fbpx Smiley face

Assault boat tips to restaurants: Trump legislative reform generated much controversy in the US.

0

The tourist who thinks the Western world travel vaccine you against cultural misunderstandings, or deceives or has not yet traveled to USA. A recurring behavior among Americans is the overemphasis applying service personnel in order to please the customer: forced smiles, smarmy language and excessive attention they look with suspicion and even some concern. "Why do I smile and do not remove my eyes off?», you may have wondered more than one.

The answer is that there is no alternative, members of templates country hotel and restaurant are limited to advance towards an unfathomable destiny undaunted. The cradle of hypercapitalism and socioeconomic inequality not even guarantee minimum wages for this group. Practitioners are forced to stand artfully friendly to convince the eater that deserve to see their efforts rewarded with an extra, a tip.

To the dismay of workers, all This is perfectly legal and it is deeply ingrained in society. A) Yes, the legislation provides that the credit tips it sinks to Employer salary. If the sum reaches the minimum wage, everything is in order. Or maybe not?

1The vanguard

Tourists as usual victims of mandatory gratuities

For visitors unaccustomed to tipping, all this skulduggery is alienante. In Spain and in many other countries in Latin America It is rewarded with outstanding service tips. And it is understood as, who it is not forced but arises spontaneously by the special salt shaker Bartender, promptness in service or expertise difficult to characterize.

However the American reality is different. There the contribution is virtually mandatory. Not provide an additional payment amount required by local is considered nothing short of discourteous.

The tragicomic consequences do not expect when foreign visitors, desadvertidos, receive glares without understanding why or rack their brains to find out what the correct percentage of the bill should be paid as a tip. In an attempt to alleviate the situation, Many restaurants and bars have chosen to indicate a Recommended tip in their tiques, although there Applications that help elucidate the amount necessary so that you do not throw a jinx one.

It was not always so, and it seems that there always will be. This fashion apoquinar additional charge dates, in the case of United States, the twenties. Oddly enough, This is a relatively recent development, in XIX century were foreigners from overseas who, to reach Europe, They felt puzzled by British Vails and ubiquity of tips in other countries of the continent.

The changes coming in the US system tips.

Today, the ever wobbly US tipping system. if wildly bambolea, cradled by pushing the erratic actual presidente Donald Trump. And the tremor is causing a wave worthy of attention social networks and media.

Nothing new, because the peculiar system of American tipping has always been reason for seizure. Its proponents provide vehement arguments and their staunchest detractors fight proficiently. Occasionally the churning sea splashes on the other side of the Atlantic Ocean. For example, in 2017 bullous proliferated throughout Spain they put in the mouth of the Ministry of Tourism imposition of a similar system and compulsory for purely tax collection effort.

This week, the last round of public consultations on the new law Republican Trump government intends to adopt, He has brought back winds at our expense.

He United States Department of Labor He presented last December 5 a proposal to regulate tips under the Fair Labor Standards Act. The consultation period was extended from Jan. 4 to Feb. 5, when online discussions finally jumped into the air.

To make the situation incandescent, The proposal comes full of irregularities. Swarm network accusations that the lobby of the hotel industry moves threads after the germ reform. Although this particular aspect is far from proven, Yes it is undeniable that the process It lacks the economic report usually attached, something that has led to the start of a investigation by the Inspector General of the Department.

3The vanguard

Con todos los ojos puestos sobre la nueva norma, el informe económico serviría únicamente un propósito confirmatorio. La nueva ley dotaría a la gerencia de los negocios de control sobre las propinas percibidas por el servicio, permitiéndoles redistribuir o quedarse con 5800 millones de dólares, monto estimado que suponen estas aportaciones y que sería el principal efecto de derogarse las limitaciones que el expresidente Obama impuso a la hostelería en 2011.

Los senadores de la oposición denuncian la ofuscación de información y falta de transparencia con la que se está intentando producir la aprobación de la normativa, que ya se ha acuñado como una nueva demostración de los extremos a los que la Administración Trump está dispuesta a llegar con tal de favorecer los intereses de las grandes compañías en detrimento de las familias. Además, los demócratas no escatiman en comentarios sobre los catastróficos efectos que podría tener la reforma sobre los trabajadores.

Opinión pública sobre la potencial nueva ley de propinas en EE.UU.

Para muchos, enmascarada detrás de ideas bonitas como el fondo de propinas compartido y la redistribución de ganancias con el personal de cocina, se esconden numerosos vacíos legales que además de erosionar la confianza del público en los políticos, daría una ventaja injusta a los empresarios de la restauración.

En el famoso agregador de noticias y punto de encuentro social Reddit, un hilo de discusión ha batido récords de participación. Bajo el nombre «Compatriotas americanos, ¿cuál es vuestro sentimiento acerca de eliminar las propinas a cambio de salarios dignos en el sector servicios?», más de 11 000 personas opinaron abiertamente sobre uno de los principales temores, la desaparición de las recompensas personales al integrarse estas directamente en el precio final.

Entre las ventajas que el fondo de redistribución de propinas o tipping pool tendría se mencionaron las siguientes:

  • Reducción del carácter discriminatorio de las propinas. Asunto claramente evidenciado en la literatura científica: minorías y trabajadores poco apuestos están en desventaja.Concierne también al esfuerzo consensuado por frenar el sexismo, el acoso y la cosificación de la mujer. Y, para más inri, atenuaría el sentimiento de monetización de las relaciones sociales observado.
  • Moderar el éxodo masivo de profesionales de cocina, quienes percibirían aumentos salariales de hasta el 20% de acuerdo a los datos aportados por restaurantes donde se ha instaurado una política de cero propinas.
  • Eliminación de malas prácticas en el reparto domiciliario de comida, como por ejemplo los sobrecargos por servicios de reparto sobresalientes que no reportan económicamente al repartidor.
  • Combatir el desfalco a los organismos nacionales recaudadores. El sistema actual promueve las corruptelas, existiendo una alta correlación entre evasión impositiva y propinas. Algunos restaurantes que decidieron prescindir de las propinas se han visto obligados a retornar al paradigma anterior a causa de la doble imposición realizada por la agencia tributaria estadounidense. Este es el caso del Sous Berre de San Francisco. La gestión centralizada de las propinas repercutiría sobre las arcas del estado positivamente, pero serían necesarios cambios legislativos ulteriores que garantizasen en funcionamiento beneficioso del sistema de propinas.
  • Amortiguación de la incertidumbre laboral relativa a los salarios. Es menester recordar que actualmente la tarifa mínima por hora asegurada son unos míseros 2.13 dólares (1.73 euros al cambio).

5istockphoto

Por otro lado, existe una premonición compartida de que las ganancias en general disminuirían. Varios motivos sostienen este sentimiento. El más grave, sin duda, es la pérdida de un incentivo que motive a los trabajadores a dar un servicio mejor. Si bien este asunto es argüido, pues mientras que los clientes valoran el servicio con puntuaciones que oscilan un 4%, estas no se corresponden con los incrementos que suponen las propinas, que parten de un mínimo del 10%, y más a menudo se sitúan entre un 15% y un 20%.

Cierto segmento de la población que defiende la abolición generalizada de las propinas razona además los terribles fallos de fundamento sobre los que se erige esta ley. El más clamoroso es la máxima filosófica que impone la responsabilidad del pago en el empleador. Así, las propinas se entienden como una delegación de este compromiso en el trabajador. Los que abogan por este principio ven en la ley una acción insuficiente, carente de valor y que debería ser reescrita para subsanar los problemas de fondo existentes en la sociedad estadounidense.

Y mientras tanto, los ciudadanos del resto del mundo, observamos con perplejidad cómo se desarrollan estos eventos en el país más contradictorio del mundo occidental. Algunos de nosotros, probablemente, mientras le dejamos unas monedas al camarero de ese bar de toda la vida, más a modo de «olé», por ser casi un amigo, que por obligación.

5/5 - (2 votes)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario