fbpx Smiley face

Sushi via drone: the latest in food delivery in Israel

0

The potential of drones as an autonomous food delivery vehicle is still largely unexplored. Domino’s Pizza was one of the first organized catering companies that dared to test the technology, but after her, no other large company in the sector took over: current regulations on the use of drones in urban spaces are very restrictive.

Golf courses have been more successful. Since the facilities cover wide areas far from the population centers, drones can fly over the area with greater freedom. At The Grove XXIII, former basketball player Michael Jordan's golf course, the drones bring drinks and snacks to the players who are scattered around the different holes.

It does not stop being a niche application, waiting for greater laxity in the laws to allow the use of drones for the delivery of food at home in cities. In the meantime, very specific bets like that of The Grove XIII are emerging everywhere. In Spain, specifically in the Balearic Islands, the Aerocamaras company has established the service Drone to Yatch through which they bring food to the yachts that are out to sea.

Now, a new bet on drones makes an appearance in Israel. In this case, to take away sushi even diners who want to enjoy this oriental delicacy in the comfort of their homes, away from the conflicts that hit the country.

High Lander and the Israeli interest in drones

Israel has invested huge amounts of money in the development of technology for RPAS or UAV (unmanned aerial vehicles). The company High Lander is one of the local leaders in this sector. The human team that makes up the company is responsible for the drones of delivery that now they distribute sushi and beers around Tel Aviv, the capital of the country.

One of the challenges they have encountered in the start-up is the difficulty involved manage fleets of drones manufactured by different brands. They have had to develop a software specific to centrally control all the units they own. Thus, can leverage the various specifications of the models under their belt to execute deliveries more efficiently. This versatility translates into a Best service; which, at the same time, improves user experience and satisfaction of customers who trust High Lander to deliver their food orders online.

Por el momento todo es una prueba piloto. Esta se ha desarrollado para demostrar la viabilidad del proyecto. La experiencia ha contado con un presupuesto de seis millones de dólares y ha sido todo un éxito. Daniella Partem, de Israel Innovative Authority, imagina hordas de drones sincronizados surcando los cielos de la ciudad mientras reparten medicamentos, seguridad y comida por las abarrotadas calles de la capital. «Nuestra meta es crear un mercado competitivo en Israel que no esté dominado por una única compañía. Si trasladamos los vehículos de las calles al aire, podemos tener un efecto positivo sobre el tráfico, reducir la polución…, podemos crear un entorno mejor y más seguro para la entrega de bienes», indicaba Partem satisfecha.

El potencial de los drones para el mundo de la hostelería

De acuerdo a Michael Horowitz, de la Universidad de Pensilvania (EE. UU.), los drones que Israel está empleando son adaptaciones de sus modelos militares, por lo que sus prestaciones son realmente punteras. Esto está permitiendo que las empresas locales se aprovechen de una tecnología muy avanzada que de otro modo tendrían que desarrollar de forma independiente, algo que solo estaría al alcance de un puñado de gigantes, como podría ser el caso de Alphabet o Amazon en Estados Unidos. De esta manera, hay una ligera democratización del segmento del delivery vía aérea, lo que podría resultar en un estallido de innovación.

Esa es la apuesta del pequeño país de Oriente Medio. Si las empresas israelíes son capaces de desarrollar un servicio excepcional, el interés que este suscitaría trascendería sus fronteras, alcanzando los principales mercados del planeta. De hecho, High Lander ya tiene clientes repartidos por todo el globo: Japón, Corea del sur, Francia, EE. UU e incluso algunas ciudades de África.

La promesa de repartir comida en tiempo récord es muy tentadora. Algunas otras iniciativas que todavía no han salido del marco teórico hablan de completar el reparto de comida a domicilio en menos de diez minutos independientemente de en qué rincón de la ciudad haya que hacer la entrega. Este es un plazo que sería imposible cumplir empleando transportes tradicionales como el coche, la moto o la bicicleta, todos ellos vehículos muy usados en el segmento del delivery en la actualidad.

Todavía habrá que esperar a que estas nuevas apuestas lleguen al mercado y demuestren que, efectivamente, pueden lograr lo que prometen. En todo caso, el reparto con drones se erige como un segmento de extremo interés en el mercado de la movilidad.

5/5 - (1 vote)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario