fbpx Smiley face

We are a country of waiters ... and a great honor

10

Although I currently dedicate to university education, I have never ceased to consider myself a waiter; a proud waiter. A waiter trained and professional, which is dedicated to the craft of making the customer happy, being a facilitator who tries, as far as possible, create memorable experiences. This attitude have been applied to all aspects of my life: family, friends, work and, the truth, you have not gone wrong all this time.

And of course, When you read news like this summer some media published with the title "Spain, way to becoming a country of waiters ", I am struck by the dismissive tone used, as if being a waiter out to be a worker of second division .... So that is demeaning that we are a country of waiters?

Without making a lot of blood on the content of the news, It reminds me that this is an issue that has long been in dance for various Internet portals, and that every so often reappears in the media and people start scandalized.

Do a brainstorming exercise: the hospitality of our country feeds, never better said, a 1,5 million workers (The third activity with more workers behind trade and manufacturing), represents the 8,5% employment in Spain and the growth of the hospitality industry It does nothing to improve their numbers compared to previous years.

These data countersign, on the one hand, the great work we have been developing in recent years in tourism, Y, for another, success a sector that has become lifeline of our economy.

Spain, a country of waiters

Waiter profession is a of the slaughtered and also the most motivating industry, where more mobility and promotion possibilities exist and where some crazy, I prefer to call gastro-kooks, (knowing that wages are not what they should be), choose the room as their field of professional game.

Hospitality professionals, They are living by and for the client, what improve training between shifts, that will "steal" time to their families and friends working days in the rest rests, who decide to stages (In other words, going to work for free to other restaurants) to get more experience, They are learning languages ​​and wine, improving skills and sales techniques... all with one goal: grow and become better at their jobs.

El desprestigio que se le pretende atribuir la profesión de camarero está absolutamente injustificado y sólo contribuye a restar valor a una de las profesiones que más satisfacción profesional puede generar a un trabajador.

Es posible que algunos malos empresarios hosteleros contraten “transporta-platos” en lugar de camareros, que se realicen prácticas ilegales en el ámbito laboral y se ridiculice la profesión (Pesadilla en la Cocina nos muestra muchas malas prácticas). Y es posible que, entre todos los actores con potestad para ello, se dejara de lado la formación, por coste o por tiempo, provocando una pérdida de calidad en el servicio que ahora nos está costando recuperar.

Es necesario empezar a ver con buenos ojos esta profesión

Se necesita formación, mucha formación, y mal vamos si pensamos que en un negocio de hostelería cualquiera puede ser camarero. Entre una gran mayoría se ha subestimado el incalculable valor añadido de un buen servicio de sala y este es uno de los principales motivos por los que un restaurante termina echando el cierre.

En definitiva, hay que mimar a la industria hostelera en España, somos una potencia turística y los profesionales que trabajan en ella, camareros incluidos, nos permite mejorar cada año nuestra economía.

Es necesario empezar a ver con buenos ojos esta profesión. Otros sectores no pueden o no saben cómo hacerlo, pero nosotros sí; debemos creérnoslo y apostar por ello. Nos guste o no, somos un país de servicios, por lo que debemos ser consecuentes y centrarnos en lo que nos da de comer ahora y nos dará en el futuro.

Cada crisis económica se lleva un par de sectores por delante, pero el turismo y la restauración se mantienen fuertes y en constante crecimiento. Todo esto merece una buena reflexión… #YoSoyCamarero

5/5 - (1 vote)

Sobre el autor

Soy un tipo con suerte al que la vida le ha dado mucho más de lo que esperaba. Imparto clases en el Instituto Universitario de Investigaciones Turísticas. Soy Director del Máster en Dirección de Restaurantes y F&B Hotelero de la Universidad de Alicante.

Suscríbete

10 Comments

  1. EN ESPAÑA NO FALTA PROFESIONALIZACIÓN DE LA PROFESIÓN SINO EDUCACIÓN PARA QUE EL PUBLICO RESPETE, VALORE Y RECONOZCA LA LABOR DE UN BUEN CAMARERO SERVICIAL Y PROFESIONAL.
    Trabajo como camarera en uno de los mejores restaurantes de Altea, tengo la gran suerte de que mis clientes en un 90 % son extranjeros de un nivel adquisitivo alto. Ellos me tratan con un respeto, me agradecen por mi buen servicio y me hacen sentir muy valorada por ser tan simpática y servicial. Los españoles que vienen durante el año generalmente también pero cuando llega el verano y vienen los españoles turistas guiados pro el tripadvisor y te tratan como lo hacen con esa falta de clase, con exigencias y sin conocimientos ( somos un restaurante francés y nos preguntan si hacemos paellas y pizzas para que se den una idea). Realmente demuestra que en España no haya camareros profesionales sino falta de educación, respeto y empatía por parte del público que no solo no valora que estamos siendo amables durante mas de 9 horas y hasta 13 horas en muchos ocasiones, a muchísimos clientes día a día, mientras ellos están de vacaciones, festivos y navidades con sus familias y amistades mientras nosotros debemos dejarlos para darles un buen servicio.
    En cuanto a que algunos empresarios contratan transporta- platos en vez de un buen camarero porque le saldría mas caro es porque no todos se han puesto a observar ( o no hay estudios e informes del tema) que donde hay un buen camarero hay mas fidelización y satisfacción de los clientes y también un aumento en los ingresos de caja.

  2. En mi opinión, el término “camarero” no es despectivo (siempre que se trate de un profesional, no de esos que ni se lavan las manos al salir del WC). Al revés, una de las profesiones más complejas y que requieren una preparación alta. El problema es el “País de Camareros”. Si toda la economía de un país depende de la hostelería (o de una sóla fuente)… pues acabamos con todo lo demás. Todo el riesgo en un sector, nada de diversificación. Agricultura, Ganadería, Industria… que la lleven desde Europa.
    No quiero ni pensar en qué pasaría si algo, por ejemplo un virus, hiciera peligrar a este único sector. 🙁

Deja un comentario