fbpx Smiley face

Have I made the right decision in my restaurant?

0

One of the most recurrent concerns that employers, It is if you are deciding correctly at all times. During my lifelong learning as an entrepreneur, I was always aware of the limitation of resources are finite.

Thus, one must be aware that to apply resources to one or another project, a decision amending the future scenario is taken. Not all choices involve an allocation of resources, but always the decision, however small it is, generará una acción que modificará la realidad existente. As in all management, decisions are strung one after another, and of skipping one stage to another, building a new reality.

El proceso de análisis establece dónde estamos y hacia dónde queremos ir, and how we do it, although this path is not always as clear and as simple as it seems. The game of chance It is like a game of chess, but without rules, where the chips have their own life and do not always move the same.

At restaurants cooks sick and not come to work, rain scares us customers summery terraces, "Lady Mayoress" raises taxes to us and we change the closing times, as would Sheldon Cooper (protagonista de Big Bang Theory), "There are millions of different universes and must move within these possible".

If it is difficult to think of more than four moves in chess, what to say in life itself, where we're not even sure of the number of boxes or how the board. And if we're sure when the game starts, a month the council will begin a work at the door of our local, and we will want to hit him a slap-dash, throw all the cards and play a sport like tennis.

Because again and again the question returns. Have I made the right decision in my restaurant?…

How to know if you have made the right choice in our restaurant

However small it may seem, This has never been an easy question. Have I though the price of this wine? Did I do well regardless of Maria or hiring Marcos? Did you hire a Community Manager or arrangement kitchen? And so one after another, sometimes choosing where to put limited resources, other times just choosing the font of the letter, the color of the walls, the type of cuisine or issues that have nothing to do with economic resources. But never gives the same option, because each leads to a different place.

And this without living to know if we are doing the right thing, my guide have always been two parameters.

  1. Is this new reality brings me closer to the goal I want to achieve?
  2. Are you in tune with the vision that I have of my company?

So you have to know where we are going, Y visualize the possible new position before making the move, and I say possible because there is no certainty. Y we only make the move if we think will bring us closer to our goal.

En mi pasado textil, conocí un mayorista en la castiza calle Amparo de Lavapiés, que se dedicaba a los complementos pañuelos, bufandas, collares, etc. El local se llamaba “Buny”, al menos así lo llamábamos, nunca supe si era su nombre ni mucho menos de donde era, aunque creo que de Siria. Nunca vi un precio en sus productos, y siempre me parecía de lo más arbitrario cómo cobraba las cosas. Una vez le pregunté cuál era el criterio con el que actuaba ya que yo veía las negociaciones, incluso participaba alguna vez, pero no lo pillaba, la verdad.

Me dijo: “Muy fácil , aquí entran 40 personas por día más o menos, cada una me tiene que dejar 50 euros de beneficio,( supongamos la cifra, han pasado 30 años ), me da igual si compran 100 unidades o 10.000 (recordemos que era mayorista)”

Su objetivo estaba claro 50 euros por cliente, no hace falta decir que en pocos años se hizo rico. No era un economista ni mucho menos, pero tenía claro dos cosas, cuanta gente entraba y cuánto debía ganarle a cada cliente. Sabía exactamente cuál era la decisión correcta, margen por unidades igual a 50 euros de beneficio.

Tomar decisiones en el ámbito de los restaurantes

Parece a simple vista que este ejemplo es difícil de extrapolar a nuestro sector, pero les puedo asegurar que no lo es tanto. Debemos tener un objetivo claro y tomar decisiones que nos acerquen al mismo.

Por otro lado, hay un componente que nuestro amigo tenía claro, el timing de la decisión, él podía ejecutarlo sin problemas en la negociación porque lo tenía muy aprendido. Pero qué pasa cuando se requiere de análisis previo, y a veces extenso: aquí hay un peligro del que debemos huir y que es bastante frecuente, hablamos de la “Parálisis por Análisis”.

Decidir tarde es terrible, ¿ustedes se imaginan un torero tratando de dar un pase de pecho después de que lo embista el toro? Eso es decidir tarde.

Muchos creen que deben analizar hasta el más mínimo detalle, que nunca tienen suficiente información; como si así eliminaran todos los riesgos cuando decidir tarde es tan malo como decidir mal. ¿Se imaginan vender un postre cuando el cliente ya ha pedido la cuenta y se está poniendo el abrigo?. O ¿tener que hacer un pedido de carne al proveedor cuando el cliente ya está sentado a la mesa, porque usted aún está comparando varias listas de precios? La “Parálisis por Análisis” existe, y no se debe caer jamás en ella.

Debe ser capaz de tomar las decisiones con una información parcial, dependiendo de la importancia de la misma, y no olvidar que la intuición con la que debe complementar es parte de un análisis inconsciente que nada tiene que ver con el azar.

La intuición es parte aplicada de su conocimiento que transita un camino no racional, pero no por ello es menos certero. En ella interviene su experiencia, su aprendizaje, y tal vez el aprendizaje que arrastramos en el ADN tras años de evolución.

A veces la lentitud confunde, buscar en el análisis razones que no aparecen en la primera observación suele llevar, en la mayoría de los casos al error. Por ello mi consejo es que no retrase su decisión, hágala en tiempo y forma, y mídala pensando cuánto más cerca estará la nueva realidad de su objetivo.

Y no permitas que los miedos, las fobias, la envidia, el afecto, la empatía, el ego, la comodidad y otros enemigos íntimos dificulten tus tomas de decisión… pero sobre estos enemigos los trataremos otro día, querido lector.

Rate this post

Sobre el autor

Creador de Benetti y Pecoraro, empresa líder en España en la venta y distribución de productos ítalo-argentinos para restaurantes y Director de Galiffi & Giacomo, empresa de asesoramiento y consultoría empresarial.

Suscríbete

Deja un comentario