les Ecuries de RichelieuLe Figaro

A pesar de estos duros inicios, tan solo dos años más tarde Alexandre Callet consiguió llevar su restaurante a la Guía Michelin y disfrutar de un éxito inesperado, al menos para los banqueros que hace poco le habían negado la oportunidad de contar con un crédito para poner en marcha su negocio.

“El banquero que quiera entrar que se ponga a cuatro patas

Gracias a este comienzo fulgurante en su carrera dentro de la hostelería, Callet ve cómo se amplía cuantiosamente su base de clientes lo que le permite sacar adelante su negocio. Hace unos meses, el propio Callet explicaba: “2015 ha sido nuestro mejor año tanto en volumen de negocio como en beneficios”. Con estas perspectivas, este joven treintañero decide lanzarse a la piscina con un segundo restaurante, y en noviembre de 2015 ya había encontrado el lugar perfecto y enviado una solicitud de financiación al banco de 70.000 euros para poner en marcha este nuevo reto.

 Alexandre Callet consiguió llevar su restaurante a la Guía Michelin Ecuries Richelieu

Según Alexandre: “la concesión del crédito debería haber sido una mera formalidad, ya que mi restaurante puede asegurar la devolución del dinero dentro de los plazos que establezcan porque tenemos un buen margen de beneficios”. Pero no fue así, solamente obtuvo respuestas negativas por parte de los bancos, hasta ocho, y alguno incluso le negó el préstamo sin mayores explicaciones.

Restaurante Gourmet Les Ecuries de RichelieuEcuries Richelieu

En palabras del propio Alex al diario francés Le Figaro: “restauradores y empresarios, todos estamos en la misma situación. Cuando queremos emprender e iniciar un negocio, tenemos que ponernos a cuatro patas…” y añade con bastante enfado: “hoy en día los banqueros no están haciendo bien su trabajo, y con esta provocación lo que pretendo es denunciar el sabotaje permanente al que está sometido el tejido económico francés”.

“Es una simple cuestión de reciprocidad”

Bastante molesto, Alexander ha tirado la toalla por el momento con su segundo restaurante pero en la entrada del primero, sus clientes pueden ver una pizarra donde muestra claramente la prohibición de la entrada a los banqueros salvo pago de una entrada por valor de 70.000 euros, justo el importe que le denegaron hace unos meses los bancos.

El hostelero Alexandre Callet ha declarado que si por casualidad algún banquero accediera a pagar su entrada, donaría el dinero entre todos sus empleados. Aquí tenemos un curioso caso en el que un ciudadano ha decidido tomarse la justicia por su cuenta y responder a los banqueros con su propia medicina. Al fin y al cabo, para eso está el derecho de admisión.

Sobre el autor

Jose Berenguer

Licenciado en Periodismo y redactor. Escribo desde antes de tener uso de razón. Me encanta investigar sobre gastronomía, restaurantes y nuevas tecnologías. Me olvido de poner en el suelo los pies y me siento mejor viendo una película o leyendo un libro. También me gusta hablar de cine.

Suscríbete

Deja un comentario