Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Vapiano, la franquicia de restaurantes italianos definitiva

0

En Octubre hizo dos años desde que me vine a vivir a Miami, y sigo sintiendo lo mismo que el primer día que llegué. Estoy en la tierra de las oportunidades en muchos sentidos pero principalmente en lo que a la gastronomía se refiere.

Imagino que habrá un antes y un después a partir de la llegada de Trump a la presidencia, pero independientemente del resultado final de esta nueva administración, el espíritu emprendedor que poseen los habitantes de estas tierras está en su ADN. Y eso es digno de admiración. Sinceramente creo que estas personas, vengan de donde vengan, se potencian entre todos.

Todavía no deja de sorprenderme la cantidad de franquicias que existen. Antes cuando uno se refería a una franquicia, parecía ser sinónimo de comida rápida, barata, de calidad media o baja. Pero la verdad es que hoy no y, por mucho que se piense, no sólo de hamburguesa vive Estados Unidos.

Descubriendo un nueva franquicia italiana

Hace poco, gracias a la sugerencia de un amigo fui a probar un restaurante italiano. Está en pleno centro financiero de esta ciudad del estado de Florida, en la zona de Brickell, también conocida como “la Manhattan de Miami”.

Debo confesar que iba con poca información acerca del lugar y algo desconfiado. “¿Comida italiana en Miami?”, me repetía a mi mismo.

Si bien EE.UU. es un país de inmigrantes, con grandes colonias italianas, éstos no habitaron en la Florida y, por ese motivo, no abundan los restaurantes de este tipo por estas tierras. Pero bueno, también me he dado cuenta de que no hace falta nacer en Italia, o tener raíces azzurras para ser un buen especialista en la cocina Italiana.

Esta empresa, en mi opinión, cumple con el viejo dicho, “la organización vence al tiempo” y ademas ¡le han agregado calidad! La franquicia en cuestión se llama Vapiano, y es simplemente espectacular. De ambiente agradable y natural, bien decorado, estilo propio, productos frescos y aromas intensos, todo en su justo equilibrio.

Vapiano son dos palabras italianas que significan voluntad y piano, es decir, despacio. “El chi (que) va piano, va sano e va lontano” puede ser traducido como “el que va despacio, va mejor, y llega más lejos”.

En cuanto entras al local, te recibe un recepcionista, que esta pegado a su Manager. Todos los restaurantes, cuentan con este cargo, el de Manager, que acaba siendo una figura fundamental para asegurar el correcto funcionamiento del restaurante.

Muy amablemente, cualquiera de los dos te preguntará si conoces algo acerca del funcionamiento de la cadena. Si no conoces el sistema, pasan a hacer una breve introducción acerca del concepto.

Vapiano, una franquicia diferente

Se trata de una especie de autoservicio eficiente, práctico y de exquisita calidad, que funciona de la siguiente forma: te entregan una tarjeta similar a una de crédito, en la cual se te harán todos los cargos de los productos que consumas en el restaurante. Hay dos barras separadas y enfrentadas dentro del local: una es la cocina, de donde sale el plato principal y algunas bebidas como refrescos y hasta aguas premium. En esta barra se pueden degustar, pastas, rissottos, pizzas y ensaladas, todo recién hecho y a la vista. La otra es para cervezas, vinos, copas y postres.

Cuando te acercas a la cocina hay unos tres cocineros con dos fuegos cada uno, en ellos tienen unas enormes sartenes y en el medio de ambas, agua caliente para la pastas. Son los directores de orquesta del restaurante, a ellos les gusta llamarlos “Vapianisti”, e interactúan directamente con el cliente.

Detrás de cada uno de ellos, hay dos grandes pizarras. En una constan los diferentes tipos de pastas y en la otra los diferentes tipos de salsas. También existe la posibilidad de leer el menú tranquilamente mientras esperas ser atendido.

Hay mínimo 5 o 6 pastas diferentes, y lo mismo sucede con las salsas. Tres o cuatro tipos de risotto, gran variedad de pizzas y también ensaladas. La primera gran sorpresa es que todas las salsas se cocinan en el momento y delante de los comensales.

Y qué hablar del arroz para el cual, además de la salsa base que ya tienen establecida, te preguntan si quieres agregar carne, pollo, gambas, etc. Realmente es una pasada, empiezas a disfrutar el plato desde el momento que lo pides. Tus cinco sentidos están puestos allí, quedas inmovilizado, pero tu vista y tu olfato se mantienen activos y gozando. Estás delante de tu chef privado quien, por unos minutos, te está preparando un plato personalizado exclusivamente para ti.

Las pastas están envasadas en paquetes individuales, colocadas en una gran estantería a la vista y detrás del cocinero. Cada día las preparan en el restaurante para cocinar el plato con los ingredientes frescos y hechos ese día por los propios “Vapianistis”.

La mejor experiencia de comida italiana que he probado nunca

Una vez el plato está listo, te piden que pases la tarjeta para hacer el cargo, y te puedes ir a por tu bebida o postre si no has pasado por ellas antes. En la barra hay un gran dispenser de agua fresca con limón, que puedes servirte las veces que quieras.

Cuando elegí mi mesa empece a recorrer el local con la vista. Con tantas novedades no había tenido tiempo para verlo en su plenitud. Saboreando mi exquisito plato con salsa de gambas, levanto mis ojos y veo en lo alto un pequeño cuarto, acristalado, inmaculado. Dentro, dos personas de blanco. Sí, habéis adivinado, allí estaban los dos maestros pasteros, que te amasan las pastas en el mismo local. ¡Esto era como estar en el Disneylandia de la comida italiana!

Vapiano, a pesar de ofrecer cocina italiana, es de origen Alemán, y tiene su sede en Bonn. Cuentan con más de 150 restaurantes, incluyendo 6 en Francia y 54 en Alemania, donde la compañía fue fundada en 2002. ¡Ah, y no tienen ningún restaurante en Italia!

El primer restaurante Vapiano se abrió 22 de octubre 2002 en Hamburgo. Tres de los cuatros socios, comenzaron su carrera en McDonalds, no podía ser de otra forma, salidos de la gran madre de todas las franquicias mundiales.

Por cierto, y para todos los lectores españoles de este periódico, en unos meses montarán el primer Vapiano en Barcelona…¡no os lo perdáis, merece la pena!

Sobre el autor

Marcelo Romero Giusti

Publicista con máster en gestión comercial y marketing por ESIC. En el mundo de la restauración desde el 2001, principalmente en el área de expansión de franquicias. Actualmente reside en Miami donde compagina su trabajo para una importante agencia de publicidad con su pasión por el mundo gastronómico, la música, el cine y últimamente el Brikran.

Suscríbete

Deja un comentario