fbpx Smiley face

Waiters robots endanger the minibar service hotels

0

The robotics it could wipe out some of the elements related to food in the catering and hotel sector.

If all goes well, It would be the case of mini-bars that appear in many hotel chains high level. With the advent of automation using robotic solutions, refrigerators traditional small have their days numbered.

Instead it would have robotic vending machines, that would not be limited to serving simple drinks, but also they have the ability to prepare cocktails complexes where in addition to fruit juices spirits be used, sweet confections, spices and preparation techniques advanced.

This level of automation is currently getting in vending machines last generation robotized thanks to the use of articulated arms, smart kitchen equipment and software versatile, often it based on AI or machine learning.

Thus there are already models on the market that give the possibility to passersby to enjoy artisan french bread, drinking a freshly brewed coffee top quality or enjoy a select tea. Cocktails and alcoholic beverages will be no exception.

In the field of restoration applied to the hospitality industry, Savioke It is a company that is already providing industry professionals with robots rushing assistants work distribution within the facility.

a system of food distribution is well implemented within the building. And the benefits of the contraption not refer only to the improved user experience they perceive those who stay at the hotel. Responsible for business reduce the chances of theft, which they have much impact in mini-bars.

Spurred turnover is as well. This is because thanks to the automated distribution via robots, guests can shop conveniently from any room of the items available in the shop of the hotel or restaurant. Every whim of customers are satisfied, and this results in an increase in the economic performance of the business, and a amortization best stays busy by visitors.

The Relay model produced in Savioke can run all day. Deliveries take less than five minutes, and service applicants do not have to give any tip, which would be usual with staff in the area where they operate (California, OF. UU.).

But Relay is not the only model robotics restoration that has carved a niche in hotels. In the chain Aloft Hotels They have re program:fuel, a refreshment point for a robotic fleet composed automata. The Botlr are machines capable of meeting customer demands. Within its powers all those tasks required to carry snacks are listed, drinks and menus complete from the collection point to the chamber where hosts who have made the request.

Para las grandes franquicias hoteleras resulta evidente que el minibar ya no tiene lugar en pleno siglo XXI. Cristelle Pigeat, directora ejecutiva y vicepresidenta de ventas y marketing para Mobile Simple, indica que en la restauración y la hostelería, «industrias fundadas sobre la interacción humana y la personalización, tanto la innovación como la tecnología han contribuido profundamente a mejorar la experiencia de los huéspedes y aumentar la eficiencia del personal.

Resulta evidente que estos negocios desean incorporar los robots en su operación, como por ejemplo para automatizar las labores de un recepcionista. No obstante, es improbable que reemplace todos los puestos de trabajo, más bien será un magnífico complemento para las tareas repetitivas y mecánicas».

Otros profesionales con amplia trayectoria en el sector no lo tienen tan claro. Pierre Agrario, vicepresidente de contabilidad general y gestión de cuentas de Bartech, duda que los minibares vayan a desaparecer con la llegada de la robótica para restauración.

No obstante, Agrario guarda un sitio también para los robots. En la visión de Bartech, los robots se encargarían de la tarea de reposición, liberando al personal de cámara de comprobaciones que consumen ingentes cantidades de tiempo.

Así, descubrir qué botellas se han consumido, cuáles se han usado sin llegar a terminarse, extraer los recipientes del refrigerador, traer desde la despensa nuevas botellas y emitir una solicitud de compra para aquellas que estén agotadas serían labores que desempeñaría un autómata especializado en tareas de mantenimiento de los servicios en las cámaras.

Desde Bartech se sienten reticentes a cualquier otro avance de la robótica en relación al consumo de alimentos desde las habitaciones. Según un análisis interno realizado con datos propios, el consumo extraordinario de bebidas y comida se realiza de forma impulsiva. Cualquier fricción que se dé en ese instante en el que emerge el antojo en el consumidor provocará un posible cambio de parecer. Dado que la robótica aún no es una solución generalizada en este tipo de casos, es previsible que el desconocimiento que se tiene sobre el funcionamiento del sistema pudiera echar por tierra esas suculentas ventas adicionales.

Los desarrolladores de Botlr no podrían estar menos de acuerdo. Su sistema se gestiona desde una aplicación móvil sencilla e intuitiva. Para el cliente usar el servicio prestado por los robots no es diferente a realizar un pedido online desde cualquiera de las apps móviles que utilizan habitualmente.

La realidad existente en los hoteles Aloft, donde los visitantes están encantados con los robots, no hace sino confirmar su visión. Gracias a los autómatas, los huéspedes no se sienten juzgados a altas horas de la madrugada cuando piden platos para comer encamados. Además, los robots señalizan su llegada a través de la aplicación, de modo que toda la transacción se realiza de la forma más cómoda posible para el solicitante.

En cualquier caso, si la robótica sigue evolucionando a este ritmo, es evidente que los minibares del futuro, si es que existen, ya no se gestionarán del mismo modo que antaño, y ello supondrá un avance tanto para los gerentes como para los consumidores.

Rate this post

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario