fbpx Smiley face

The metaphor of liquid hospitality

2

A few days ago I knew the sad news of the death of Zygmunt Bauman to the 91 year old, Polish philosopher and sociologist who has been one of the great thinkers of the twentieth century and which has allowed us to better understand many the revolution that is assuming our era.

Coined the term “liquid currency”, a metaphor that perfectly defines the instability of the current time from a political point of view, economic and social. In a framework in which the institutions no longer have strength and confidence for the population, with a scenario in which everything changes very fast and where people increasingly tend more towards individualism oscillating according to the tendency which marks consumerism.

“Our society has made a mandatory part of disaffection vital occupations” It is what Bauman defined as the end of the era of mutual engagement, something that we constantly appreciate within our sector both in the internal relations of the work teams themselves and in the external ones, pitting them against Customers are becoming more demanding, are more informed, but they are less faithful.

He end of the era of mutual engagement

The liquid nature of the relationship which we live It has radically changed the natural connection between restaurants and customers. The power of the relationship has gone digital networks and has become a brutal form this link.

Hoy es más probable que los clientes conozcan el usuario de Twitter del restaurante que alguno de los nombres de sus empleados, que trasladen una opinión a TripAdvisor frente a manifestársela mirando a la cara al encargado o al cocinero, incluso que un restaurante tenga miles de amigos digitales que jamás lo conocerán, pero quizás esta es la realidad que nos se ha tocado vivir basada en la modernidad líquida de Bauman.

Y en esta realidad cambiante las cosas no perduran mucho tiempo, constantemente asistimos a cierres y nuevas aperturas de restaurantes, sin tiempo prácticamente para asentarse, para darse a conocer o para generar relaciones sólidas con sus comensales. Clientes que cambian de restaurantes en busca de esa nueva experiencia soñada y que se convierten en nómadas que van de un lugar a otro sin establecer el compromiso social que la frecuencia genera.

Dificultades para generar vínculos reales de afectividad

La moda de los restaurantes hace que algunos tengan un éxito muy efímero, durante muy poco tiempo y los grandes clásicos, muchos de ellos ya desaparecidos, tienen enormes dificultades para generar, como antaño, vínculos reales de afectividad con los nuevos clientes.

Vivimos en una realidad precaria, cambiante, inestable, acelerada y en constante proceso de chantaje a los afectos, una realidad que para muchas personas puede ser incomoda y que preferirían que fuera de otra forma. Quizás en esta modernidad líquida estamos asistiendo al fin de los trabajos para toda la vida, de los clientes para toda la vida y por supuesto, de los restaurantes para toda la vida.

“El arte de romper relaciones y salir ileso de ellas supera ampliamente el arte de componer relaciones”, Zygmunt Bauman (Polonia, 1925-2017)

5/5 - (3 votes)

Sobre el autor

CEO de DiegoCoquillat.com y director de la EscuelaDiegoCoquillat.com, profesor, consultor, conferenciante y emprendedor incorregible. Si no lo encuentras por aquí, busca cerca del mar. Pasión por las nuevas tecnologías y los restaurantes…pasión por la vida.

Suscríbete

2 Comments

  1. Diego, que libro recomiendas de la obra de Bauman para leer antes que ningún otro.
    Veo que tiene publicada una obra amplia y me gustaría empezar por aquel que define mejor su teoría sobre el cambio de relaciones entre los consumidores y las marcas.

    Saludos.

    Jesús Alonso Gallo

    • Querido Jesús, aunque no he leído toda su obra, como comentas es bastante extensa, quizás su libro emblema es “Modernidad Líquida”, donde explica en base a su metáfora la realidad actual, sin duda te recomendaría que comenzaras por este. Me encantaría que compartieras con mis lectores tus reflexiones una vez lo leas.

Deja un comentario