fbpx Smiley face

arrive “legal simpas” the Dine & Dash, or how to pay the restaurant bill without waiting

0

Playing with the last remnants of melted ice cream cake while waiting for the waiters bring the account is one of the most frustrating experiences systematically suffering diners a restaurant. Neither more nor less than a 36% the foodies out and think this way.

Waiting times at restaurants They occur mainly from the arrival of the guest until you take note of your order, since the desired menu points until it is served, among the dishes they are completed and delivered the following, and from the end of the meal until payment is made.

In a recent study by research company International services Market OnePoll, in which it has been consulted 2000 adults and people 300 caterers, They reveal some interesting patterns.

First the wait time since a customer last remnants Slicing dessert and received the account is, average, from nine 9 minutes 57 seconds.

On the other hand, it suggests that he 25% diners shuffled the idea of ​​leaving the premises without pay unless they receive the bill in half an hour after having finished eating. A rude expected of this caliber has in lethal impact on local opinion about acquiring the user and is understood almost as an offense, seeing that the facility staff does not value time customers.

In fact, despite popular belief, most of the simpas They are unpremeditated. While existence of organized mafias and groups of repeat guests they do not show any shame to take advantage of a particularly vulnerable business to escaqueos is unquestionable, We also heard occasionally understandable stories.

One of the most talked about in recent times has been that of a group of friends, unable to pay by card, they had to go find an ATM. During the search they realized that if not caught the train out would soon be dumped in a town that was not hers. They ended up paying the restaurant manager a few days, providing a little extra and a written apology.

In a discussion thread Yelp entitled 'Stories simpas and how to make them "shows that many of the experiences back to crazy days of adolescence, at moments when the person was not using their full mental faculties or when the restaurant service was insulting or inattentive.

El estudio encargado por Barclaycard también pone de manifiesto que una de cada 20 comidas acaba impagada. Algunos profesionales del sector han indicado que los resultados podrían estar sesgados. Un usuario anónimo apunta que la incidencia de los simpas en su negocio se acerca más al 0.1%.

Así pues, las estadísticas ofrecidas por OnePoll han de ser tomadas con pinzas por el posible conflicto de intereses, pues los fondos para la ejecución del estudio proceden de Barclaycard, empresa con expectaciones de mejorar la experiencia del usuario y reducir el tiempo de espera en restaurantes mediante el uso de «pagos invisibles».

Esto se consigue gracias a un terminal punto de venta electrónico (ePOS) patentado por la compañía que, al trabajar en comandita con la app móvil Dine & Dash (literalmente, simpa en inglés).

Los restaurantes que se decanten por este sistema (solicitado por un 38% de los usuarios y con el visto bueno de un 67% de los propietarios de los negocios), colocan un pequeño terminal o tótem en cada mesa. Este dispositivo cuenta con un código de luces de colores que muestra a los usuarios el estado en el que se encuentra la transacción.

Cuando los comensales se registran en el sistema, la luz emite un destello a modo de confirmación. Desde ese momento los diferentes pedidos se van anotando en la memoria de la app. Al terminar la comida el usuario puede irse sin más preocupación. El importe correspondiente a los servicios otorgados se facturará directamente a los fondos existentes en la aplicación. El pago se ejecuta en base a un sensor de proximidad que detecta cuándo se alejan los clientes.

Entre las opciones disponibles se encuentra la posibilidad de repartir la cuenta, añadir una propina o usar un código promocional.

La app Dine & Dash se ha empezado a usar en el restaurante Prezzo (una franquicia de comida italiana con más de 250 establecimientos repartidos por Reino Unido) de la avenida Saint Martins en Londres el día 13 de marzo. Bajo el nombre Dine & Dash Event, el estreno de la iniciativa de instauración de nuevos métodos de pago en la restauración ha sido todo un éxito, pues las entradas se esfumaron en un abrir y cerrar de ojos. Si atendemos a los datos de OpenPoll, no debiera extrañarnos, dado que un 55% de los usuarios de restaurantes preferirían no recibir ningún tipo de factura física.

En oposición a métodos más frontales como el escarnio de los morosos en las redes sociales, como hacía el One Place de Mansfield (Texas), tácticas subrepticias como el acercamiento del personal para intentar hacer sentir culpable al comensal preventivamente; o disponer de un empleado a la salida del local encargado de la vigilancia y la publicitación del establecimiento; el uso de nuevos métodos de pago para reducir el número de simpas tiene un gran futuro por su bajo precio, capacidad de mejorar la experiencia del usuario y minimizar los tiempos de espera en los restaurantes.

Terminar el postre y salir del local sin sacar la cartera siquiera parece toda una comodidad. Solo falta ver si estos terminales punto de venta electrónicos se extienden y hacen que nuestras comidas fuera de casa sean menos frustrantes.

5/5 - (2 votes)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario