fbpx Smiley face

Restoration robotics accelerates during the coronavirus crisis

0

Although there are many professionals in the sector who have tried to move forward robotics-based automated restaurants, so far no one has achieved great success that can be referred to as a turning point in the sector.

For now, robotics solutions for restoration are counted on the fingers of the hand, and although the growth in its application does not stop, it's still very slow. Even more so if we put our eyes outside of Southeast Asia or the USA.. UU., because far from there the implantation is much less.

Nevertheless, the hard times that he has brought coronavirus with them they have been a good breeding ground for this type of business. Some recognized brands in the world of organized catering have taken their first step towards the robotization of their chains. Proof of this may be, for example, the pilot project that recently launched Kentucky Fried Chicken in Moscow city (Russia): an establishment where the only human worker is the manager.

It's not the only venue that recently opened its doors with robotic workers. In Toronto (Canada) the restaurant Box’d is another of the standards of robotization in the restaurant sector.

However, the Box’d bet, run by Mohamad Fakih, is peculiar in terms of its proposal. Far from pretending to automate all processes to minimize the number of people working on the premises, its objective is to improve the user experience and customer service in an innovative way.

Thanks to the savings in wages obtained by the local when making use of robots, the business can afford to hire highly qualified staff with the best training so that you receive, guide, feel, recommend and cater to visitors passing through the futuristic establishment. In this way, customers receive a VIP experience at a bargain price.

According to Fakih, The reason no robotic restaurant has achieved great fame in recent years is because, once the curiosity of the visitors is satisfied, these restaurants offer rather poor service. By concentrating on the technical side of the business, they have lost contact with him human value contributed by the staff.

View this post on Instagram

A post shared by Box'd by Paramount (@boxdbyparamount)

Así, en el Box’d sigue habiendo recepcionistas y cocineros. Aunque sus atribuciones han cambiado. Quienes han desaparecido son los camareros.

Cuando un cliente llega al restaurante, es difícil percibir en primera instancia que el restaurante está altamente automatizado. Esta idea comienza a calar cuando las personas que se sientan a comer a la mesa tienen que hacer su pedido. Para comunicar su comanda, los visitantes del Box’d han de emplear una app móvil propia de la casa. Con ella pueden seleccionar los platos que desean que compongan su menú. La carta no es muy extensa, Fakih ha reducido el número de opciones disponibles a las más demandadas para que la interfaz no sea farragosa.

La orden llega a la cocina a de modo telemático, sin que haya interacción entre trabajadores. De esta forma se eliminan desplazamientos y contactos innecesarios, lo cual contribuye tanto a reducir los tiempos de atención (y por ende a mejorar la experiencia de usuario de los comensales) como a observar las normas de distanciamiento social impuestas por la administración durante la pandemia para combatir los casos de COVID-19 en la región.

No es lo único que se logra al automatizar este sencillo proceso a través de la app móvil de Box’d. Al remitir de forma digital el pedido el número de errores humanos que tienen lugar es mucho menor.

Pero la verdadera joya de la automatización en este restaurante no es el sistema de comunicación entre mesas y cocina. Donde de verdad brilla el proyecto de Fakih es cuando la comida, ya preparada y emplatada por los chefs, se introduce en una taquilla automatizada identificada mediante códigos QR.

Esta taquilla permite que la comida llegue de forma rápida a las mesas. Tan pronto como el pedido está listo, varias pantallas distribuidas por el comedor indican que la comida está lista para ser recogida. Es entonces cuando el comensal puede ir con su código QR a recoger sus platos. Acto seguido regresará a su mesa para degustar las delicias que se preparan en este restaurante especializado en productos frescos y comidas saludables con un toque de Oriente Medio.

En cierto modo, la apuesta de Box’d se basa en una evolución lógica de las máquinas expendedoras que vemos a diario en calles, centros comerciales y estaciones de transporte. La única diferencia es que las taquillas del Box’d guardan platos de alta calidad preparadas por chefs expertos, y que el restaurante ofrece un ambiente perfecto, higiénico y seguro para disfrutar de comidas sabrosas y saludables como diversas variedades exóticas de humus, ensaladas libanesas o sirias (fattush y tabbule respectivamente), o mujaddara trufada.

El proyecto, nacido en plena crisis del coronavirus, ha tenido un gran recibimiento incluso entre los trabajadores. Y es que en el Box’d se ha contratado a más personal del que correspondería si no contase con la taquilla robotizada. La clave está en el valor añadido que aporta el personal, que es mayor en el servicio de atención y en la cocina que en las tareas de camarería.

Tal y como se han desarrollado los primeros meses de operación, Fakih está convencido de que Box’d es un nuevo éxito dentro de la línea Paramount Fine Foods. De acuerdo a su visión de negocio, sus únicos competidores son las empresas de reparto domiciliario de comida, y estas están desbordadas con motivo del aumento de pedidos para llevar que ha tenido lugar desde el confinamiento. Parece que el futuro le sonríe.

Rate this post

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario