fbpx Smiley face

Restaurants should take care of all the senses driving enjoyment

3

In his latest book, Daniel Balmaceda He expressed his total ignorance about the act of cooking, Nevertheless, recognized his excitement for gastronomy and fine dining, “I am not an expert, I'm a fan”, this important Argentine journalist sentenced.

Balmaceda is not the only I bigoted for gastronomy, this figure has become so commonplace lately that even the teacher Oscar Carrion He has coined a term to refer to them when he talks about the “Gstro-Firdos”.

How do we get excited in a restaurant?

In other articles published in this newspaper I have already talked about excite the importance of our customers. For it, we should ask ourselves if the restaurant was the ideal place to carry out our work scenario. Confirm whether it met the scenery conducive, It is the right environment to convey our representation to ensure that all guests enjoy the experience.

Maybe we go into a local remembering a critical, perhaps the recommendation of a friend, all without noticing too much in the environment that we will. But there are a series of invisible friends who will condition our experience through the senses.

For example, a fire at the entrance of a local, either a grill or a clay oven, It is an accurate crush our genetic and ancestral memory. The same fire that protected the caves of entries animals and cold in caves. When we are going to enter a restaurant with that design, We build trust and safety, It is how to get to retreat after a long day of hiking.

When a kitchen is in sight the visual impact builds confidence, and the subliminal message is clear, "Here we do things right, and you can see ".

When we immerse ourselves in the local, the different messages we receive condition our experience. The illumination is a determining factor is not always maintained, most have not had a professional design. We see very few places where light creates the atmosphere in tune with the emotion that seeks to define the establishment: luxurious, intimate, funny, surprising, etc. There are few restaurants that have well resolved illumination.

The letters are also part of the visual message, but not dwell on them today, only say that images and design have a big impact. In any case, If you want to inquire on your own in the matter, in this newspaper you will find several articles about.

There are other sensitive issues and that people do not dare to comment as fragrances and odor. Beautiful premises have been restored in central areas of our cities in an arduous and onerous mission, that does not always eliminate certain odors. It is much easier to dispense with certain chemical cleaning products and air fresheners pollute our gustatory experience.

Some perfumes employees, although very nice, They may also interfere this time. I must admit that people belonging to the world of wine is the one who suffers most, even able to detect a musty baize many meters away.

Mención especial merece en este punto la protestada Ley Antitabaco del año 2011. Muchos vaticinaron la muerte de la restauración y lo cierto y verdad es que invitó a otros muchos que se habían alejado a volver a los restaurantes, y hoy todos disfrutamos de una experiencia más plena y satisfactoria. La pregunta que me hago es ¿cómo se ha tardado tanto en legislar? Hoy incluso nos parece mentira que hasta hace poco tuviéramos que comer al lado de gente fumando.

Pero volviendo al tema en cuestión, también existen otros aromas agradables y envolventes, uno de mis favoritos es el del pan recién horneado.

El tacto, la textura y la temperatura

Muchas cocinas tienen una relación directa con la textura en la elaboración de sus platos. Las técnicas más vanguardistas buscan combinar elementos con diferentes temperaturas y texturas generando contrastes muy interesantes.

La temperatura ambiente de un restaurante es tan importante como la del vino, ambas deben ser las adecuadas. Acabo de volver de Argentina y en muchos de sus restaurantes hay que entrar con un abrigo cuando en la calle hace 25 grados centígrados, además de una gran irresponsabilidad con el planeta y el cambio climático, es francamente desagradable. Es algo que sucede en muchos lugares del mundo.

El tacto juega también un importante rol con los cubiertos, servilletas, manteles y por supuesto con las copas. Las copas son un tema muy sensible. Tal vez los austriacos de la empresa Riedel sean la máxima expresión de la sofisticación. Rober Parker dice: “son las mejores copas tanto para el uso técnico como para el disfrute” y “el efecto sobre el vino de calidad es profundo”.

Siendo básicamente un fabricante de cristal, defiende la idea de que cada vino según sus características merece ser servido en una copa diferente, con especial cuidado del cristal y las formas. El diseño de la copa determina como se oxigena en la fase olfativa del vino, pero también determinará como se depositará sobre la lengua y las papilas gustativas potenciando sus características y su singularidad.

Las papilas no están distribuidas de una manera homogénea y los receptores de los sabores básicos están cada uno en distintas zonas de la lengua, por eso según Riedel, cada vino merece una forma diferente de beberse para mostrarse en su máxima expresión, y admitámoslo, tienen razón, y eso lo sabemos todos los que hemos catado el mismo vino en diferentes copas.

No me olvido del sonido. Hay locales con una acústica terrorífica y este apartado se debe cuidar. Todos hemos estado alguna vez en un restaurante donde el sonido ambiente no te permite ni hablar con quien está a tu lado. Para mí son locales de una sola visita.

La música, si la hay, también merece un diseño dentro de la instalación así como cuidado profesional para evitar volumen excesivo o una mala distribución de los decibelios. A esto hay que agregar que la selección de los géneros musicales debe estar en sintonía con el local y con su emoción.

La música, si la hay, también merece del diseño de la instalación y cuidado profesional , para evitar volumen excesivo o una mala distribución de los decibelios. A esto hay que agregar que la selección de los géneros musicales debe estar en sintonía con el local y con su emoción.

El polémico tema de los niños merece una mención, creo que son los padres quienes conocen a sus hijos y deben saber si pueden o no comportarse en un restaurante. Hay niños que pueden ir a cualquier sitio y otros más difíciles de adaptar a una experiencia gastronómica. Es demasiado injusto pedir que sea el restaurante el que intervenga en esta decisión y también es injusto enturbiar la experiencia ajena.

Sé que algunos de los comentarios vertidos en este artículo no van a ser la mejor forma de conseguir un club de fans, pero nuestro compromiso con la gastronomía y el placer de disfrutar ese momento nos obliga a sincerarnos, y es que sólo es posible que la experiencia sea inolvidable y placentera cuando todo el entorno nos ayuda a disfrutarla.

5/5 - (1 vote)

Sobre el autor

Creador de Benetti y Pecoraro, empresa líder en España en la venta y distribución de productos ítalo-argentinos para restaurantes y Director de Galiffi & Giacomo, empresa de asesoramiento y consultoría empresarial.

Suscríbete

3 Comments

    • Muchas gracias Gabriela, le trasladamos tu comentario a Oscar Pirrone que es el autor de este artículo. Intentamos aportar nuestro granito de arena a la mejora del sector de la hostelería. Nos vemos por aquí.

Deja un comentario