fbpx Smiley face

A restaurant in New York revolutionizes how eating spaghetti

0

New York is no longer uncommon to see people on the street and instead of taking the typical hot dog in hand, are enjoying a cone while walking pasta al dente. This trend has been popularized by a restaurant in the Gran Avenida, of an Italian Emanuele Rimini called Attala, which he exported the custom of his hometown to the absorbing American culture ... and found the road to success.

Eating pasta moving

Attala told that the festivities of his people in Rimini, people ate spaghetti in a cone ice cream as if it were. It mixed with pasta salad and that served as sustenance to visitors of musical festivals, promoted by the local council to attract tourists after the disaster of World War II, back in the fifties.

In the words of its owner, cone It has the perfect geometric shape to eat pasta and not to stain thanks to its rounded shape. The main advantage, assures, is that replaces the typical package for which is often used to serve pasta and rice, he tupper disposable plastic with which every so often you have to stop the march to eat.

With cone dough Emanuele restaurant Attala, he Spaghetti Incident (as the 5th and last album of the legendary rock formation Guns 'N' Roses), one can stroll through Central Park without stopping the march to enjoy your meal. Y there is no better marketing for a restaurant that make customers They are showing how taste their products.

The price of this cone ranges between six and twelve dollars as published the New York Times.

The secret (no) It is in pasta

Until now, the only way we knew was sitting eating spaghetti, on a plate or Tupperware and with a fork-and sometimes a spoon- for rolling dough. With the cone is different because its shape helps do the work that should play these covered, why easily wind the spaghetti with fork supported in this container with rounded walls. further, the cone acts as a handle and is leakproof.

The same chef who had the idea of ​​exporting the original invention to the hospitality industry, I also tried to gnocchi Y penne, But it does not work. Spaghetti pasta are paid to the “portability”, as before and they did the pizza or ice cream.

El secreto del éxito también está en la idiosincrasia del pueblo americano, sobre todo en la idea del tiempo que se tiene en Nueva York, un bien muy preciado y escaso, que es oro puro.

Claro está que los chefs coinciden en afirmar que un cono nunca imitará la textura, el aroma y el sabor de unos buenos espaguetis servidos en un plato, pero en un crisol cultural como el neoyorkino y en una sociedad donde el tiempo vuela y no es posible pararse ni cinco minutos para comer, este producto tiene mucha salida. Faltará ver cuándo (y cómo) nos llega aquí.

Restaurantes españoles que se adaptan a las necesidades de sus clientes

Porque estas innovaciones no sólo suceden en la gran manzana, también hay algunos casos muy cercanos como estos dos restaurantes españoles que mediante el cambio y la innovación ayudaron a que sus negocios salieran del bache de la crisis.

El primero es el caso del restaurante “El Tintero” en Málaga. Aquí no hay menú, son los camareros quien lo cantan a la sala como si fuera una subasta. Pescaíto frito y otros productos del mar se reparten en este chiringuito moderno sin carta.

El segundo es el caso del restaurante “El trocito del Medio. Este local valenciano ha reinventado su modelo de negocio y te cocinan el plato que quieras con los ingredientes que los propios comensales llevan. Por el módico precio de 4 euros, les puedes susurrar tus recetas para que te quede como tú lo haces en casa.

Otros casos por el mundo

También podemos salir de nuestras fronteras para ver otras “formas innovadoras y disruptivas”, como el del restaurante Ziferblat en Rusia. Es un modelo de negocio de local pay per minute”, pagas por el tiempo que estés en el local. La comida y la bebida sorprendentemente son gratis.

Se paga por el tiempo que se está; una hora sale a ocho euros, dos a quince, etc… La verdad es que lo que puede parecer un chollo para algunos, a otros no les parecerá para tanto, ya que estudios científicos dictaminan que son quince los minutos que el estómago tarda en dar la señal al cerebro para comunicarle que ya está saciado.

Otro caso paradigmático es el holandés Bring your own, en el que se paga por la bebida y cafés que se consuman, no por la comida, que la tienes que llevar tú. Simplemente tomas asiento y pagas lo que consumes. Por supuesto que también hay cocina para quien no lleva tupper, pero al menos no se pierde a los clientes que van al local con su propia comida.

Una vez vistos estos ejemplos parece claro que los restaurantes que reinventen su modelo de negocio y adapten su producto y su servicio a las nuevas necesidades de sus clientes, tendrán un diferencial competitivo que les permitirá afrontar con más solvencia los vaivenes de este complejo mercado que suponen las nuevas necesidades de los clientes de los restaurantes.

Rate this post

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario