Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Una cadena de restaurantes para deportistas se convierte en uno de los negocios de moda en Nueva York

0

Dig Inn es una cadena de restaurantes de comida rápida y orgánica en Manhattan en la que, por un precio razonable, aquellos deportistas y gente preocupada por su alimentación y aspecto físico, encuentran menús informales a un precio razonable demostrando que la comida rápida no tiene por qué ser comida basura.

Enfocados en un principio a culturistas y deportistas de cierto nivel, sus menús saludables y su concepto de comida han calado hondo entre el público en general, convirtiéndose así en una de las franquicias de restaurantes de moda en la ciudad de Nueva York.

Los menús de Dig Inn están formados por alimentos saludables y ricos en proteínas, con muchas verduras como coles de Bruselas, col rizada, calabaza, remolacha y distintos tipos de carnes y pescados. Gran parte de los componentes del menú aparecen y desaparecen según la disponibilidad estacional, lo que le permite contar siempre con alimentos frescos y de temporada.

El fundador de este innovador concepto es Adam Eskin, que comenzó la aventura del Dig Inn después de invertir en un grupo de 5 restaurantes llamados The Pump Energy Food, que se traduciría como “La Bomba de Comida Energética”, dirigidos específicamente al público culturista.

Con esta iniciativa Eskin no acertó, con lo que en 2011 decidió dar un aire nuevo a su concepto de restaurantes cambiando también el nombre a Dig Inn, “nuestro objetivo era encontrar un modelo sostenible en el que pudiéramos ofrecer nuestros propios alimentos, cultivados en granjas locales o propias, cocinados desde cero en un entorno agradable y a un precio accesible”.

Un nuevo modelo comercial denominado ‘cocina educativa’

Para que un restaurante de estas características funcione, ha de contar necesariamente con un personal perfectamente formado. Deben ser capaces de crear, cocinar e incluir en sus platos y menús los alimentos adecuados, y que además gusten.

“Nuestro objetivo es trabajar con chefs cuyas capacidades van más allá del ámbito culinario como la gestión, el liderazgo, la capacidad comercial pero también conocimientos de dietética y nutrición” afirma Eskin.

Además de chefs muy preparados, la relación de Eskin con los agricultores es la otra gran clave del proyecto Dig Inn que le ha permitido prosperar. Y es que para este restaurante, la aportación de los pequeños agricultores de la zona ha sido fundamental, ya que el 85% de los productos que configuran su menú, procede de esta vía.

Un menú creado para deportistas exigentes que triunfa entre el público general

El menú del Dig Inn se divide en dos secciones, la llamada ‘marketplate’, con la que por unos 10 dólares puedes comer una fuente de proteína con pollo, salmón o carne acompañada de queso de soja y un buen puñado de arroz. Y la sección de ensaladas, con multitud de verduras frescas y de temporada.

Con esta venta de alimentos de alta gama y ecológicos a un precio asequible, el modelo de negocio de Eskin ha florecido atrapando a un público que va más allá de los culturistas o deportistas interesados por entrenar y cuidar su cuerpo. La gente corriente, mucho más preocupada por su alimentación que en años atrás, ha visto con muy buenos ojos esta idea, permitiendo a la franquicia facturar 35 millones de dólares en el año 2015.

Los avances de las ciencias de la alimentación y la nutrición en las últimas décadas revelan la importancia de comer adecuadamente como una de las grandes vías para mejorar la salud, el bienestar físico y emocional. Hoy en día está de moda lo “healthy”; el running, hacer ejercicio, dejar de fumar, mantener una buena dieta, la alimentación ecológica, los batidos detox… etc.

Son tendencias que emergen como mucha fuerza dentro de la industria de los restaurantes, como el caso de Dig Inn, que en un principio estaba enfocada a un extracto de población más deportista, y que acaban triunfando gracias a una masiva aceptación entre el público general.

Un concepto parecido al del Dig Inn, pero que de momento no ha alcanzado tanta fama es el Gyms Kitchem, un restaurante de Londres que se ha hecho famoso entre la población local tras surgir como un restaurante enfocado íntegramente a los deportistas.

Ya hay 11 restaurantes Dig Inn en Manhattan y en los próximos meses continuarán su expansión en Boston de esta interesante aventura basada en la comida sana, rica y accesible.

Sobre el autor

Jose Berenguer

Licenciado en Periodismo y redactor. Escribo desde antes de tener uso de razón. Me encanta investigar sobre gastronomía, restaurantes y nuevas tecnologías. Me olvido de poner en el suelo los pies y me siento mejor viendo una película o leyendo un libro. También me gusta hablar de cine.

Suscríbete

Deja un comentario