fbpx Smiley face

The new kiosks with facial recognition autopedido offer personalized recommendations to recurring customers

0

A new fast food restaurant specializing in burgers and located Oviedo keeps a jealous scrutiny of diners visiting the local using a facial recognition system which at first glance is invisible to the user.

It seems like science fiction, but the reality is that's going on there and now. However, Asturian can rest assured, far from being a ovetense hamburguesería the BurgerFi It is located in the homonymous town situated in Florida (OF. UU.).

and we moved the privacy concerns of citizens Southeast US. Some of which, we advance, They are not happy.

Biometrics and facial recognition technologies are booming in all sectors. And as usual, the catering industry will be no exception.

This does not mean that is free from criticism. It is a delicate time to develop and implement these innovations for restaurants, especially when taking into account public letter signed by 3100 Google employees asking to Sundar Pichai to abandon the Maven project, focused on creating military use drones capable of interpreting video and identify people and objects by AI and machine learning deep.

Although possible applications may scare off some and frightening others, many other companies like Facebook, Amazon or Apple already use these technologies extensively; that is to say, They do not put many buts. In the end, knives used to cut meat, but misused can kill. The same applies to any other invention, For this reason the limitations should be imposed on the mode of use, not in the concept itself.

BurgerFi is a franchise small, with 106 Local today, but they have a clear business model and raring to grow. That's why they have shown no hesitancy to adopt the technology.

Customers who have gone through the local Stone Hill Plaza (Oviedo) and they have been participants in the pilot. The hamburgers gourmet high quality, hallmark chain, are now in the background.

View this post on Instagram

A post shared by BURGERFI (@burgerfi)

La comidilla entre los corrillos que se forman en torno a las mesas y en los pasillos del local son los kioscos de autopedido dotados de un sistema de reconocimiento facial que identifica a los comensales que ya han visitado el establecimiento con anterioridad y les presenta en pantalla una serie de recomendaciones personalizadas basadas en su historial de consumiciones.

Con esta novedad se espera amortizar más rápidamente la inversión que supone este tipo de mobiliario electrónico en los restaurantes de comida rápida. El nuevo kiosco de autopedido acelera cada comanda evitando que un gran número de usuarios tengan que navegar por todo el menú para elegir los artículos que desean recibir en su bandeja. El tiempo de espera para que el siguiente pedido sea ejecutado se minimiza también gracias a la ausencia de errores que haya que corregir.

En cualquier caso el método no es perfecto: hay que contar con la clientela que prefiere ir degustando las diversas opciones existentes en el local. Y en el BurgerFi, con sus hamburguesas de autor, no son pocos.

Es innegable que los tiempos entre pedidos se han reducido, y que un mismo kiosco puede dar abasto a una mayor cantidad de clientes sin que estos lleguen a formar colas.

Los primeros detractores de la idea no se han hecho esperar, eso también es innegable. Y su desagrado se basa en las inquietudes en materia de privacidad que suscitan estos dispositivos y que ya mencionábamos al principio.

Caleb Hayward, un ciudadano de Oviedo es uno de ellos. Durante la visita de la televisión local WFTV 9, expresó su consternación de la siguiente manera: «Elegiría no usarlo. Sí, creo que no deberían tenerlo».

Por suerte para BurgerFi, Caleb es solo una de las personas que conforman la extensa clientela con la que cuentan en local de Stone Hill Plaza. Una clientela que ha crecido de forma notable durante las primeras semanas de funcionamiento por el simple hecho de contar con esta tecnología, hasta ahora inaudita para muchos.

Y es que un gran número de curiosos se acercan a la hamburguesería para ver con sus propios ojos el aparato que solo conocían, seguramente, por haber escuchado comentarios de allegados o rumores en el aire.

Además, desde gerencia aseguran que no hay qué temer. Aunque el panel nos observe, los datos quedan entre él y el usuario. Daryl Bauer, el propietario, se atrevía incluso a bromear respecto al tema: «Hay una advertencia expresa informando de que no usamos la información de forma alguna. O sea, ya sabes, no la estamos vendiendo en la dark web».

Tal vez no haya conexión con la dark web, pero sí que resulta una auténtica caja de Pandora.

Los kioscos de autopedido han dado mucho que hablar durante la segunda mitad de 2018, principalmente por la adopción masiva que está llevando a cabo McDonald’s con ellos, la cual, a ojos de algunos trabajadores mal pagados, es solo un intento de deshacerse de ellos y automatizar aún más un subsector que depende fuertemente de la tecnología y que cada día prescinde más de los trabajadores humanos.

Así pues, existiendo margen para aumentar la eficiencia en los procesos que tienen lugar en las hamburgueserías, es solo cuestión de tiempo que la exitosa prueba de campo del BurgerFi trascienda no solo las paredes del restaurante de Oviedo, sino las fronteras imaginarias que separan franquicias.

5/5 - (1 vote)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario