fbpx Smiley face

A restaurant includes in its children's menus rules of good behavior

4

A restaurant in New Zealand has decided to include a list of standards of behavior in their children's menus. As a restaurant manager “Ponsonby Road’s Prego”, Brandon Lela-ulu, adoptó after receiving complaints from customers que aseguraban que no regresarían al establecimiento debido a la mala conducta que varios niños habían mostrado.

Among the rules, established a little over a year, se encuentran not run inside the restaurant o saltar encima del mobiliario. Brandon says that before adopting this measure, hand wanted to know your customers what they thought about the initiative. “Preguntamos a nuestros clientes habituales con hijos su punto de vista y solamente uno de ellos dijo que se sentiría ofendido”, Explain.

further, Brandon says that this measure It has also been carried out for security reasons. On the busiest days, there are a large number of waiters walking around with trays full of knives and glasses. Whatever the reason, esta decisión ha sido supported by the Asociación de Restaurantes New Zealand, because it believes that will help children become better diners.

Tendency of future or fad?

Near a 5% establishments de restauración y hostelería de España han prohibido la entrada de menores en sus locales. A figure that seems to be increasing every year, and that It has generated much controversy in society. Proof of this was the important discussion that was generated after the announcement by Renfe the car in silence. A car where children under 14 years are not admitted.

There are many proponents of such initiatives, what las consideran como simples acciones de marketing for restaurants and other services. Compare it with the fact that there are also establishments specially designed for people with pets or to a public gay. Simply This is another niche market. further, They consider la cifra de estos servicios está creciendo de la misma forma que cada día aumentan los lugares destinados a clientes con familias.

Otros, en cambio, piensan que este tipo de medidas son discriminatorias. Creen que si se llevasen a cabo con otra clase de público, como por ejemplo las personas solteras, serían consideradas unas iniciativas totalmente fuera de lugar. Pero al tratarse de clientes que no pueden defenderse por sí mismos o no son vistos como seres humanos con todos los derechos que ello conlleva, se pasa por alto. Sin lugar a dudas, dos visiones del asunto completamente diferentes que aún no han encontrado un punto en común.

Unas medidas que están cruzando fronteras

Cada vez son más los establecimientos de diferentes países que se están sumando a este tipo de medidas.

Uno de ellos es un restaurante de Roma especializado en pescados llamado “La Fraschetta del Pesce”, y que ha colgado el cartel de “No se admiten niños”. Un hecho que ha causado gran revuelo y que ha provocado que su caso aparezca en las noticias. El manager del restaurante, Magliozzi, explica que “no les prohíbo la entrada como tal, solo digo que no es grata la presencia de niños menores de cinco años, a menos que vengan con padres que los controlen”. Además, asegura no ver ningún problema en dicha prohibición.

Hace poco, otro establecimiento español se sumaba a la lista. El restaurante Fuente la Lloba de Asturias, especificaba en su página de reservas que “Debido a las características del local y para poder mantener un ambiente tranquilo, rogamos que tanto los bebés como los niños menores de seis años NO sean incluidos en sus reservas. Gracias”.

Y tú, ¿qué opinas?, ¿estrategia de marketing o medida discriminatoria?

Rate this post

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

4 Comments

  1. Si pudiera que no se admite que los clientes griten y corran por el local nadie se ofendería, pero no nos engañemos, hoy por hoy un niño de menos de 9 años puede convertir una velada de 180€ elegida con esmero, en una pesadilla.
    Cuando uno viaja, no puede en ocasiones elegir un sistema alternativo, y en ocasiones ese viaje es algo necesario. No es así con los restaurantes.

  2. Soy padre de una niña de 15 meses y me parece fantástico y justificado que quien quiera no deje entrar en su local a los niños. Muchos son unos energúmenos maleducados (y sus padres más). Eso si, en esos restaurantes pagamos justos por pecadores. Prohibir la entrada a adultos maleducados que con su cimportamiento y griterio amargan la velada al resto de las mesas, también estaría muy bien.

Deja un comentario