fbpx Smiley face

The generation gap in restaurants: the different needs of millennials and boomers in hospitality

0

The Great Resignation that so affects the restaurant sector in the US. THE. and many countries in the world, it is not an isolated phenomenon. It is a consequence of something even greater: a large-scale generational change.

On one side, the boomers have reached retirement age. This frees up a lot of jobs, causing some vertical mobility within the companies themselves, but also a greater offer in the market. In consecuense, workers are in an advantageous position to negotiate their wages and conditions.

On the other hand, the retirement of the oldest also gives way to later generations taking over as cohorts with higher purchasing power. A) Yes, increasingly, millennials and generation Z are in the crosshairs of companies' marketing efforts.

Hospitality is no exception. A recent study published by the National Restaurant Association of the United States highlights the generational gap existing in this segment. In this article we review the five most important points of the report State of the restaurant industry 2022 of the NRA.

1.- Collaborations between client and company

The new restaurants are collaborative. This is one macrotendencia which is imposed by the adoption of the economic model 4.0. Collaborations take the most unlikely forms. One of those that are curdling among the youth are the client-company collaborations, where restaurant users do not see the business as a mere provider of prepared food, but also as a resource when cooking at home.

Restaurants help their customers take their personal recipes to a new level. This fashion has gained traction with the pandemic and has evolved in different ways.

A) Yes, on one hand you have the meal kits, packets of ingredients with which to prepare a specific recipe. The restaurant works as a grocery store with home delivery. For example, a kitchen kit to prepare a stew would be made up of legumes, pastas, meats, sausages, tubers and vegetables, All in perspective; definitely: the ingredients needed to prepare the broth.

Kitchen kits are complete with instructions. However, there are some restaurants that take this business model further and combine the delivery of food with the opportunity to serve a real time cooking class where the dish in question is prepared.

On the other hand, some restaurants sell prepared food that is not meant to be eaten as soon as it arrives at its destination, but it is used for complement another dish that the customer is cooking or to be reheated later, as would happen with pre-cooked food that are sold in a supermarket.

more than 50 % of young people surveyed in the report would consider including these products in their daily lives. He 80 % from millennials and Gen Z would have no qualms about buying a kitchen kit from their favorite restaurant. Instead, only 33 % of the boomers are tempted by such an offer.

2.- Digital sales are the future

Continuing with the comparisons, he 38 % of the elders of 67 years use food delivery apps. In the case of generation Z, This value goes up to 85 %. It's more, young people seek services off-premise empowered; for example: apps restaurant's own mobiles, greater variety of food, lightning fast service, etc.

Un punto sobre el que se hace especial hincapié en el estudio es que millennials y generación Z considerarían expandir los productos que consumen off-premise si la calidad de la comida se mantuviese. De esta forma, indican la necesidad de que restaurantes y demás negocios del sector apuesten por un empaquetado capaz de soportar el tránsito sin que la comida se enfríe o empape, algo harto difícil, pero que parece entrañar un beneficio inexplorado para la hostelería.

Para los consumidores de menor edad, la importancia de los servicios de reparto de comida a domicilio es crucial. El 72 % de los millennials lo consideran esencial, mientras que en la siguiente generación el porcentaje solo baja un 6 %, y probablemente se deba a que muchos de estos jóvenes aún no tienen suficiente poder adquisitivo —la cota superior de esta cohorte se sitúa en los 22 años— como para pedir comida a domicilio con cierta regularidad.

De cara al futuro, los restaurantes tendrán que invertir en delivery y takeaway, si acaso no lo han hecho ya, algo que sería un craso error.

3.- Nuevas formas de comprar, las suscripciones a restaurantes

Los restaurantes no tienen por qué gestionar sus ventas como siempre lo han hecho. Ahora hay nuevas formas de hacer negocio. Entre ellas, las suscripciones al servicio ofrecido por el local y las cuentas prepago.

Las suscripciones son un modelo de negocio muy de moda últimamente. Los jóvenes cuentan con suscripciones a todo tipo de servicios, desde plataformas de retransmisión audiovisual —Twitch para directos, Netflix para series o Spotify para música— hasta contenido relevante —formación o entretenimiento a medida—, pasando por productos como café, ingredientes de exportación, ropa y similares.

Es tan familiar para ellos que el informe de la NRA recoge que a un 80 % de los jóvenes encuestados les encantaría que su restaurante de confianza ofreciese suscripciones. A diferencia, solo el 37 % de los boomers muestran interés por las suscripciones y las cuentas prepago.

4.- Expansión de las opciones para reparto

En EE. UU., la pandemia llegó con una flexibilización de las leyes sobre la venta de alcohol. Así, durante los momentos más duros de la crisis, los consumidores pudieron comprar bebidas espirituosas a domicilio. El éxito de esta metodología ha provocado que algunos estados hayan mantenido estas medidas.

Millennials y generación Z con mayoría de edad aprovechan estos servicios a menudo, mostrando que es posible ampliar los productos que el restaurante ofrece en su carta digital. La exploración de nuevas oportunidades de negocio abre la puerta a capitalizar sobre productos inexplorados hasta el momento. El 58 % de los millennials son receptivos a la idea. Por desgracia, solo el 10 % de los boomers consumirían así por un canal digital.

5.- Pagos con tecnología puntera

A la hora de pagar, todos los consumidores se sienten cómodos con tarjetas de crédito y monederos digitales. No obstante, los más jóvenes apuestan además por la integración de los métodos de pago digitales con los asistentes virtuales de Google o Amazon, por citar algunos. Controlar sus pedidos por voz es mucho más cómodo, rápido y eficiente: las ventajas son claras para el usuario.

Casi el 70 % de los encuestados pertenecientes a la generación Z querrían disponer de esta tecnología en sus restaurantes predilectos. Solo el 26 % de los boomers aprovecharían este avance.

Además, los menores de 45 apreciarían también la presencia de tabletas para autopedido en las mesas. Cualquier app o dispositivo que acelere el paso por los restaurantes es bienvenida. En su lugar, los mayores prefieren tomarse las cosas con más tranquilidad: bueno para ellos, pero no tan conveniente para la tasa de rotación de mesas del restaurante.

5/5 - (4 votes)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario