fbpx Smiley face

The relationship between restaurants and food delivery companies is cooling

6

Crisis coronavirus It has not only brought a rebound of infected people, but also a rise in consumers who prefer to place an order online of food to your favorite restaurant to be delivered privately and safely to your home, without exposing themselves to the potential risks that lurk in a dining room over which the diner has no control.

Although this situation might seem positive at first sight, because it translates directly into an increase in the volume of business in the restaurant in times that, for this sector, they are proving to be very complicated, reality is another. Many restaurants begin to take a dim view of the enormous dependence they have on home delivery and order and reservation management companies..

companies like Postmates, by Dash, Just Eat, Uber Eats, Deliveroo and the like were built on the premise of wanting to help an economic sector perpetually mired in a situation of high competitiveness and narrow profit margins. An easy industry to dupe with the promise of reaching the masses and getting more customer traffic.

Although there is no doubt that food delivery and order management companies have complied with this part., making visible many restaurants that previously could not project to their potential audience, everything must be said: reaching this point has had a cost.

The cost has been loss of control over customer relationships. Some restaurants can no longer survive without resorting to delivery, so much so that some market analysts predict that the future of restoration is to become wholesale suppliers of ready meals. In this stage, restaurants would be reduced to kitchens (Dark Kitchen) that serve delivery companies, they would be the only ones who would establish contact with the end customer. It may seem like a distant ideation, but it's not that crazy.

During the pandemic, the situation has reached a boiling point. Restaurants felt they were not in control of the situation, and to make matters worse his only way of making cash was to use some of the apps for delivery on the market; apps mobiles that, from the point of view of the entrepreneur, incur huge expenses in fee forms. Sometimes the commissions of the companies of delivery they reach the 40% of the total amount charged to the diner, an inefficiency that cannot be overlooked.

At the height of the crisis, covered by the stipulated social protections, some restaurants decided to close their doors and turn off their stove instead of continuing to deposit money thanks to take-away orders. This is what we have seen in some American newspapers.

En el Pierogi Mountain nunca habían prestado especial atención a las comisiones de Grubhub, la principal compañía de delivery con la que trabajaban. No había porqué, el negocio iba viento en popa, siendo unos de los locales de moda de la ciudad. La popularidad cubría todos los costes. Pero cuando la cuarentena llegó, y con ella las restricciones para los negocios de hostelería, las cosas cambiaron sobremanera. De la noche a la mañana la única fuente de ingresos en el local era el negocio puramente digital que entraba a través de la app. Y con los salones cerrados y el personal en activo en mínimos, Grubhub se había convertido sin quererlo ni beberlo en el mayor gasto del restaurante.

El caso de Charlie Greene y Matt Majesky no es único. Giuseppe Badalamenti, dueño de la gastroneta Chicago Pizza Boss lanzaba el grito al cielo a través de su cuenta personal en Facebook. Las comisiones de Grubhub le dejaban apenas dinero suficiente para pagar los gastos de comida. Lo mismo hacía Spencer Warren, propietario de The Warren en Pittsburg (Pensilvania), en su restaurante con coctelería Grubhub estaba acaparando el 57% de los ingresos. Y desde Albuquerque (Nuevo México), Erin Wade de la cadena de restaurantes especializados en ensaladas Vinaigrette escribía una carta abierta a Matt Maloney, director ejecutivo de Grubhub, exponiendo todo lo que está mal con su compañía:

  • Comisiones abusivas y tarifas planas innecesarias
  • Incapacidad de generar nuevo tráfico de clientes
  • Pérdida del trato humano entre los profesionales de la restauración y el cliente final
  • Creación de webs clónicas con el afán de diluir la imagen digital del restaurante
  • Inclusión de menús en la app sin consentimiento del propietario del restaurante
  • Incapacidad para solucionar los problemas que surgen
  • Control sobre la información y hábitos de consumo de la clientela

El actual malestar deriva en gran medida de las dificultades por las que los propietarios están pasando para mantener a flote los negocios, pero también por la forma en la que las plataformas de delivery se han aprovechado para proponerse como los salvadores de los restaurantes durante la pandemia. Especialmente flagrante es el caso de Grubhub, que ha venido emitiendo una campaña publicitaria a gran escala para darse a conocer entre la población ahora que los pedidos para llevar están en boca de todos, y lo ha hecho mostrándose como el principal aliado de los restaurantes, cuando su modo de operación recuerda, siguiendo las palabras de Erin Wade, a la mafia.

El tiempo dirá hacia donde se inclina la balanza, pero lo que es ya una realidad es que los propietarios de los restaurantes han perdido confianza en las empresas de reparto durante esta pandemia. Como siempre comenta nuestro director, Diego Coquillat, el dato será el activo intangible más importante de los restaurantes en los próximos años, y las empresas de tecnología y de big data lo saben, e intentarán apoderarse de este en el mercado de los restaurantes para convertirse en los grandes líderes del sector.

Rate this post

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

6 Comments

  1. Yo he empezado a hacer reparto a domicilio y la verdad es que algunas aplicaciones son abusivas y lo que veo es que controlan lo beneficios de tu cuenta,además de la opacidad de a la hora de ingresar todos los mese inventan algo nuevo para que vendas más pero son acciones que no nos benefician en nada.

    • Hola Pedro, en estas aplicaciones, para poder empezar a recibir pedidos, tienes que invertir dinero en publicidad para salir más arriba o sin hacer nada te caen pedidos? Tú trabajas tus redes sociales para generar más clientes y los diriges a las apps o también tienes alguna otra forma de vender que no sea con ellas. Has probado a hacer pedidos para recoger en el local a través e alguna app? me podrías recomendar alguna?

      • Llevo 4 años trabajado con el mismo restaurante chino, con moto propia de 125 , ahora han decidido pagarme 1,50 euros el pedido, este lejos o cerca, en 3 horas a veces hago 6 pedidos , podrían ser más pero el chino hace los que están cerca para ahorrarse, en Valencia 2021 , pablo,
        Agradezco que me digan que debo de hacer y si esta bien pagado. Gracias.

Deja un comentario