fbpx Smiley face

Dax: el robot de reparto de comida más antropomórfico

0

FedEx, Kiwibot, Amazon, Starship Technologies… Son muchas las marcas que ya han sacado al mercado un robot de reparto. Aunque todavía no operan con total libertad, los campus de muchas universidades de EE. UU. son testigos del trasiego diario de estos autómatas.

Los robots de reparto al uso suelen tener el aspecto de un corpulento carrito asentado sobre varios ejes de ruedas. Esto les confiere un centro de gravedad bajo que impide el volcado, algo determinante a la hora de salvar obstáculos repentinos como bordillos de acera o transeúntes.

Sin embargo, según mejoran los sistemas de navegación y los sensores que detectan los peligros adyacentes al robot, los carritos rodantes dejan de ser la única opción. Así es como ha surgido el modelo de Daxbot, conocido de forma cariñosa entre sus desarrolladores como Dax, el robot de reparto más emotivo.

El primer gran logro de Daxbot

Fundada en Philomath (Oregon), Daxbot es una empresa emergente dedicada a la robótica. Se han apresurado a diseñar un robot de reparto que pueda competir en un mercado que, ahora mismo, se encuentra en su más tierna infancia. Se espera que el segmento de negocio dedicado al reparto de comida esté valorado en unos 200 000 millones de dólares para 2026. Un 0.5 % de ese monto se correspondería con el empleo de robots de reparto en el campo de la restauración.

La tecnología de Daxbot ya ha sido testada en varias pruebas piloto. Los responsables de la empresa han colaborado con otras compañías para conocer los pros y los contras de su solución. El equipo de desarrolladores, compuesto tanto por ingenieros como por programadores y diseñadores, han logrado que Dax sea una apuesta segura para aquellos negocios de restauración que deseen automatizar los servicios de reparto en áreas residenciales, clubes de campo e instalaciones como polígonos industriales o universidades.

Están tan seguros de las bondades de su sistema que han buscado financiación a través de la plataforma Start Engine, un portal de microfinanciación y mecenazgo. Su propuesta en este web ha cosechado gran éxito hasta el momento. Más de 200 inversores se han animado a apoyar económicamente a esta start-up, la cual cuenta con una valoración de mercado de unos 35 millones de euros. La campaña les ha servido para recaudar 300 000 dólares más, un monto que usarán para sus esfuerzos comerciales, principal objetivo de Daxbot a corto y medio plazo.

¿De qué es capaz Dax?

A diferencia de los carritos rodantes, Dax se sostiene sobre unas ruedas de oruga con perfil triangular. Sobre estas se asienta un arcón, y por encima un módulo de visión por computadora que son el estandarte de la compañía. Allí, unas pantallas de LED muestras unos expresivos ojos que diferencian a Dax del resto de competidores. Gracias a la emoción que transmite el autómata, los desarrolladores esperan eliminar cualquier tipo de fricción que pueda surgir entre la máquina y la clientela.

Este aspecto algo más antropomórfico no ha sido integrado en detrimento de otras funciones. Desde Daxbot comparten las especificaciones del robot de reparto con todo lujo de detalles. El sistema puede discurrir por aceras o calzadas a una velocidad de siete kilómetros por hora, algo superior al ritmo al que camina una persona. Puede mantener esta velocidad en trayectos de hasta dieciséis kilómetros. Esto significa que puede dar servicio en un rango de unos ochos kilómetros sin necesidad de repostar, o encadenar una serie de entregas en un circuito cerrado que dure hasta dos horas.

Si la autonomía no es un problema, la capacidad de carga tampoco lo es. Su arcón tiene una superficie de medio metro cuadrado y su altura, superior a los modelos de los competidores, permite llevar más peso que otros robots de reparto. Los diez kilos de carga máxima de Starship Technologies quedan vastamente superados, por ejemplo.

Además, las condiciones climáticas no impiden su servicio. Las ruedas de oruga con llanta irregular le permiten atravesar todo tipo de firmes, independientemente de si están cubiertos de nieve, barro o minados de charcos. Puede superar cavidades de hasta diez centímetros de profundidad y completará su recorrido sin interrupción mientras opere en un rango de temperatura situado entre los menos veinte y los cuarenta grados centígrados. El frío extremo, no tan raro en Estados Unidos, no será impedimento para que la comida llegue caliente, pues el arcón interior de Dax tiene un calefactor integrado que puede alcanzar los 70 grados centígrados.

Aunque el consumo de los motores y del sistema de radiadores es elevado, las baterías que Dax lleva incorporadas de serie son fáciles de cambiar por lo que el repostaje se limita a un simple cambio de celdas. Los restaurantes que cuenten con este sistema podrán tener un banco de recarga donde mantener varios módulos intercambiables a máxima capacidad. Cuando Dax regrese de una entrega, el cambio de baterías se realiza en unos segundos gracias a los anclajes inteligentes.

En general, el robot de reparto se ha diseñado tanto con hosteleros como clientes en mente, resultando en un autómata más que interesante para los restaurantes que deseen automatizar su servicio de reparto de comida a domicilio.

La principal ventaja competitiva del robot de Daxbot

Frente a otros sistemas más sobrios, Daxbot se centra en el carácter entrañable de sus robots de reparto antropomórficos para sus campañas promocionales. Han querido lanzar una solución que sea apreciada por todos y elimine las posibles reticencias que algunos clientes puedan tener a la hora de interactuar con estos y otros autómatas. La interacción con los consumidores, uno de los pilares fundamentales del sector servicios, es uno de los pivotes en torno a los cuales ha girado el diseño del sistema desde el primer día.

El resultado es más que aparente: un robot de reparto con más encanto que la mayoría de robots de camarería disponibles hoy en día. Los inversores lo aman y los restaurantes que han tenido la oportunidad de participar en el proyecto piloto también. Se le augura un buen futuro al robot de Daxbot, Dax.

5/5 - (1 voto)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario