Smiley face

Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

Así usan la tecnología blockchain los restaurantes de comida rápida

0

Aunque en los últimos meses no hemos sido testigos de una gran cobertura mediática sobre el mundo de la tecnología de cadena de bloques (blockchain) y las criptodivisas, ello no quiere decir que no se estén desarrollando nuevas soluciones basadas en estos avances.

En la restauración, esta tecnología que, a grandes rasgos, impide la falsificación de datos gracias a punteros que referencian el siguiente bloque de información de forma encriptada, se emplea para aceptar criptodivisas como método de pago y para mucho más.

Por ejemplo, también se usan los contratos inteligentes. Estos contratos se encargan de verificar digitalmente cada etapa de un proceso. En el periódico hemos tratado el caso de la carne de vacuno en restaurantes chinos. Gracias a la tecnología blockchain se puede certificar la granja de origen, medicamentos con los que se ha tratado a la res, lugar y hora de sacrificio del animal, detalles sobre el transporte y conservación…

No es la única aplicación posible, por supuesto.

En cualquier caso los restaurantes de comida rápida están usando la tecnología de cadena de bloques para prescindir de entidades externas especializadas en la auditoría de procesos, las soluciones blockchain aportan suficientes evidencias a aquellos directamente involucrados. Se ahorran así costes y tiempos de espera.

Al mismo tiempo elevan su transparencia, una característica que los consumidores millennials aprecian enormemente. Otro punto a favor es la mayor disponibilidad de información adicional, aunque esta no sea crucial e indispensable. La demanda de información por parte de los consumidores cada vez es mayor.

Otra forma de uso son los sistemas de recompensas y fidelización potenciados por blockchain. La clientela puede obtener fichas (tokens) canjeables por recompensas. El sistema es inquebrantable, de forma que los restaurantes de comida rápida no se exponen a las picarescas y estafas dentro del sistema de incentivos. Es el caso de Little Big Burger y BGR, dos restaurantes que no tenían este tipo de recompensas y que ahora hacen gala de ellas gracias a la tecnología de cadena de bloques y a Mobivity.

Un caso interesante dentro del sector de la alimentación es el de Oscar Mayer, marca propiedad de Kraft Heinz Co., y que lanzó en mayo de este año su propia criptodivisa, Bacoin. El principal objetivo de dicha moneda era promocional.

El mundo de la tecnología blockchain es complejo y sus aplicaciones en la restauración aún están emergiendo. No obstante el potencial es palpable. Michael Pruitt, director ejecutivo de Chanticleer Holdings, y propietario de varios locales en las franquicias Hooters, Just Fresh y American Burger ve potencial en la capacidad para recolectar información sobre la clientela de manera fiable y estanca.

El caso de Pruitt no es único, el acuerdo general es que la tecnología ha llegado para quedarse y que todavía está en su infancia, pero que su potencial es simplemente inconmensurable.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario