fbpx Smiley face

San Francisco fills its restaurants robots

0

San Francisco has become the world center robotics restoration. The city is again birthplace of another wave of transformative technology, As expected given the proximity of Silicon Valley, locality that influences significantly in the future of the city.

The robots are present in the Californian city not only in technological development centers, universities and engineering schools. Catering establishments and some companies food home delivery are already making use of the most advanced models.

Food mixers They are more common than one might think at first. Many times, PLCs are hidden in the back of the restaurant, out of sight consumer, which can mislead.

One of the few exceptions to this fact is the Creator, a restaurant in vogue in the city that has a robotic chef. This is one of the first hamburgueserías everyone who has dared to try their luck with robotics for restoration. There, the machine is responsible for preparing hamburgers according to preprogrammed recipe.

The owner of the highlights low operating, which in turn translates the customer notice a final amount greatly reduced, while unprocessed ingredients and the resulting hamburger are much higher those of the big fast food chains. For about 5 € visitors can taste a hamburger comparable to segment gourmet.

coffee X It is another local who use robots as claim. Upon entering the home, the client will see a robotic arm after a cylindrical case. The machine prepares cafeteria there products have on the order list, and the customer picks up as soon as the controller leaves on the table.

Most models robotics to restore meet very specific tasks. In addition to assemble burgers and coffee, there are models on the market that baked pizzas, They make smoothies, mixed salads or knead bread.

Many of the robots to be used in the near future in the catering sector are intended to work closely with human workers. It is what has been agreed to call cobótica the collaborative robotics. While the PLC strives to complete simple or repetitive tasks with high efficiency, employees can engage in complex tasks that require analysis, inventiveness or imagination.

It is why many industry analysts believe that the staff of the restaurants will not abate in the near future, the only event taking place will be a change in its terms of reference, tasks and objectives.

Proponents of workers are not so sure, and exemplified staff cuts made McDonald’s after installing their new self-service kiosks touch establishments providing.

Reality, as usual, It is complex. While in a fancy restaurant, where personal attention and service are priority tag, is feasible the robotics Restore the waiters move, the situation in a fast food franchise can be very different.

Comienzan a aparecer restaurantes en los que la plantilla está formada por dos o tres ingenieros que gestionan los aparatos, sin cocineros o servicio de camarería humano. Cabe la posibilidad de que con el paso del tiempo, este modelo de negocio sea asimilado por la población, en detrimento de aquellos gestionados de forma más tradicional.

Volviendo a San Francisco, los posibles cambios socioeconómicos traen de cabeza a restauradores, uniones de trabajadores, analistas y demás implicados.

Los robots pueden trabajar 24 horas diarias, 7 días a la semana, prescindir de cualquier tipo de vacaciones, baja por enfermedad y similares. Además, no requieren un gasto continuo; tras la inversión inicial apenas hay que dedicar algo de dinero a su reajuste o mantenimiento. Cualquier importe que esto sume, será siempre menor que el dinero destinado a los sueldos de un profesional.

Y mientras las ventajas económicas de la robótica para restaurantes se apilan, los trabajadores de San Francisco pugnan por conseguir que el gobierno de California legisle un salario mínimo mayor al que perciben por su dedicación en bares y restaurantes en la actualidad.

Por otro lado, las máquinas no cometen errores. Un empleado puede dejar caer un vaso o un plato, tratar de forma inadecuada a un comensal o servir la comida equivocada en una mesa, con el correspondiente daño económico que esto conlleva para el restaurador. Con los robots, esto no ocurre. Según Hung Yu, propietario y desarrollador conceptual del Cafe X, gracias a su cafetera robótica pueden servir cafés de muy alta calidad, con unas características homogéneas. Quien pase por el Cafe X siempre disfrutará de un café con el mismo sabor: adiós a los cambios inesperados.

Los lobbies que apoyan la generalización de la robótica en los restaurantes abogan por los beneficios que estos traerán: menores tiempos de espera para los clientes, precios más bajos, mejor calidad del producto, eliminación de lesiones por repetición entre los trabajadores, mayor calidad del empleo y un largo etcétera.

Si al final la robótica para restauración es adoptada como nuevo modelo de negocio válido, entonces es previsible que haya una cascada de cambios que será imparable.

Una de los miedos que existen entre los círculos intelectuales es que la robótica traiga una democratización de la «buena comida». En San Francisco las ventas de pan americano han descendido en Bay Area ya que en la zona se han instalado expendedoras robóticas Le Bread Xpress que amasan y hornean pan francés de alta calidad a precios de risa. Los consumidores perciben que este producto es superior y cambian sus hábitos de consumo, afectando negativamente al tejido empresarial local.

En un caso extremo esto derivaría en que algún gigante de la restauración o de la alimentación lograse copar el mercado con robots para restauración especializados desplazando a cualquier competidor y estableciendo un monopolio de facto.

Además, una vez una comience la implantación generalizada de los modelos existentes, es previsible que aparezcan de forma exponencial máquinas que cubran todos los nichos posibles. La transformación robótica de la restauración sería así completa.

Es difícil predecir qué nos depara el futuro, y más aún posicionarse, siendo conscientes de que existen argumentos tanto a favor como en contra de la tecnología. Siempre que se cumplan las circunstancias hipercapitalistas en las que nos encontramos sumidos, parece que la tendencia será a una adopción generalizada de la robótica para restauración en busca de mayores márgenes de beneficio.

Y en San Francisco está era del cambio ya ha comenzado.

5/5 - (1 vote)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario