fbpx Smiley face

The start-ups of food home delivery gaining ground in a market increasingly competitive

0

We are in the midst of a paradigm shift in the pattern of consumption in restaurants and therefore it is logical that there are substantial movements in the business industry composition.

Sales within the local are contracting but the total turnover restaurants do not perceived decline. Revenue previously associated to the segment on-premise They are slowly losing ground to sales online referring to orders to carry, in any modalities (pick-up, take away, home delivery food, etc).

Special mention deserves the field of home delivery food. For the consumer there is nothing more comfortable than receiving a la carte menu, from your favorite restaurant and freshly made, at the door of his house. With just a few clicks this is a reality today, and it represents the acme of user experience for the customer of the restaurant.

Industry professionals know this and why have rushed to provide mobility solutions for their services are not limited to the physical location. The larger operations and draft networks, such as those developed by the flagship brands pizzerias organized restoration Domino’s Pizza, Pizza Hut O Telepizza, may have their own fleet dispatchers. Restaurant managers who do not have such a projection need employ the services of external companies specialized in home delivery food.

Deliveroo, Just Eat, Uber Eats, by Dash and many others struggle to master this new economic scene. They have succeeded to some extent, but now the expansion of its corporate efforts is choking them.

This is due largely to the emergence of a plethora of small companies dedicated to this niche market. They operate locally with better know-how and implementing aggressive innovation strategies. Have discovered that the only way they have to fight the giants of the sector is specializing in a specific geographical area and investing in new ideas that catapult to success.

This emerging trend could point to the current inertia, in which large companies dominate mobility restoration huge spheres of influence, It will be reversed soon. These are not conjectures, there are some indicators that lean in that direction.

Amazon, titán de los procesos de reparto a nivel global, cerró en junio de 2019 su división Amazon Restaurants, especialmente pensada para desplazar empresas de un calibre mucho menor (Grubhub, Doordash, Uber Eats…). El gigante de Jeff Bezos fue incapaz de sobreponerse al conocimiento acumulado por las empresas de reparto domiciliario de comida, sucumbiendo finalmente como Goliat ante David. Un golpe muy duro para Amazon, ya que este mercado está valorado en torno a los 14 000 millones de dólares anuales. Amazon decidió posicionarse en este mercado liderando una ronda de inversión en Deliveroo de más de 500 millones.

El ejemplo propuesto demuestra que una iniciativa de menor entidad pueda asestar un golpe mortal a un gran adversario. Según Michael Carr, un reconocido analista de mercado, las gráficas de sentimiento muestran un claro punto de inflexión en la actualidad. ¿Qué es lo que está pasando?

Por un lado los restaurantes no pueden seguir haciendo frente a las tarifas de las empresas de reparto domiciliario de comida. En algunos casos estas suponen un 30% del importe total, echando por tierra cualquier posibilidad de mantener un margen de beneficio lógico para el negocio. Cuanto más venden más pierden.

Por otra parte algunos propietarios están demostrando que es posible prescindir de estas empresas de reparto y gestionar su propia flota privada de repartidores, obteniendo unos beneficios significativamente mayores.

Aunque la inversión inicial puede asustar a algunos restauradores, la tecnología se ha probado hasta la saciedad. El riesgo es mínimo. Clonar una app móvil de una empresa de reparto domiciliario de comida supone un gasto importante.

Sin duda ingresar casi 300 000 euros en ventas off-premise a través de una app es posible, sin embargo no hay por qué enfrentarse en solitario a un obstáculo de semejantes dimensiones. El profesional de los restaurantes tiene, en esta contienda, muchos socios interesados en colaborar: los propietarios de todos los negocios del sector que operan en la zona. Todos los gerentes de establecimientos donde se sirva comida están interesados en mantener o expandir sus márgenes de beneficio. Prescindir de las esas compañías que se han convertido en intermediarios es una bocado muy apetecible.

Repartir los gastos entre varios restaurantes reduce enormemente el umbral de entrada a esta tecnología, haciendo que el proyecto sea mucho más asequible.

Otro aspecto sobre el que hay que tener el ojo puesto es la aparición de pequeñas empresas de reparto con cuotas mucho más humildes y ajustadas. En EE. UU. comienzan a proliferar a nivel local: Delivery Dudes en Florida, Chomp en Iowa, Nosh en Colorado… Además de ofrecer el mismo servicio a un precio más humano, también localizan sus servicios de forma que resuenen mejor con los clientes.

Y mientras las pequeñas iniciativas comienzan a aparecer por doquier, los gigantes ya dan muestras de debilidad. Solo hay que ver la gráfica del valor en bolsa de Grubhub, que cayó en picado durante 2019.

Rate this post

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario