fbpx Smiley face

The Good Food Institute publishes its report and shows an increase of plant foods in restaurants

0

In recent years we are experiencing a resurgence and a new valorization of plant foods. This serves two purposes. On the one hand, The number of vegetarians and vegans increasing rapidly all over the world. The veggies in Spain and form a cohort of people who has four million individuals. But on the other hand, There are scientific reasons that lead a perfect setting for these products espoleen: it is shown that a diet with less meat protein content is better for human health and the natural environment.

So no wonder that the incoming of a 55 percent of restaurants evaluated in this study are completely plant. What brands like White Castle, TGI Friday’s Y Chilis They are collaborating with emerging companies like Beyond Burger O Impossible Slider to adapt to changing times by incorporating vegan meat substitutes.

The full report answers many of the questions that plague restorers, While they want to step forward and to demonstrate greater social responsibility and sustainability in food, They fear that the changes may have inasumibles negative impacts on their business.

The points are the following:

  • Viabilidad de las alternativas vegetales en la restauración organizada dedicada a la comida rápida. La acogida de productos especiales para pequeños nichos es económicamente improductivo en la actualidad, ya que cada ingrediente tiene un espacio asignado. Disponer de queso vegano o de rebanadas de pan de hamburguesa integrales obligaría a prescindir de otros productos más demandados. Aún así, marcas como Taco Bell se han atrevido a lanzar ofertas temporales para probar las aguas.
  • Sustitución de las proteínas animales o acogida de recetas intrínsecamente vegetarianas. No hay una respuesta global para este frente. Algunos consumidores pueden sentirse ofendidos o engañados si se les sirve una sustito vegano de la carne, mientras que apreciarán un plato étnico completamente cocinado con ingredientes vegetales. Y habrá clientes que no solo querrán la opción vegana, sino que insistirán en tenerla. En resumen, la decisión correcta depende de la clientela de cada local.
  • La proteína comienza a convertirse en un segmento de alimentos. Se da una tendencia en la que la carne deja de existir claramente como un segmento segregado de los artículos de alimentación. Así, cada vez es mayor el número de personas que opinan que la proteína de leche, de soja, los sustitutos veganos de la carne, la carne y el pescado en sí, así como otros productos como nueces y huevos forman parte del mismo concepto: proteína.
  • Crecimiento del mercado de alimentos veganos. La compañía de análisis de mercado Alison Rabschnuk indica que el 50% de los millennials consumen al menos una vez a la semana un sustituto vegano. Las ventas por productos veganos suponen ahora mismo un 11% del total del mercado de alimentos en EE. UU., y este porcentaje no hará sino subir ya que durante el año pasado la tendencia al incremento fue de un 23%.
  • Una sección vegetariana en el menú no tiene ningún efecto negativo sobre la clientela. De igual modo que un abstemio se salta la carta de vinos, una persona que ha decidido consciente o inconscientemente ser omnívoro se saltará cualquier sección vegetariana o vegana en el menú. Disponer de este tipo de comidas en la carta no añade ninguna fricción de cara al consumidor normal, y sin embargo atrae a ese porcentaje, ya no tan pequeño, de personas que siguen estas dietas y filosofías.
  • Vegano y vegetariano son palabras tabú. Aunque estos términos en el nombre del restaurante, de algún ítem o como lema comercial atraerán a las personas interesadas, también tendrán un efecto disuasorio para los demás. El extremismo y la actividad evangelizadora de algunos veganos ha llevado a que solamente mentar el término cause revulsión. Es preferible buscar nueva terminología que no tenga connotaciones negativas asociadas y atraiga de igual modo a los potenciales consumidores.
  • Un 70% de los consumidores quieren consumir menos proteínas de origen animal. Ya sea por una mayor sostenibilidad en la alimentación o por mera responsabilidad social, el porcentaje de personas que querría comer más frutas y verduras ronda casi los tres cuartos de la población. El mayor problema para que lo hagan reside en que no saben cómo conseguirlo.

Esta información se complementa en el informe original con mucho datos adicionales que pueden ayudar al restaurador a tomar buenas decisiones de futuro para su establecimiento basadas en las tendencias y cambios en el comportamiento de consumo de alimentos que ya estamos percibiendo.

5/5 - (2 votes)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario