fbpx Smiley face

The Ice Cream Shop, a robotic ice cream truck already touring Los Angeles

0

The robotics spread like wildfire in the restaurant sector. We have seen rokitchen bot, waiters robots, Casting robots, robotic vending machines, robotic modular restaurants and much more. Every repetitive task can be automated, and it seems that now it is the turn of the ice cream delivery.

Ice cream trucks are a common sight on residential streets in the US. THE. They frequently appear in Hollywood movies. your melody, fun and childish, brings good memories to American citizens.

Well, they could be a nice memory of the past in just a few years: a bet of Unilever will revolutionize how popsicles are consumed, ice creams, soft drinks and iced drinks in the coming months.

Unilever ice cream

Unilever is a multinational brand based in Great Britain. They specialize in selling food products, cleaning, cosmetics and personal hygiene. They manage a large number of different brands in these segments.

Inside the world of food, one of the groups that has received the most attention within the corporation is desserts. There you can find the ice creams that this summer will be sold in the American streets. Ben & Jerry’s, Breyers, Fudgsicle, Heartbrand, Klondike, Magnum, Popsicle, Talents, Wall's and Weis are some of the brands that make up its catalog.

A) Yes, the children of usa. THE. they can enjoy their favorite cold desserts without having to chase the vehicle or wait for it to appear in the neighborhood. Now, some lucky families in the state of California will be able to request a robotic ice cream truck to stop by with just a few clicks.

A collaboration with Robomart

In the city of Santa Monica (The Angels, OF. UU.) is the headquarters of Robomart, a technology company that specializes in enterprise solutions and retail platforms.

It is this last point that has led to an interesting collaboration with Unilever. Se trata de The Ice Cream Shop, a virtual brand through which refrigerated products will be delivered to users' homes.

This service will also be enhanced with a robotic vehicle that will automate the entire process, although at the moment the installation of an autonomous driving system is pending: The only autonomous vehicle authorized to travel the Los Angeles communication routes without a pilot to supervise the circulation is the Lyft model, although many others are expected to follow shortly.

The Ice Cream Shop will be a store available to everyone. The app Robomart's intuitive interface will make it easy for even the smallest to buy the ice cream they want from their parents' mobile.

¿Cómo funciona The Ice Cream Shop?

The Ice Cream Shop está disponible a través de la app móvil de Robomart o su versión para escritorio. El consumidor solo tiene que acceder a ella y buscar el servicio. Pronto aparecerá en pantalla para que pueda elegir los ítems que desea adquirir. Una vez seleccionado y confirmado el pedido, solo resta realizar el pago, que puede ejecutarse a través de un monedero digital conectado al sistema de forma rápida, cómoda y segura.

Mientras tanto, los camiones de los helados robotizados reciben la dirección donde han de hacer la entrega. El sistema estará disponible todos los días de la semana, al menos durante doce horas al día. Cabe la posibilidad de que expandan el horario a 24/7. Si bien, dado que no se trata de vehículos autónomos, son conductores humanos los encargados de dirigir el camión hasta su destino.

Es el único proceso en el que tienen que intervenir. Así, los trabajadores de Robomart —que es quien contrata a los chóferes— no estarán sometidos a una carga de trabajo tan elevada como lo puedan estar otros colegas de profesión, siendo el caso idiosincrásico el de los repartidores postales. No obstante, los gastos en salarios se disparan…

¿Cuál es el futuro de los camiones de los helados?

Aunque el servicio que prestará The Ice Cream Shop será más cómodo, también tiene algunas pegas. Por un lado, requiere que el cliente disponga de un smartphone con un sistema de pagos móviles asociado. Esto no suele estar al alcance de los menores de California, por lo menos no al de los niños. Por otra parte, ha de tenerse un mínimo de habilidad para navegar por los menús, algo que supone una barrera de acceso para los más mayores, algunos de los cuales aún se sienten perdidos con las nuevas tecnologías.

A mayores, The Ice Cream Shop proveerá una experiencia mucho más aséptica, carente de calidez humana que caracterizaba este elemento urbano típicamente americano. Ya no habrá niños corriendo detrás del camión, pues es el consumidor quien solicita que el vehículo pase por su domicilio.

Tampoco habrá oportunidades para que los pequeños aprendan a hacer sus compras por su cuenta, pues los conductores no atienden ni llevan dinero encima. Aunque, sin duda, habrá quien se alegre de que no haya tanto griterío y música a todo volumen por las urbanizaciones.

En cualquier caso, el nicho de los camiones de los helados no podía seguir como hasta ahora. Ya en 2012 se anticipaba su desaparición. Cada vez eran más infrecuentes. Una tendencia que continúa a día de hoy, momento en que prácticamente podrían considerarse en peligro de extinción. Siendo inviables, pero muy amados, los camiones de los helados son especialmente receptivos a cualquier tipo de disrupción tecnológica.

Llega la transformación digital a las heladerías sobre ruedas

No faltan heladerías en el sector de los restaurantes. No obstante, aquellas que van sobre ruedas se enrarecen con un ritmo vertiginoso. Por el contrario, las gastronetas o food trucks se mantienen bien vitales. ¿A qué se debe esta diferencia?

Hay tres motivos para este fenómeno: una reubicación de la natalidad —nacen niños en otras partes del país—, la madurez —o, más bien, vejez— del nicho y los bajos márgenes de beneficio.

Está claro que hay demanda, pero hay que llevarla allí donde esté. Y de forma eficiente, de lo contrario, los gastos en materia de combustible, refrigeración y personal se comen los beneficios. El camión de los helados robotizado y la app de Robomart son un paso en la buena dirección. Sin embargo, parece que será necesario tirar también de conducción autónoma e inteligencia artificial para sacarle todo el provecho a la idea.

5/5 - (1 vote)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario