fbpx Smiley face

Dishes from the best chefs served in the car: expanding the boundaries of the drive-thru

0

It was in 2019, the restaurant chain Chipotle the one that got down to work to adapt its operating model to an emerging trend: the drive-thrus. What they did not know is that the timid growth they observed in that year due to the pull of the options of delivery and food delivery at home would become shortly after is a revolution for the sector.

Although Chipotle was the first company to express interest, with the arrival of the coronavirus crisis the volume of business associated with car lanes has increased around 50 percent so far this year. This is due to the need for rapid adaptation to very volatile circumstances where the performance of the hospitality business is in question due to the reluctance of the consumers themselves and the limitations imposed by governments.

The capacity limitations within the premises have been tried to alleviate by expanding the terraces and reusing unused spaces such as the outside sidewalk of the establishment or the parking lot. In this way the curbside pickup or pick up off the premises, and the drive-thrus, either proper or improvised.

Burger King, McDonald’s, Taco Bell and other organized restaurant brands dedicated to the fast and casual food niche have joined this trend. While some franchises explore how to offer the service without incurring large expenses, others plan to open new stores with drive-thru multilane, or join in an architectural reform of the exteriors as has happened with the "Restaurants of tomorrow" of the hamburger chain that opens the paragraph.

What seemed to be a consensus so far is that the possibility of implementing this system of delivery drivers was restricted to restaurants operating in the fast food niches, casual and hybrid fast-casual.

Nothing is further from reality. Just popped up in Los Angeles (California, OF. UU.) a new initiative that aims to break with this preconception. A barrier that, once i fall, will allow any restaurant that wishes to join the business drive-thru.

The proposal in question is a collaboration between Losers, a major partner technology for restaurant reservation management in the US, Y 10 famous chefs of the angelina city. Its celebration took place last October, during the third weekend of the month, and was a great success among the citizens of the great Californian city, who for a long time had not had such a safe opportunity to enjoy dishes gourmet.

La crisis del coronavirus ha dificultado la vida en la ciudad costera de California en los últimos meses. Tras el verano, el ritmo de contagios ascendió vertiginosamente, y los malos recuerdos de la oleada primaveral se hicieron patentes de nuevo. El consumo en los negocios de restauración decayó de nuevo sin necesidad de que el gobernador estatal, Arnold Schwarzenegger, tuviese que dirigirse a la población. Las pérdidas para este gremio se estiman ya en 120 millardos de dólares.

Con la sombra de los cierres pendiendo sobre ellos, los restauradores no tardaron en recomponerse e idear formas en las que sobreponerse a los nuevos hábitos de consumo que imperaban.

En este sentido, Resy ha sido una gran ayuda para los chefs, pues ha servido como plataforma para lanzar un proyecto mucho más grande. Esto, a su vez, ha permitido que el alcance de la iniciativa sea sustancialmente mayor: American Express ha financiado la prueba piloto con vistas a su posible explotación comercial en el futuro cercano. A cambio, los cocineros de renombre participantes han convenido con los responsables de la app móvil de gestión de reservas que el evento llevase el nombre de Resy Drive Thru.

El evento fue sencillo. Se celebró durante dos noches en los exteriores del Hollywood Palladium. Allí el drive-thru improvisado con el dinero aportado por la entidad financiera y traído a la realidad de la mano de los organizadores de Resy, ofreció la degustación de un menú de 10 platos firmados por chefs como Nancy Silverton, que con su cordero especiado con tzatziki griego se ganó el cariño de los comensales.

Los asistentes recibieron en su vehículo una bandeja con la comida. El precio por comensal fue de 95 dólares, y entre otros platos maravillosos pudieron disfrutar de un pequeño sándwich de mortadela artesanal con fondue de manzana trufada (cortesía de la cocina del Jon & Vinny’s) o una tarta de caramelo y ganache aderezada con té verde Hojicha (creación del restaurante japonés Konbi).

Todos los cocineros participantes diseñaron sus platos expresamente para el Resy Drive Thru. La idea era traer la comida de lujo de sus exitosos restaurantes a un entorno que, si bien no destilaba el mismo estilo, no tenía por qué comprometer la presencia, sabor y experiencia de un plato de diseño.

Curtis Stone, uno de los chefs participantes, incide en la complejidad que subyace al evento. Según sus palabras «hacer [un drive-thru]desde una perspectiva gourmet es desafiante pero te permite ser creativo». La dificultad de llevar estos platos al delivery es sin duda elevada, las palabras de Curtis cobran mayor peso si entendemos que es un experto en desafíos.

Además de chef, Curtis Stone es propietario de dos restaurantes en Los Ángeles, el Gwen y el Maude. Maude cerró con pérdidas hace unos meses debido a la crisis del coronavirus, pero Curtis ha sido capaz de sobreponerse y conservar a toda la plantilla rediseñando el modo de operación del Gwen. Además de adosar una carnicería al restaurante especializado en carnes de alta calidad, está estudiando cómo implementar un drive-thru en su propio restaurante después de ver cómo un restaurante competidor de su zona despegaba hacia el éxito al erigir un carril para servicio a conductores que atendía unos 120 coches diarios.

La experiencia acumulada con Resy Drive Thru le será, sin duda alguna, de gran ayuda. El resto de restauradores puede aprender de este caso de éxito que los menús, independientemente de cuáles sean, no están reñidos de forma inherente con el modelo de negocio para drive-thru. Hay mucho negocio que captar, y lo único que nos separa de capitalizar sobre él son las dificultades particulares que puedan emerger durante la instalación del servicio y sobre las que habría que trabajar caso a caso si acaso llegasen a aparecer.

Rate this post

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario