fbpx Smiley face

Virtual waiting lists and contact traceability, the two urgent demands of restaurant customers

2

The number of cases of infection by SARS-2 keep ascending all over the world, and now Europe is again at the head of the planet with a second autumn wave that puts the restaurant sector in check again.

In order to overcome this difficult situation, hospitality professionals need to have a clear understanding of how to resonate with customers.. Do we know what the needs of potential diners are at these precise moments? There is no room for doubt, one of the main concerns of clients is their health, and in order for them to be encouraged to eat out, it is necessary to ensure that their well-being is not compromised.

Visitors need a minimum of security before you risk eating out. There are several points that the restaurant can attend to to have a good claim in full coronavirus crisis. Recently a study has revealed that two technologies that appeared due to the pandemic and the spring confinement are good business boosters in the current situation; namely: virtual waiting lists and contact traceability.

The virtual waiting lists are a digital addition to apps restaurant mobiles and the reservation and order management tools of associated companies. It is simply a utility that allows the user to know how full a place is and how far it is from the maximum capacity, as well as plan a visit with priority when the place is full and you have to wait for a diner to leave the dining room. One of the first platforms to incorporate virtual waiting lists has been Waitry.

In this way, users of virtual waiting lists do not have to enter the establishment before they are assigned a table, They can make the most of their time doing other tasks or making the most of their leisure, without having to wait inside the restaurant.

On the other hand, the contact traceability It is a very popular technology right now. It is neither more nor less than establish measures to control access, exit and interactions of people who drink in a bar, cafe or restaurant, so that in case of SARS-CoV-2 infection of a visitor, all people who had been exposed to the virus could be treated as soon as possible by the health authorities, minimizing the impact of a potential outbreak.

The first of these technologies can be applied in any digitized restaurant in a very simple way. However, it is somewhat more complicated if the restorer has not yet embraced the new technologies. If that is the case, there is always the option to participate in projects with some online reservation portals for restaurants, that have already included virtual waiting lists, and they are expected to do so soon Google My Business e Instagram.

Por otro lado, la trazabilidad es más costosa. Si no se destinan recursos humanos a la tarea, entonces no queda otra opción sino recurrir a la inteligencia artificial y la instalación de un circuito cerrado de videocámaras con capacidad de reconocimiento facial. La tecnología no es precisamente barata, no está suficientemente desarrollada todavía y puede entrar en conflicto con las leyes de privacidad, especialmente en España, que al formar parte de la estricta Unión Europea, está sujeta a medidas mucho más limitantes que en EE. UU. y otros países de América, más laxos a este respecto.

En cualquier caso, estas dos tecnologías son las más demandadas por los comensales de acuerdo a una encuesta realizada por SevenRooms, una compañía de gestión de reservas para restaurantes especializada en la experiencia de usuario, realizado en comandita con YouGov PLC, analistas de mercado de renombre internacional.

La encuesta, realizada entre consumidores mayores de edad de EE. UU., recoge las percepciones de más de un millar de personas (1237 para ser exactos) y transforma todas las respuestas en una serie de puntos que los restaurantes deben conocer si quieren superar exitosamente todas las dificultades que están teniendo en plena crisis del coronavirus para dinamizar el tráfico de personas que pasan por su local.

En concreto, cabe destacar los siguientes puntos:

  • Un 22% de los comensales quieren eliminar cualquier tipo de espera en el local. Desean llegar y sentarse en su mesa previamente asignada. Entienden que para ello es completamente necesaria la existencia de una lista de espera virtual dinámica.
  • Un 21% de los comensales quieren que sus comidas fuera de casa no signifiquen una pérdida de control sobre las personas con las que entran en contacto. La no interacción sigue siendo la principal herramienta de prevención contra la COVID-19 y por ende la trazabilidad de contactos es un prerrequisito para más de un quinto de los potenciales comensales.
  • Un 17% de los comensales quieren poder consultar la carta y pagar sin necesidad de emplear objetos físicos; es decir, hay que decir adiós a los menús en papel, las bandejas con la cuenta y los lectores de tarjeta entre otros. Los códigos QR, una buena interacción con los monederos virtuales y compatibilidad con la app móvil del restaurante son las principales exigencias, pero un 13% buscan restaurantes 100% contactless.

La encuesta realizada por SevenRooms y colaboradores entre el 31 de julio y el 3 de agosto en EE. UU. también pone de manifiesto algunos supuestos en los que los comensales están predispuestos a compartir su información personal con el restaurador. Estos son:

  • Posibilidad de recibir descuentos, promociones y ofertas para reparto de comida a domicilio
  • Contribución a los esfuerzos de trazabilidad del restaurante y obtención de notificaciones personalizadas relacionadas con la crisis del coronavirus y el restaurante
  • Mejora de la experiencia de usuario a través de la personalización de los servicios ofrecidos

En los dos primeros casos la receptividad de la clientela roza o alcanza el 50% de los participantes en la pesquisa, mientras que a la hora de personalizar el servicio solo el 24% de los usuarios estarían dispuestos a proveer su información personal.

Estos altos índices nos indican que los restaurantes pueden aprovechar las duras condiciones existentes actualmente para expandir las bases de datos de clientes y mejorar la retención y la fidelización de cara al futuro. Como dice el refrán, no hay mal que por bien no venga; en estos tiempos difíciles que nos ha traído el coronavirus, hay que saber ver el lado bueno de las cosas.

Rate this post

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

2 Comments

Deja un comentario