fbpx Smiley

De plus en plus de restaurants se joignent à la tendance à interdire l'utilisation des téléphones portables à leur bureau

0

Bien qu'il y ait un petit ruisseau de gens qui vont à l'encontre de la tendance et choisissent d'utiliser les téléphones mobiles seulement quand ils sont vraiment nécessaires, la réalité est que la plupart des gens voient cet appareil en moyenne 23 fois par jour. WhatsApp, Instagram, Télégramme et d'autres applications messagerie instantanée mobile jouent un rôle décisif à cet égard, la tentation de savoir quels sont les derniers développements dans la vie des autres est tout simplement trop forte pour le combattre.

Cette réalité nous laisse des impressions curieux, un peu triste et d'autres donnent à rire à haute voix. en Youtube proliférer des vidéos compilées faux pas, chutes sans conséquences et effrois qui ont été les piétons égocentriques marchant sur l'écran de leur téléphone. D'un autre côté, spécialistes de l'éducation et de la psychologie sont tenus de consacrer plus de temps à mettre en garde conséquences néfastes pour la société, en particulier dans le traitement correspond aux mineurs. Quand un enfant exige notre attention, donner un mobile n'est pas la solution.

Ils devraient aussi penser le propriétaire du restaurant Pazar collective alimentaire, un restaurant de fusion qui mêle la nourriture turque mexicaine, situé dans la Canterbury (Sidney, Australie).

Attila Yilmaz Il a été forcé de prendre cette action après avoir subi quelques expériences désagréables dans leur restaurant. Il n'a donc pas été sans cérémonie quand interdire l'utilisation de iPad, iPhones et d'autres smartphones dans les murs de son restaurant. C'est plus, Riddle a également affecté des livres de coloriage, jeux de société et jeux de construction. L'idée est que la famille se comporte comme une vraie famille à l'heure du repas: « Nous devons rapporter aux enfants», Yilmaz dit, dont il est un ardent défenseur de la nourriture comme un événement social.

Cette mesure espère revenir à la liberté dans leur mauvaise conduite de restauration de certains parents. Dans le passé, est venu Yilmaz de découvrir que l'une des tables avaient été vandalisés par des enfants sans parents disent un mot. Yilmaz a rappelé l'incident avec la tristesse pour le journal Héraut: « Il est très triste pour nous, il n'y avait pas “Oh, nous sommes désolés”, les parents ont ri et se sont cachés derrière ils étaient juste des enfants. On suppose que nous sommes ici pour nettoyer le gâchis, dans une certaine mesure si, mais il y a quelque chose appelé la décence humaine et le respect ".

Voir ce post sur Instagram

On @sbsfood tonight catch @maeveomeara as she eats red lentil köfte with us on #foodsafari . SBS 8pm. Or just come in and try it yourself. #foodsafariearth

A post shared by PAZAR Food Collective (@pazarfoodcollective) on

Prohibir los móviles es una tendencia al alza en el mundo de la restauración. La realidad es que estos aparatos dan lugar a un sinnúmero de situaciones poco agradables, por ejemplo:

  • Los restaurantes en zonas de negocios que ofrecen sus menús a los oficinistas que salen del trabajo para comer son extremadamente ruidosos ya que los teléfonos suenan constantemente, hay múltiples comensales alzando la voz para atender las llamadas al mismo tiempo, no se observa un verdadero disfrute de la experiencia ofrecida por el restaurador, etc.
  • En aquellos locales donde se ofrecen espectáculos en vivo, las molestias causadas por los tonos de los móviles son más disruptivas si cabe. Los comensales que tengan un mínimo de decencia y estén disfrutando de las canciones o conciertos se sentirán especialmente molestos con las personas poco empáticas, pero también se decepcionarán con el servicio del local, pues se entiende que el personal del negocio debería velar para que estas situaciones no tuviesen lugar.
  • Cuando la intimidad y un entorno acogedor son los puntos fuertes del salón, es triste ver a parejas de enamorados con sus pantallas pegadas a los móviles. El ambiente del restaurante se degrada ya que se pierde esa esencia de contacto humano que hizo especiales a estos lugares en primer lugar.

Por todo esto no nos extrañan noticias como la del restaurante Bistecca, ubicado también en la ciudad de Sidney. Allí, los visitantes tienen que deshacerse de sus móviles a la entrada. Podrán comer con tranquilidad en el restaurante y, tras el postre, recogerán sus dispositivos a la salida.

Una solución parecida es la que ha adoptado la cadena de restaurantes Frankie and Benny’s, una marca especializada en comidas familiares que se extiende por Reino Unido. En sus emplazamientos, existe una «No Phone Zone Box» o caja de zona sin móviles, donde se espera que los comensales depositen sus terminales. La iniciativa se tomó el pasado mes de noviembre y es una primicia en las Islas Británicas. De momento parece que está funcionando francamente bien.

Otros restaurantes han preferido evitar requisar las pertenencias de los visitantes y en su lugar ofrecen bonificaciones a cambio de desactivar el móvil. Dentro de este grupo tenemos, entre muchos otros, al Contact Bar and Kitchen, también de Sidney. Los especialistas en mercadotecnia opinan que esta es una aproximación al problema mucho más eficiente y respetuosa con la relación entre proveedor y cliente; en definitiva, se salvaguarda la experiencia de usuario y el servicio ofrecido.

Yilmaz comprende totalmente que esta prohibición genera fricción a algunos padres, pero se mantienen en sus trece: «Hay un momento y un lugar para cada cosa, y cuando es un día de cita, lo último que quiero es sentarme al lado de niños con sus iPads en funcionamiento. La gente a menudo se extraña cuando exigimos con firmeza que los niños se comporten, sí queremos niños en el restaurante, y sí nos gustan tus hijos; pero no tanto como te gustan a ti», comentaba Yimaz contrariado.

Algunos padres no han tardado en expresar su descontento. Desde una de las asociaciones de madres local la medida se estima negativamente. Algunos padres emiten su juicios particular: «prohibir los cuadernos de colorear es ir demasiado lejos».

El único aparato electrónico que se libra es la cámara de fotos. Yilmaz acepta su uso siempre y cuando no se moleste al resto de los comensales y se emplee de forma limitada. El Pazar Food Collective no es un escenario para una sesión fotográfica, es un restaurante, pero nadie va a impedir que te lleves un recuerdo de tu paso por allí.

Yilmaz, que tiene dos niños pequeños, confía en que la medida no afecte negativamente al negocio, al fin y al cabo su familia nunca recurre a smartphones o entretenimiento multimedia cuando salen a comer fuera de casa.

No seremos nosotros los que desde este periódico digital alentemos este tipo de iniciativas, pero lo que si que parece necesario en muchas ocasiones es que exista un equilibrio en el uso de la tecnología y un respecto al resto de personas que disfrutan de ese momento.

4.5/5 - (2 votes)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario