fbpx Smiley face

More and more restaurants are joining the trend to ban the use of mobile phones at their desks

0

Although there is a small stream of people who go against the trend and choose to use mobile phones only when they are really needed, the reality is that most people see this device an average of 23 times a day. WhatsApp, Instagram, Telegram and others apps mobile instant messaging play a decisive role in this regard, the temptation to know what are the latest developments in the lives of others is simply too strong to fight it.

This reality is leaving us curious prints, some sad and others give to laugh out loud. In YouTube proliferate videos compiled missteps, falls without consequences and frights that have been self-absorbed pedestrians walking on the screen of their phones. On the other hand, specialists in education and psychology are obliged to devote more time to warn about harmful consequences for society, especially in the treatment corresponds to minors. When a child demands our attention, give a mobile is not the solution.

They should also think the restaurant owner Pazar Food Collective, a fusion restaurant that mixes Turkish food with Mexican, located in the Canterbury (Sidney, Australia).

Attila Yilmaz It has been forced to take this action after suffering some unpleasant experiences in their restaurant. It has therefore not been unceremoniously when prohibit the use of iPads, iPhones and other smartphones within the walls of his restaurant. It's more, Riddle has also affected coloring books, board games and construction sets. The idea is that the family behave like a real family at mealtime: "We must relate to children ', Yilmaz says, which it is a strong advocate of food as a social event.

This measure hopes to return to freedom within their restaurant misbehavior of some parents. In the past Yilmaz came to discover that one of the tables had been vandalized by children without parents say a word. Yilmaz recalled the incident with sadness for the newspaper Herald: "It is very saddening for us, there was no “Oh, we are sorry”, parents just laughed and hid behind they were just children. It is assumed that we are here to clean up the mess, to a certain extent so, but there is something called human decency and respect ".

View this post on Instagram

On @sbsfood tonight catch @maeveomeara as she eats red lentil köfte with us on #foodsafari . SBS 8pm. Or just come in and try it yourself. #foodsafariearth

A post shared by PAZAR Food Collective (@pazarfoodcollective) on

Prohibir los móviles es una tendencia al alza en el mundo de la restauración. La realidad es que estos aparatos dan lugar a un sinnúmero de situaciones poco agradables, por ejemplo:

  • Los restaurantes en zonas de negocios que ofrecen sus menús a los oficinistas que salen del trabajo para comer son extremadamente ruidosos ya que los teléfonos suenan constantemente, hay múltiples comensales alzando la voz para atender las llamadas al mismo tiempo, no se observa un verdadero disfrute de la experiencia ofrecida por el restaurador, etc.
  • En aquellos locales donde se ofrecen espectáculos en vivo, las molestias causadas por los tonos de los móviles son más disruptivas si cabe. Los comensales que tengan un mínimo de decencia y estén disfrutando de las canciones o conciertos se sentirán especialmente molestos con las personas poco empáticas, pero también se decepcionarán con el servicio del local, pues se entiende que el personal del negocio debería velar para que estas situaciones no tuviesen lugar.
  • Cuando la intimidad y un entorno acogedor son los puntos fuertes del salón, es triste ver a parejas de enamorados con sus pantallas pegadas a los móviles. El ambiente del restaurante se degrada ya que se pierde esa esencia de contacto humano que hizo especiales a estos lugares en primer lugar.

Por todo esto no nos extrañan noticias como la del restaurante Bistecca, ubicado también en la ciudad de Sidney. Allí, los visitantes tienen que deshacerse de sus móviles a la entrada. Podrán comer con tranquilidad en el restaurante y, tras el postre, recogerán sus dispositivos a la salida.

Una solución parecida es la que ha adoptado la cadena de restaurantes Frankie and Benny’s, una marca especializada en comidas familiares que se extiende por Reino Unido. En sus emplazamientos, existe una «No Phone Zone Box» o caja de zona sin móviles, donde se espera que los comensales depositen sus terminales. La iniciativa se tomó el pasado mes de noviembre y es una primicia en las Islas Británicas. De momento parece que está funcionando francamente bien.

Otros restaurantes han preferido evitar requisar las pertenencias de los visitantes y en su lugar ofrecen bonificaciones a cambio de desactivar el móvil. Dentro de este grupo tenemos, entre muchos otros, al Contact Bar and Kitchen, también de Sidney. Los especialistas en mercadotecnia opinan que esta es una aproximación al problema mucho más eficiente y respetuosa con la relación entre proveedor y cliente; en definitiva, se salvaguarda la experiencia de usuario y el servicio ofrecido.

Yilmaz comprende totalmente que esta prohibición genera fricción a algunos padres, pero se mantienen en sus trece: «Hay un momento y un lugar para cada cosa, y cuando es un día de cita, lo último que quiero es sentarme al lado de niños con sus iPads en funcionamiento. La gente a menudo se extraña cuando exigimos con firmeza que los niños se comporten, sí queremos niños en el restaurante, y sí nos gustan tus hijos; pero no tanto como te gustan a ti», comentaba Yimaz contrariado.

Algunos padres no han tardado en expresar su descontento. Desde una de las asociaciones de madres local la medida se estima negativamente. Algunos padres emiten su juicios particular: «prohibir los cuadernos de colorear es ir demasiado lejos».

El único aparato electrónico que se libra es la cámara de fotos. Yilmaz acepta su uso siempre y cuando no se moleste al resto de los comensales y se emplee de forma limitada. El Pazar Food Collective no es un escenario para una sesión fotográfica, es un restaurante, pero nadie va a impedir que te lleves un recuerdo de tu paso por allí.

Yilmaz, que tiene dos niños pequeños, confía en que la medida no afecte negativamente al negocio, al fin y al cabo su familia nunca recurre a smartphones o entretenimiento multimedia cuando salen a comer fuera de casa.

No seremos nosotros los que desde este periódico digital alentemos este tipo de iniciativas, pero lo que si que parece necesario en muchas ocasiones es que exista un equilibrio en el uso de la tecnología y un respecto al resto de personas que disfrutan de ese momento.

4.5/5 - (2 votes)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario