fbpx Smiley face

McDonald’s leads the fight against plastic and for more sustainable restaurants with Better McDonald’s

0

The human overpopulation has put us at a terrible crossroads. Since the seventies we consume more resources than the planet can regenerate naturally, and pace with demand materials to Earth merely accelerated.

Acidification of the oceans, anthropogenic climate change, loss of nutritional value of crops, soil pollution, water pollution and many other pernicious phenomena to the natural environment and health of people, have their an unsustainable rise in human population.

Scientists have already pointed out that the rise of SARS-2, the happy coronavirus that keeps the planet in the bud, is due in part to the imbalance between the natural environment and humans. The virus, probably from pangolins or wild bats, it would not have had the opportunity to reach us if it had not been for the fact that we ourselves have broken into the habitats of these animals with our extractive mentality of the environment.

While we agree to act on the true origin of the problem, in the process breaking political taboos and social marked with fire in our being, there is only the possibility of establishing many remedial measures as possible. This is the only way we can maintain our standard of living without unacceptable sacrifices.

The message of concern that begins to permeate the population, especially among younger (they are the ones who will face tougher times), now it extends to businesses, they can no longer leave unanswered prayers consumers. McDonald’s have listened loud and clear to the requests of your target audience, and so the famous hamburger chain is studying, a serious and meticulous, put an end to the use of plastics in their establishments.

With experience Better McDonald’s that the leader of the fast food segment has put into operation in some of its restaurants in Germany, McDonald’s claims greater sustainability in restoration, and does so with a good example, eliminating all local plastics involved in the initiative.

A) Yes, containers for hamburgers stop plastic foams using high density to use a much less glamorous materials, but also more environmentally friendly. The new kits are made pressed grass, a material that offers similar mechanical properties and better preserved potatoes fresh from the fryer and steaks still smoldering. Of course, the pressed grass offers no challenge during decomposition, It can be used as compost since detritófagos microorganisms convert this material interesting composted in record time.

Disposable straws, being worldwide ban, already in force in the European Union, Better they are replaced in McDonald's Stores for paper straws. Although growing trees for pulp has a negligible impact on our landscape (see the destruction caused by eucalyptus in Galicia and Asturias), recycling purposes are superior to plastic. Better still are reusable steel straws, which they are undoubtedly the future that awaits this culinary gadget.

El papel hizo acto de presencia también en las bolsas de papel en las que se entregaban los McNuggets, quedaba en el olvido el cartón encerado que se usa habitualmente. Y la mostaza, kétchup, mayonesa y diversas salsas que la gran eme ofrece gratuitamente para condimentar las hamburguesas se dejaron de servir en bolsitas de plástico individuales para entregarse en recipientes comestibles hechos con masa para gofres, suficientemente resistentes e impermeables como para contener los líquidos durante una prolongada comida.

Los Better McDonald’s Stores que funcionaron por un breve periodo de tiempo en Alemania a modo de prueba preliminar demuestran que un restaurantes sostenible libre de plásticos no es una imposibilidad técnica, y que implementar medidas ecorresponsables en la industria es ya solo cuestión de voluntad. Por supuesto, como ocurre en toda gran operación de restauración organizada, la cuestión económica está sobre la mesa.

Para McDonald’s, la experiencia, diseñada con claros fines mediáticos, sirvió también para recopilar valiosa información sobre las necesidades y expectativas de los consumidores modernos, así como para recaudar impresiones acerca de las diferentes soluciones alternativas empleadas en materia de envasado, empaquetado y precintado.

Un paso que desde un punto empresarial es necesario, ya que el consumidor no siempre está preparado para hacer los pequeños sacrificios que van de la mano con una mayor sostenibilidad en los restaurantes. Recordemos que cuando McDonald’s retiró las pajitas de plástico en Reino Unido, la población se organizó para pedir que regresaran. Más de 53 000 personas firmaron tal petición.

Desde la oficina de sostenibilidad de McDonald’s en Alemania saben perfectamente que no tienen sustitutos perfectos para los objetos de plástico que se usan de forma cotidiana en los establecimientos de la cadena. Por eso toda la información extraída de este proyecto piloto será de gran ayuda a la hora de evaluar qué medidas imperfectas causan las menores inconveniencias en los clientes de McDonald’s.

Un acuerdo intermedio entre la comodidad del usuario y las necesidades del planeta que, con el egoísmo consumista imperante hoy en día, es digno de profundo elogio. Otras marcas de comida rápida como Dunkin’ Donuts han sido menos atrevidas, abandonando de forma temprana los esfuerzos de I+D+i en los que se hallaban sumergidos al no poder encontrar una solución suficientemente buena al problema del plástico.

Y es que nuestra dependencia actual del plástico no es anecdótica o fruto de la fortuna. Esta familia de materiales presenta unas propiedades increíbles, pero su durabilidad y resistencia al deterioro no solo lo convierten en uno de nuestros mayores aliados, sino también en un problema logístico de dimensiones colosales.

En la actualidad es evidente que la lucha contra el plástico ha de combatirse en todos los frentes abiertos. Disminuir su utilización en aplicaciones en las que no es estrictamente necesario es un paso adelante, igual que lo es reducir el consumo de elementos desechables, sean cuales sean los materiales con los que estos están fabricados.

Cuáles son las medidas que acabarán imponiéndose es algo difícil de predecir, aunque la radicalidad de las mismas tendrá mucho que ver con la severidad de los fenómenos climatológicos adversos anómalos que la población sufra en años venideros. En caso de que las sequías, oleadas de calor y precipitaciones extremas sean graves, las iniciativas que hemos visto el pasado verano en las Better McDonald’s Stores sin duda se quedarán cortas y la sociedad abogará por medidas anticonsumo mucho más profundas.

Rate this post

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario