Smiley face

Domino’s Pizza quiere liderar la carrera por la Inteligencia Artificial en el mercado de los restaurantes

0

La tecnología es uno de los mayores aliados de los negocios a la hora de extender sus operaciones y mejorar sus expectativas económicas. En plena crisis del coronavirus, esto sigue siendo así.

Por ello, no resulta extraño que una de las compañías  de restauración más punteras en lo que a tecnología trasgresora se refiere siga apostando fuerte por las últimas innovaciones. Hablamos, como no podría de ser de otra forma, de la cadena de pizzerías Domino’s Pizza, que recientemente ha revelado que volverá a invertir grandes sumas de dinero para mantenerse por delante de sus rivales e incluso incrementar su ventaja competitiva.

El comunicado emitido por la compañía pone de manifiesto que el interés por la inteligencia artificial se mantiene en el tiempo.

Esta tecnología todavía no está suficientemente explorada en el mundo de los restaurantes. Fue en 2019 cuando varias compañías de gran envergadura comenzaron a indagar este tipo de novedades, y marcas como Domino’s Pizza o McDonald’s realizaron potentes inversiones. La hamburguesería gestionó la adquisición de la empresa desarrolladora de IA Dynamic Yield por 300 millones de dólares, mientras que Domino’s apostó por un modelo de colaboración con Dragontail Systems.

La aplicación basada en inteligencia artificial que Dragontail Systems entregó en la delegación de Oceanía de la marca pizzera fue extravagante, sin embargo confirió resultados muy positivos desde el primer momento.

Conocido como DOM Pizza Checker, el equipo de Dragontail System se puede clasificar como un sistema de control de calidad automatizado, basado en aprendizaje de máquina, reconocimiento de imágenes, camarografía e IA. DOM Pizza Checker es un aparato capaz de atestiguar la calidad de cada pizza creada en un local de Domino’s Pizza, comparándola con un modelo patrón que representa la calidad esperada del producto. Así, si una pizza tiene menos salsa de tomate, no ha sido cocinada lo suficiente o tiene una distribución irregular de los ingredientes, el sistema hace saltar las alarmas para que el personal de cocina pueda subsanar el error o hacer una nueva pizza desde cero si el problema no tiene solución.

Aunque pueda parecer un cometido bizarro a primera vista, los resultados quedaron patentes durante la prueba piloto realizada en el primer mes de operación de DOM Pizza Checker. Las puntuaciones dejadas en las reseñas por los clientes fueron un 15% superiores a las que se estaban recibiendo inmediatamente antes de la entrada en funcionamiento del sistema.

Y una mayor satisfacción del consumidor significa que la experiencia de usuario de este mejoró, y que por lo tanto será más propenso a convertirse en un cliente habitual y promocionar la marca de forma orgánica, boca a boca, al conversar con amigos o familiares. Este tipo de publicidad gratuita tiene un alto índice de conversión y por ende es de gran valor para la cadena de restaurantes. El uso de la IA en restaurantes lograba su primera gran victoria.

Sin embargo, los resultados cosechados durante el primer mes de operación languidecen en comparación con los logros inesperados que llegaron más tarde, especialmente cuando la pandemia del coronavirus comenzó a arreciar con fuerza en Australia a causa de los casos importados por ciudadanos de origen chino, una de las comunidades de inmigrantes de mayor tamaño en el país.

Con el SARS-CoV-2 pululando en el ambiente, y las medidas para frenar su extensión en vigor, el sistema de control de calidad basado en inteligencia artificial proporcionó a la clientela de Domino’s Pizza una confianza y seguridad que ninguna otra marca les garantizaba durante la crisis de salud: el cliente de Domino’s sabía con certeza qué iba a recibir al realizar un pedido online. Tal es el poder de la consistencia.

En el caso de los establecimientos australianos que operan bajo la marca de Domino’s Pizza, el mayor problema al que se venían enfrentando y por el cual la gente se quejaba era la total ausencia de cierta regularidad en los ítems horneados en el local: «la pizza no se parece a la del menú». Este es el problema al que Domino’s Pizza ha conseguido sobreponerse gracias al uso de nueva tecnología para restaurantes como la IA diseñada por Dragontail Systems.

Pero desde la empresa desarrolladora de software apuntan que este puede no ser el caso en otros restaurantes. Ido Levanon, director ejecutivo de la compañía, indica que cada restaurante en cuestión presenta su propio problema acuciante sobre el que necesita actuar con urgencia.

«La consistencia y calidad de la comida es la base de cada comida que se entrega. Si cualquiera de estas cualidades se ve comprometida, esto deriva en clientes insatisfechos y menos visitas repetidas», pero el empleo de la inteligencia artificial dentro del entorno de los restaurantes no se limita al control de calidad. Con el software adecuado la toma de decisiones en avituallamiento, diseño de carta, empaquetamiento, selección de nuevas ubicaciones y zonas de influencia para el servicio de reparto de comida a domicilio se puede dejar en manos de una IA con una capacidad de análisis muy superior a la del más dotado especialista de mercado.

Levanon comenta sobre una de las últimas aplicaciones que están instalando en algunos de los negocios de sus clientes: una red de vigilancia que garantiza que los empleados y comensales están cumpliendo con la estricta normativa anti-COVID-19 que se ha puesto en vigor en Australia. «En general, el sistema tiene una capacidad de aprendizaje impresionante. Una vez se “entrena”, comprende en su totalidad cuáles son los estándares esperados por el negocio y los clientes, y alerta al gerente que estos estándares no se estén cumpliendo».

La colaboración con Dragontail Systems en Australia no es la única experiencia basada en IA que Domino’s Pizza está desarrollando en la actualidad. En EE. UU. se usa la tecnología para ajustar los horarios de la plantilla y gestionar los pedidos que llegan por vía telemática, mientras que Malasia y Singapur se está empleando software dotado de inteligencia artificial en la toma de decisiones de más alto nivel a la hora de expandir la marca por sendos países.

La IA para restaurantes no es una moda pasajera. La tecnología aún está despegando y es previsible que sea uno de los mayores disruptores de mercado en esta década y la siguiente. El número de potenciales aplicaciones es elevado, y sin duda nos sorprenderá el calado de tecnología en el sector de aquí a unos años.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario