Smiley face

Chicago celebra el mayor concurso de diseño de soluciones de exterior para ayudar a los restaurantes en el frío invierno

0

Hace unas semanas OpenIDEO daba a conocer los ganadores de una competición de diseño que tenía como temática aportar soluciones a los restauradores para que su volumen de negocio no menguase con la segunda ola del coronavirus.

OpenIDEO es una iniciativa abierta al público que depende de IDEO, una empresa dedicada a desarrollar soluciones humanas a problemas complejos de la industria. La competición de diseño Desafío de restauración invernal de la ciudad de Chicago tenía como objetivo ofrecer alternativas a los restaurantes que, con el frío ya no podrían ofrecer sus servicios en la terraza como habitualmente lo hacen.

Los espacios exteriores del restaurante eran los grandes protagonistas de esta edición.

La participación fue enorme. Los ciudadanos de Chicago y de allende la ciudad se organizaron para que esta entrega de la competición fuera de las más productivas. Con 415 ideas registradas, encontrar tres finalistas fue muy complicado.

Aunque solo tres conceptos fueran ganadores, la realidad es que entre la plétora de propuestas presentadas existen muchas otras con gran potencial. Los restauradores podrían estar interesados en el establecimiento de algunas de ellas en sus ciudades:

  • Gazebos compartidos en parques y zonas verdes. Cada gazebo estaría compartido por varios restaurantes que se turnarían para ofrecer sus servicios en ellos un día de la semana. De esta manera se conseguiría extender el aforo de los restaurantes, que es uno de los mayores limitadores en esta crisis del coronavirus.
  • Cubículos modulares en las calles. Erigidos con estructuras prefabricadas que hacen fácil su montaje y desmontaje, estos elementos se dispondrían en las calles ocupando en parte el espacio público. La idea es ceder parte de la ciudad a uno de los sectores más golpeados por la pandemia, sin que ello implique necesariamente la concesión de una partida económica por parte del gobierno.
  • Contenedores de transporte multimodal reacondicionados. Este tipo de contenedores aíslan de forma eficiente contra las temperaturas extremas, son fáciles de obtener a precios de saldo, y pueden adaptarse a las necesidades del negocio con relativa facilidad. Esta solución está más encarada a restaurantes situados en el extrarradio o que disponen de aparcamientos propios, pues permiten convertir una explanada en una extensión del comedor del restaurante.
  • Concepto «Lots-2-Eat». Se trata de una nueva vuelta de tuerca sobre ideas de reparto de comida ya conocidas como el curbside pickup y los drive-thru. En este caso el diseño se basa en los restaurantes situados en centros comerciales dotados de aparcamiento. Los clientes podrían hacer su pedido desde el teléfono y recibirlo en la plaza donde estén estacionados, de modo que el espacio exterior del restaurante se extrapola a los sótanos de las grandes superficies.
  • Autobuses escolares convertidos en food trucks. La mayoría de contagios por coronavirus ocurren en los centros escolares. Siendo así, no es de extrañar que muchos de estos colegios e institutos acaben cerrando temporalmente para pasar por un periodo de cuarentena y desinfección. Cuando esto ocurre, servicios asociados a la vida académica de los más jóvenes, como pueden ser los autobuses escolares, también quedan fuera de comisión. Este concepto ofrece una oportunidad única para ayudar a dos segmentos del entramado socioeconómico al mismo tiempo, aportando ingresos extra tanto a restauradores como a conductores. Apuestas similares recurrían también al mercado del alquiler de vehículos.
  • Eventos. Múltiples entradas participantes se refieren a eventos como competiciones de gastronomía, fiestas de temática culinaria donde se garantice el distanciamiento social, etcétera.

Pero sin duda alguna, los iglúes y casetas exteriores vidriadas son los grandes protagonistas. Decenas de participaciones se refieren a estos conceptos, aportando pequeñas mejoras o cambios en el diseño.

En Chicago, este tipo de estructuras ya se vienen usando desde hace un tiempo. Cuando el frío empieza a arreciar, las terrazas quedan desiertas y los profesionales del sector necesitan alguna argucia para mantener sus espacios exteriores productivos y rentables. Es por eso que en los últimos dos o tres años los iglúes han proliferado por la ciudad. Tanto es así, que este 2020, con previsiones de un invierno temprano, West Loop ya es testigo de estas pintorescas construcciones.

Este año, a causa de la crisis del coronavirus, la inversión en este concepto ha sido especialmente empinada, lo que ha provocado que varias entidades de peso de la ciudad se hayan unido para hacer frente al desafío. La West Central Association, la Illinois Restaurant Association y Stella Artois (una reconocida marca de cerveza local) han colaborado para que las calles de la barriada se llenen con estos módulos acristalados.

Sin embargo, estas soluciones distan de la idoneidad de los ganadores del concurso de OpenIDEO. Los tres finalistas, que se han llevado 5000 dólares como premio por su desinteresada contribución a la industria, ofrecen diseños avanzados de gran interés para el sector de la hostelería.

Tras una preselección en la que se cribaron la mayor parte de las participaciones, 26 conceptos innovadores fueron analizados en mayor profundidad, y de ellos los siguientes tres obtuvieron un puesto en el podio:

  • Casetas acogedoras de Amy Young. La crisis del coronavirus y las dificultades económicas que se viven en el mundo de los restaurantes no tienen por qué estar reñidas con la experiencia del usuario. Estas casetas prefabricadas de bajo costo evocan mejores tiempos gracias a un diseño interior acogedor, cómodo y cálido. Perfecto para las noches frías del invierno chicagüense. Ofreciendo experiencias únicas y seguras, es posible recuperar la confianza e interés del consumidor y sobreponerse a los difíciles tiempos que nos ha tocado vadear.
  • Bloques modulares de Neil Rendel. Los bloques modulares son un concepto que busca deconstruir los iglús y casetas prefabricados para ofrecer una solución versátil y adaptable para los espacios exteriores del restaurante. Diseñados para dos consumidores, estos bloques pueden unirse entre sí para dar servicio a grupos mayores o incluso albergar auténticos banquetes, siempre aislando a estas personas de otros comensales.
  • Mesas con calefacción de Ellie Henderson. Al más puro estilo japonés, estas mesas tienen un calefactor en su parte inferior y faldones que permiten que se forme una bolsa de aire caliente bajo la superficie del mueble. Los comensales pueden levantar esa suerte de cortinas, colocar sus piernas allí, y volver a acomodar la tela para que el calor no escape. De este modo se garantizan comidas cómodas y un ambiente agradable incluso en el más inhóspito día de invierno.

Inmersos en una profunda segunda ola de contagios, todavía es muy pronto para decir adiós a la crisis del coronavirus. Así pues, los restauradores han de hacer uso de toda ayuda que les llegue para salir adelante, y las ideas que aquí se listan pueden merecer su consideración. En Chicago ya lo han hecho y están dando sus frutos.

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario