Smiley face

«¿En efectivo o tarjeta?». ¿Desaparecerá esta pregunta en los restaurantes gracias al coronavirus?

0

Existe una macrotendencia a nivel mundial en pro de la desaparición del dinero en efectivo. Que los pagos se ejecuten al cien por ciento de forma digital es el sueño de cualquier contable. Los gobiernos están a favor pues se reduciría la incidencia de asuntos muy escamosos como la evasión de impuestos, mientras que el usuario liberaría espacio en sus bolsillos. Deshacerse de las monedas y de los billetes comporta del mismo modo un ahorro material, y en tiempos de coronavirus, es fácil ver cómo la sustitución del dinero en efectivo en pos de métodos de pago sin contacto o contactless sería un avance en materia de sanidad pública.

Por eso cabe cuestionarse si la pregunta «¿En efectivo o tarjeta?» a la que tan acostumbrados nos tienen el personal de caja de todo tipo de comercios desaparecerá a corto o medio plazo. Hay analistas de mercado que así lo piensan, y que además defienden que uno de los primeros frentes donde esta adaptación podría tener lugar es en los restaurantes.

En un ademán para recuperar la confianza en los servicios que prestan, los profesionales del sector restauración se han apresurado a facilitar métodos de pago sin contacto, principalmente mediante monederos digitales como Apple Pay o Google Pay, apps móviles a las que cualquier persona tiene acceso hoy en día gracias a la gran penetración de mercado de los smartphones. ¿Quién no tiene un móvil en su bolsillo al salir a la calle?

Pues bien, con un par de clics bien acertados, nuestro terminal puede convertirse en una billetera. Los monederos digitales permiten gestionar nuestros fondos a través de la pantalla táctil y, por supuesto, esto incluye tareas tan mundanas como ejecutar los pagos de las comidas que realicemos en restaurantes.

Emplear este método de pago, cómodo y sencillo, tiene la ventaja de minimizar las superficies de contacto compartidas con otras personas (por ejemplo, las que tocamos al pasar nuestra tarjeta por el lector) al mismo tiempo que facilita el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social. Aunque es posible pagar de forma contactless por aproximación mediante el uso de la tecnología bluetooth, lo más lógico es que se use la app monedero de forma remota.

Tomando como ejemplo el mercado de EE. UU. podemos ver que, en tan solo el primer trimestre de este año, los establecimientos donde no se acepta efectivo han pasado de un 8% a un 31% del total. Cabe señalar también, que entre los nuevos métodos de pago aceptados no se da preferencia a las tarjetas de crédito. Además de no solucionar los problemas a los que nos enfrentamos en la actualidad, las tarjetas de crédito incurren en enormes gastos en forma de comisiones en EE. UU., por lo que su uso suele ser indeseado en el sector de los restaurantes, donde los márgenes de beneficio ya son estrechos sin necesidad de que una entidad financiera se inmiscuya en el rendimiento del local.

Si bien es cierto que, tras la reapertura generaliza de los restaurantes en todo el país, el porcentaje se ha situado algo más abajo, en torno al 20%. Sin embargo, este valor no es incompatible con la tendencia que apuntan los analistas, solo expresa que la tecnología está en su primera fase de implantación, solo los usuarios pioneros le están sacando todo el jugo a los monederos digitales.

Por otro lado, aunque la transformación digital de los restaurantes es una realidad que cada día nos trae nuevas noticias sobre el ambiente cambiante del sector, la crisis de coronavirus ha recuperado algunos métodos de pago tradicionales prácticamente olvidados por los profesionales del sector, como puedan ser los cheques, las transferencias bancarias anticipadas o incluso la venta de cupones previo ingreso al local.

Sin embargo, estas formas de pago casi obsoletas no pueden competir con las ventajas adicionales que confieren los monederos digitales. Una de las características de estos sistemas que más aprecian las cadenas de comida rápida es la alta velocidad de gestión de los pagos, que supera por mucho los tiempos registrados cuando se atiende al comensal en caja. De esta forma, algunos locales cuyo aforo ha sido limitado para garantizar el bienestar de la población han podido incrementar en un 15% las ventas efectuadas cada hora, un cambio muy sustancial que en una tesitura tan complicada como la que vivimos actualmente lo es todo.

Del mismo modo, a ningún restaurador se le escapa el hecho de que los monederos digitales ofrecen una magnífica integración con los sistemas de recompensas para clientes y herramientas de fidelización, tan de moda ahora que Starbucks, McDonald’s y otros gigantes del sector han demostrado su eficacia.

Del mismo modo en que los pagos se pueden realizar de forma totalmente digital y telemática, el canjeo de premios y descuentos puede realizarse requiriendo códigos de descuento, bonificaciones digitales o tarjetas de regalo electrónicas cuando los puntos acumulados lleguen al umbral establecido por la marca de restaurantes, sin riesgo alguno para el usuario, simplemente usando su teléfono móvil.

En España, mientras que el 82% de la población tiene tarjeta de crédito, hay 114 móviles por cada 100 personas, denotando ello una mayor accesibilidad de la tecnología. Esto pone de manifiesto que explorar los métodos de pago sin contacto mediante monederos digitales es una apuesta interesante para los restaurantes, especialmente si el número de visitantes que pasan por el negocio es elevado y se quiere actuar sobre los tiempos de espera y servicio medios. Reducir estos tiempos no solo repercute en la rentabilidad del establecimiento, sino que lleva aparejado un efecto beneficioso sobre la experiencia de usuario del comensal, lo cual a su vez incide en la percepción pública del negocio y la capacidad de la marca para proyectarse de forma efectiva a través de la publicidad.

Pasarse a los pagos contactless es mirar al futuro, y tal como abríamos el artículo, es posible que el «¿En efectivo o tarjeta?» pase a formar parte del acervo cultural empresarial del pasado. El coronavirus ha transformado nuestras vidas y el restaurante debe adaptarse a la nueva hostelería.

Sobre el autor

Redacción

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario