fbpx Smiley face

Cafeterias served by robots rage in Malaysia

2

With the intention of improve service at peak times day, the owners of several Malaysian Kopitiam (specialized cafes in almost ubiquitous breakfast in Southeast Asia) China has imported from a gang of robotic waiters with those who provide reduce waiting time of its customers in half.

The public response has not been made to wait.

Already popular, Nam Heong Restaurant Ipoh Soho has caused rodeado if arremolinen en sus puertas as moths attracted by a bulb. In addition to the improvement in service, Lui Sung Pong or Goddesses Band (as it has been agreed to call this robotic fleet) it was a Irresistible claim for a population that practically worships robots.

And the Chinese technology gives to talk. An entire advertising feat, the "goddesses" have been christened with names divas and Asian celebrities. Each of these waiters robots, worth nearly 4000 euros, It is scheduled to speak Cantonese and English, although its software supports other 34 languages. Of course, we will not be able to put chitchat with them, both answers as voice commands are canned.

The opinion of the customer and fears of the waiters

The entry of robots in the local has not been free of friction. While the usual restaurant was not opposed to the idea, If you have remarked they expect the use of this technology even extravagant no effect on the prices of the drinks.

Los robots, ligeramente antropomórficos y con carácter femenino y jovial, distan mucho de la animatrónica. Puede que este haya sido uno de los motivos por los que la recepción entre la clientela haya ido como la seda, los diseñadores se han alejado del valle inquietante (la hipótesis sobre robótica expuesta por Mori ) tanto como han podido. Los robots, ejecutados en plástico de color blanco y rojo, disponen de un perfil suave y de una pantalla en la cabeza que les permite expresar «emociones» mediante emoticonos, pero nada que recuerde las expresiones faciales humanas en demasía.

Por otro lado, no es tan bueno el parecer de los camareros, quienes ven cómo sus análogos robóticos son un paso más en el proceso de automatización que aqueja a una industria en permanente búsqueda de una mayor rentabilidad.

Rodando entre las mesas a una velocidad de 60 kilómetros por hora y exigiendo a sus jefes tan solo un trago de energía eléctrica de vez en cuando, Jacklyn Lim, asistente general en gerencia del Nam Heong, se ha apresurado a confirmar que ninguno de los 25 camareros del restaurante será despedidos. Pero sí que han cambiado sus atribuciones. Ya no sirven las mesas, se limitan a tomar los pedidos, limpiar y colocar la comida y la bebida sobre las «diosas» robóticas.

Paulatinamente el mundo ve cómo los robots toman las cocinas y mesas de restaurantes de todo el mundo. La Banda de Diosas se une ahora a P1L y N1C, los primeros robots camareros del mundo, y a los meseros cibernéticos del restaurante Kushuan, entre otros. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que desplacen a los profesionales de carne y hueso?

5/5 - (4 votes)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

2 Comments

Deja un comentario