fbpx Smiley face

9 tips for keeping healthy eating at work

0

Christmas gifts and her copious meals approaches, colder and too lazy to go running. As if this were not enough, we have a sedentary job that also, we have to eat. What can we do to take care of our diet? How can we make the menu the day in a plastic box with more healthy foods and at a lower price?

Below we offer the best tips so you can eat every day in your office without this you suffer food deficits, or you have to resort to unhealthy solutions, you fill and also jacquzzi.

As we saw last week in the online journal Reader’s Digest, we can know the keys to escape the facile formulas that lead us to eat sweet or too salty snacks and fattening us long-term harm our health.

How to get healthy food in the day work?

1.- Prepare the food the night before

Emotional influence when choosing foods is certain. Therefore it is recommended to purchase a full stomach. In the same way, prepare food we have to eat the next day, after supper we will a clear and objective perspective on what we eat and how much We need food.

2.- Keep healthy snacks on hand

Think about the space where you spend most of your workday, tries to organize the physical space so you do not have to look at those treacherous snacks, sweet or extremely salty unhealthy. If what we want is a more responsible choice of food, ten hands nuts uncooked or low salt. Try to have more alternatives recommended that the dreaded trip to the snack machine.

3.- Protect your senses

It is true that for those who work in one way or another in the food sector, #foodporn escape images either through digital social networks, or in person when they pass in front of peers with food or walked into the kitchen of our restaurant, It is little more than impossible. Nevertheless, We can be prevented with some of these healthy snacks we have discussed, or with a water bottle close at hand, of drinking right now.

It is shown that When we see or sniff palatable food triggers a response conditioned within us that drives us to consume. Heart rate increases as salivation and gastric activity, which opens the appetite. While it may not strip your office environment of these influences, we can be prepared to face them.

4.- Become the champion of healthy eating

If you count in the office with a lounge with donuts, candies or other sweets, you can be the first to take the plunge and surprise your colleagues with a tray healthy snacks, apples, or cranberries.

These foods are healthier and not just It will be a gesture seen as a courtesy to other coworkers, but also help improve the office environment while helping you keep your diet in check.

5.- Take a break in your lunch

We often spend the time we have to eat, pending other tasks such as computer or above the Smartphone. The expert in weight control and writer Karen R. Koenig, LCSW states that "when we pay no attention to our food, not recorded in the brain, so it took less time to get hungry again ".

To avoid this, the author advised to be aware of the food we ingest at the time, leave aside mobile and find a free space breaks focus all our attention only on food.

6.- Toma tus decisiones alimentarias pensando en el largo plazo

Un estudio de 2014 publicado en el Journal of Consumer Psychology exploró la influencia del humor en la elección de alimentos. Según el estudio, “un estado de ánimo positivo ayuda a plantear y cumplir objetivos a largo plazo, lo que lleva a una mayor preferencia por los alimentos saludables”.

En vez de usar la comida como una fuente de distracción en el momento, somos capaces de centrarnos en el impacto que una elección de alimentos saludables tiene en nuestro bienestar a largo plazo. Por otro lado, los alimentos azucarados y ricos en grasas nos sirven como un medio de control inmediato del humor. Algo que se volverá en nuestra contra posteriormente, cuando recapacitemos y nos sintamos mal por los pecados dietéticos cometidos.

7.- Utiliza el Mindfulness

Existe un estudio de 2017 que analizó el Mindfulness como una herramienta para reducir significativamente la alimentación emocional. El coautor de este estudio, Carl Fulwiler afirmaba que siendo plenamente conscientes de nuestras emociones, podemos controlar nuestro pensamiento e impulsos para evitar lanzarnos a la comida fácil cuando estamos trabajando.

El estrés o las prisas pueden hacernos caer en el menú del día, en la intención de llenarnos la barriga como una forma de reducir la presión de nuestra cabeza, algo totalmente inútil, ya que se trata como hemos dicho, de alivios momentáneos que no nos ayudan. Concentrarnos entonces en ser más conscientes de nuestras emociones y comprender cómo influyen en nuestro pensamiento y comportamiento nos ayudará a controlar nuestras conductas a la hora de alimentarnos, aunque sea en un ambiente de trabajo y presión como la oficina.

8.- Reduce los factores desencadenantes de la alimentación emocional

Acéptalo, el estrés y el trabajo, a menudo caminan de la mano. Sabiendo esto de antemano, ¿cómo reconocer y detener la influencia del estrés en la elección de alimentos?

De acuerdo con David Adler, MD, científico senior del Centro de Soluciones para la Salud y Profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Tufts, una solución es la redirección cognitiva del comportamiento. “En primer lugar, hay que ser consciente de las respuestas automatizadas que damos al estrés, y evitar que estas se manifiesten comiendo”. “Si te sientes molesto y comer es algo que te ayuda, lo seguirás haciendo.” Y probablemente continuará alimentando a la bestia del estrés hasta que cambie esa respuesta automatizada a una alternativa más saludable.

9.- No te prives de los pequeños placeres de la vida

El último consejo para llevar una alimentación saludable aunque pases 8 horas al día sentado en la oficina es un poco paradójico pero ¡Disfruta un poco! No se trata de convertirse en un extremista de la comida saludable, esto no te va a ayudar con vistas al futuro.

Se dice que “privarse de los placeres muy a menudo es una causa para comer en exceso”. De modo que saltarnos la dieta de vez en cuando puede ayudarnos a cumplir nuestras metas de alimentación saludable debido a que la idea de que ciertos alimentos están prohibidos no funciona. La clave es tener presente su meta de salud y bienestar a largo plazo. “Sólo es problemático cuando el ‘sólo esta vez’ se convierte en algo recurrente”.

Esas ideas son muy útiles para aquellos que trabajan en ambientes donde las señales de comida tentadoras son inevitables y tienen que estar todo el día sujetos a una mesa de oficina, que no les da lugar a la actividad física que gaste unas calorías mínimas.

La verdad es que existen un gran número de enfermedades crónicas y problemas de salud relacionados con pasar mucho tiempo sentado. Una cantidad natural y saludable de tiempo de estar frente al ordenador es de unas tres horas al día, el trabajador de oficina promedio en los Estados Unidos se pasa sentado durante unas 15 horas al día y en España cerca de 9. Esta rutina de vida nos empuja a menudo a comer rápido, mal y sin pensar, tirándonos a las fórmulas fáciles y que no suelen ser nada recomendables.

Sigue estos nueve consejos y consigue mantener una buena alimentación a base de tuppers saludables, snacks sanos y deliciosos, y unas rutinas aptas para mantener el buen estilo de vida.

5/5 - (2 votes)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario