fbpx Smiley face

Beneficios para restaurantes y clientes de los sistemas de pago contactless y monederos digitales

0

Mientras la crisis del coronavirus parece que se comienza a solucionar, los hosteleros siguen indagando cómo aumentar la rentabilidad de los locales que regentan. La transformación digital de los restaurantes abre muchas oportunidades. Una de las que causan furor actualmente son los sistemas de pago contactless.

Estos sistemas de pago han llegado para sustituir a los tradicionales pagos en efectivo o mediante tarjeta. Los monederos digitales como Google Pay, Apple Pay, PayPal y similares permiten realizar transacciones de forma totalmente telemática. Además, tanto el consumidor como el hostelero disfrutan de plenas garantías.

Sin embargo, estos matices resultan simplistas cuando se analiza en profundidad todos los beneficios de los sistemas de pago digitales sin contacto. Por ejemplo, al integrar estos sistemas en nuestro restaurante estamos optimizando el funcionamiento del mismo en varios frentes. Los clientes también experimentan mejoras en el servicio. Parece que todo son ventajas.

Beneficios de los monederos digitales para los restaurantes

Un importante pro es que se reducen los tiempos de atención. Esto aumenta la tasa de rotación de mesas permitiendo que más comensales visiten nuestro salón durante un mismo turno, independientemente del aforo del local. Algunos restaurantes experimentan un incremento de un 50% en caja asociado a este fenómeno.

Pero aún hay más. El personal que gestiona el TPV, acerca el datáfono a las mesas, toma el efectivo y lleva las vueltas de los clientes puede dedicarse a otros menesteres. De esta forma se liberan horas de trabajo que se destinan a actividades con un mayor valor añadido en el local.

Digitalizar por completo las transacciones del local permite también levantar una base de macro datos con la información de los clientes. Las preferencias de la clientela se pueden cruzar con otros campos para hacer emerger tendencias y hábitos de consumo sobre los que capitalizar. Las opciones de upselling y cross-selling se pueden dinamizar gracias a estas bases de datos.

Algunos restaurantes están añadiendo sus propios monederos digitales a las apps del restaurante. De este modo refuerzan su imagen de marca, retienen a los consumidores e invitan a que estos empleen las herramientas de fidelización a base de recompensas canjeables previamente implementadas. El objetivo es aumentar el porcentaje de negocio recurrente percibido por el establecimiento.

Especialmente ahora que la pandemia ha causado un incesante estado de desasosiego entre la población, ofrecer un servicio más seguro donde se garantiza el distanciamiento social gracias a los monederos digitales es bien recibido. Tras la crisis de la COVID-19 la seguridad sanitaria en el restaurante tiene verdadera capacidad de convocatoria. El tráfico en el local aumentará si los clientes se sienten cómodos en él.

Beneficios de los monederos digitales para los clientes

Los propios usuarios finales demandan la proliferación de estos servicios. La conveniencia es un factor de peso en el razonamiento de los clientes, pero hay otros motivos que espolean su adopción.

Los amantes de la tecnología que ya usan los pagos contactless a través de su terminal móvil experimentan tiempos de atención más reducidos al visitar un restaurante. Además de mejorar la experiencia de usuario, esto también minimiza el riesgo de contagios.

La seguridad de los pagos digitales es superior a los sistemas tradicionales. De esta forma se evitan equivocaciones al pagar o revisar las vueltas. Las aplicaciones de gestión de pagos telemáticos también cuentan con herramientas de historial que ayudan a presupuestar los gastos.

Otro punto fuerte de los monederos digitales es que permiten compartir la cuenta de modo sencillo. Se acabaron las discusiones sobre quién paga, cómo se paga o qué tiene que pagar cada uno. Los sistemas de pago telemático más avanzados tienen opciones muy completas para gestionar las cuentas asociadas a consumiciones realizadas en grupo.

A la hora de integrar estos sistemas en el restaurante, el hostelero puede estar bastante seguro de que todo irá viento en popa. No obstante, conviene preguntar qué tal han funcionado los monederos de pago elegidos en otros locales, cuánto tiempo toma migrar al nuevo sistema, cuál es la flexibilidad del plan y cómo se puede retornar al punto de partida en caso de que el sistema no se adecúe al modo de operación del establecimiento.

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario