Smiley face

Únete al CLUB DE INNOVACIÓN PARA RESTAURANTES más grande del mundo

El líder mundial del ‘coworking’ crea WeWork Food Labs para lanzar empresas innovadoras en restauración

0

Para una pequeña start-up en una etapa inicial el gasto derivado del espacio de trabajo necesario puede ser totalmente prohibitivo. Especialmente cuando hablamos de empresas emergentes situadas en grandes ciudades y capitales mundiales.

Para luchar contra este fenómeno están surgiendo alternativas de espacio de trabajo compartido por todo el globo. Se trata de iniciativas interesantes para los jóvenes emprendedores. En metrópolis como Los Ángeles, Londres o Nueva York, sendas cunas de la innovación tanto en el sector restauración como en cualquier otra industria dependiente de nuevas tecnologías incipientes, los espacios de trabajo compartido ayudan a combatir los altos precios del alquiler, que ya han suscitado que los restauradores clamen al viento las penurias por las que pasan: el alcalde de Nueva York ha recibido peticiones de las plataformas de restauradores para que se acoten los precios en constante ascenso, mientras que el gobierno británico ha recibido advertencias de que la actual escalada del coste de arrendamiento es el principal motivo por el cual la destrucción de empresas en el nicho de la restauración es una epidemia que campa rampante.

Es por ello que apuestas como WeWork Food Labs de WeWork, el gigante del ‘coworking’ en 2018 ya estaba valorada en 40.000 millones de euros, siempre son recibidas con los brazos abiertos.

WeWork Food Labs es un paquete de servicios orientado a empresas emergentes dedicadas a la innovación tecnológica o alimentaria en el campo de la restauración. Además de un espacio de trabajo compartido con bajo coste, ideal para las etapas iniciales de cualquier proyecto, WeWork Food Labs sirve además como lanzadera de proyectos, dinamizador de comunicaciones y relación transversales en la industria, así como acelerador de start-ups dotado de un punto de encuentro para emprendedores e inversores.

WeWorks pretende de esta manera diferenciar su servicio de otros espacios de trabajo compartido mucho más básicos que solo cuentan con suelo a bajo precio y no presentan ninguna de las características de networking profesional de las que alardean en el comunicado de prensa emitido.

Con el objetivo de ayudar a la nueva generación de profesionales del sector restauración, la lanzadera de empresas también pretende dar solución a algunos de los problemas que se plantean en el horizonte. Por ejemplo, si a día de hoy aún no hemos resuelto la crisis del hambre en el planeta, ¿cómo se supone que vamos a alimentar a una población de 10 000 millones de personas, población estimada en la Tierra en 2050?

Dado que los desafíos que nos trae el futuro son muchos y muy dispares, WeWork quiere jugar un rol fundamental en la consecución de todas aquellas soluciones tecnológicas con gran poder disruptivo en el mercado. Y para ello es necesario que las ideas que pueden derivar en tales soluciones tengan un lugar donde germinar.

Para lograrlo, WeWork ofrecerá su servicio de consultoría para optimizar la trayectoria de desarrollo de todos los conceptos novedosos que sean aprobados dentro del programa WeWork Food Labs. Según ha sabido The Spoon a través de comunicaciones directas con la empresa, esto se hará utilizando dos vías o estrategias desarrollo.

La primera de ellas ha sido acuñada como programación continua. Cualquier empresa relacionada con la industria de la restauración puede acogerse a esta metodología, pero WeWork solo podrá trabajar con un máximo de sesenta de las compañías candidatas. El número podría ser menor dependiendo de la envergadura de las entidades que postulen para participar en el programa.

Dado que es previsible que el número de participantes sea considerablemente mayor, antes de dar un paso adelante habrá una importante criba. Cabe mencionar también que las empresas deben estar dispuestas a reubicarse. El espacio compartido de trabajo que será destinado a este proyecto se encuentra en el edificio 511 W de la calle número 25 del barrio de Chelsea en Manhattan (Nueva York, EE. UU.).

Este lugar tendrá puntos de encuentro y áreas privadas. Por ejemplo, los profesionales dispondrán de oficinas segregadas y privadas en las que podrán realizar sus comunicaciones con el máximo secretismo. Por otro lado, el edificio también contará con salas de conferencias donde además de poder recibir a profesionales ajenos a la experiencia de WeWork, los propios participantes podrán entrar para entablar relaciones fructíferas entre ellos.

No es todo lo que el espacio de trabajo de WeWorks Food Labs pretende ofrecer. Además de estas infraestructuras básicas, dentro de las paredes del número 511 W hay también una cocina dedicada a I+D+i, un estudio de fotografía profesional, un expositor donde se presentarán las últimas novedades en artículos envasados de alto volumen de consumo, una maqueta de una tienda de merchandising y un stand de degustación.

Además de infraestructura, espacio de trabajo y consultoría, los colaboradores de WeWorks también accederán a una clientela potencial compuesta por unas 400 000 personas. Según The We Company, las propuestas alimentarias sostenibles, nutritivas, accesibles y de buen sabor pueden alcanzar un nivel de impacto insospechado a través de las funcionalidades de acelerador de start-ups y lanzadera de empresas de WeWork.

Y hablando de aceleración de empresas, no podemos pasar por alto la segunda estrategia con la que WeWork Food Labs pretende marca un antes y un después en la industria de la restauración neoyorquina, y tal vez mundial.

Esta segunda vía de aceleración se trata de una estrategia tradicional basada en un plan de acciones a corto plazo que ayuda a que las empresas emergentes pasen de su etapa inicial a la de financiación.

Para formar parte del selecto club de empresas que pueden estar en este patronazgo personalizado los postulantes tienen que cumplir una serie de criterios mucho más estrictos. De cada grupo de entidades un total de ocho pueden llegar a recibir los beneficios de esta experiencia, pero lo más seguro es que solo seis o siete lleguen a ocupar los puestos designados, según previsiones realizadas desde WeWork. Desde el punto de vista de la compañía aceleradora, calidad es mejor que cantidad.

Y es que WeWork quiere que ese millón de dólares que han destinado a WeWork Food Labs se use de forma inteligente y con la mayor eficiencia posible.

Para ello, esta arriesgada apuesta no es la primera iniciativa que han tomado en el nicho de la restauración. Desde hace ya algún tiempo WeWork ha estado tanteando el sector para conocer más de cerca las tecnologías que tienen una alta capacidad transformativa y descubrir cuáles son los problemas y desafíos a los que se enfrentas los profesionales de estas empresas. Especialmente notables son las propuestas de reducción de alimentos de origen animal o la inversión en la venta y desarrollo de superalimentos, como por ejemplo aquellos ofrecidos por la empresa emergente Laird Superfood.

El plazo de inscripción está abierto y la experiencia de Nueva York dará comienzo entrado el otoño, en octubre. WeWork ya baraja otras localidades de EE. UU. donde llevar a cabo esta aventura empresarial, y pronto este acelerador de empresas podría expandirse más allá de las fronteras de Estados Unidos: The We Company está trabajando actualmente con The World Food Programme para llevar la iniciativa a India, Brasil, Colombia y Tailandia.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario