fbpx Smiley

La robotique de restauration s'accélère pendant la crise des coronavirus

0

Même si de nombreux professionnels du secteur ont tenté d'avancer restaurants automatisés basés sur la robotique, à ce jour, personne n'a remporté un grand succès que l'on peut qualifier de tournant dans le secteur.

Pour l'instant, les solutions robotiques de restauration se comptent sur les doigts de la main, et bien que la croissance de son application ne s'arrête pas, c'est encore très lent. Encore plus si nous mettons nos yeux hors de l'Asie du Sud-Est ou des États-Unis.. UU., car loin de là l'implantation est beaucoup moins.

Cependant, les moments difficiles qu'il a apportés coronavirus avec eux, ils ont été un bon terreau pour ce type d'entreprise. Certaines marques reconnues dans le monde de la restauration organisée ont fait leurs premiers pas vers la robotisation de leurs chaînes. La preuve peut être, par exemple, le projet pilote qui a récemment lancé Kentucky Fried Chicken dans la ville de Moscou (Russie): un établissement où le seul travailleur humain est le dirigeant.

Ce n'est pas le seul lieu qui a récemment ouvert ses portes avec des roboticiens. En Toronto (Canada) le restaurant Box’d est une autre des normes de robotisation dans le secteur de la restauration.

Cependant, le pari Box’d, dirigé par Mohamad Fakih, est particulier par rapport à sa proposition. Loin de prétendre automatiser tous les processus pour minimiser le nombre de personnes travaillant sur les lieux, son objectif est d'améliorer l'expérience utilisateur et le service client de manière innovante.

Grâce aux économies de salaires obtenues par le local lors de l'utilisation de robots, l'entreprise peut se permettre d'embaucher du personnel hautement qualifié avec la meilleure formation pour que tu reçoives, guider, ressentir, recommander et accueillir les visiteurs de passage dans l'établissement futuriste. De cette manière, les clients bénéficient d'une expérience VIP à un prix avantageux.

Selon Fakih, La raison pour laquelle aucun restaurant robotique n'a atteint une grande renommée ces dernières années est que, une fois la curiosité des visiteurs satisfaite, ces restaurants offrent un service plutôt médiocre. En se concentrant sur l'aspect technique de l'entreprise, ils ont perdu contact avec lui valeur humaine apportée par le personnel.

Voir ce post sur Instagram

A post shared by Box'd by Paramount (@boxdbyparamount)

Así, en el Box’d sigue habiendo recepcionistas y cocineros. Aunque sus atribuciones han cambiado. Quienes han desaparecido son los camareros.

Cuando un cliente llega al restaurante, es difícil percibir en primera instancia que el restaurante está altamente automatizado. Esta idea comienza a calar cuando las personas que se sientan a comer a la mesa tienen que hacer su pedido. Para comunicar su comanda, los visitantes del Box’d han de emplear una app móvil propia de la casa. Con ella pueden seleccionar los platos que desean que compongan su menú. La carta no es muy extensa, Fakih ha reducido el número de opciones disponibles a las más demandadas para que la interfaz no sea farragosa.

La orden llega a la cocina a de modo telemático, sin que haya interacción entre trabajadores. De esta forma se eliminan desplazamientos y contactos innecesarios, lo cual contribuye tanto a reducir los tiempos de atención (y por ende a mejorar la experiencia de usuario de los comensales) como a observar las normas de distanciamiento social impuestas por la administración durante la pandemia para combatir los casos de COVID-19 en la región.

No es lo único que se logra al automatizar este sencillo proceso a través de la app móvil de Box’d. Al remitir de forma digital el pedido el número de errores humanos que tienen lugar es mucho menor.

Pero la verdadera joya de la automatización en este restaurante no es el sistema de comunicación entre mesas y cocina. Donde de verdad brilla el proyecto de Fakih es cuando la comida, ya preparada y emplatada por los chefs, se introduce en una taquilla automatizada identificada mediante códigos QR.

Esta taquilla permite que la comida llegue de forma rápida a las mesas. Tan pronto como el pedido está listo, varias pantallas distribuidas por el comedor indican que la comida está lista para ser recogida. Es entonces cuando el comensal puede ir con su código QR a recoger sus platos. Acto seguido regresará a su mesa para degustar las delicias que se preparan en este restaurante especializado en productos frescos y comidas saludables con un toque de Oriente Medio.

En cierto modo, la apuesta de Box’d se basa en una evolución lógica de las máquinas expendedoras que vemos a diario en calles, centros comerciales y estaciones de transporte. La única diferencia es que las taquillas del Box’d guardan platos de alta calidad preparadas por chefs expertos, y que el restaurante ofrece un ambiente perfecto, higiénico y seguro para disfrutar de comidas sabrosas y saludables como diversas variedades exóticas de humus, ensaladas libanesas o sirias (fattush y tabbule respectivamente), o mujaddara trufada.

El proyecto, nacido en plena crisis del coronavirus, ha tenido un gran recibimiento incluso entre los trabajadores. Y es que en el Box’d se ha contratado a más personal del que correspondería si no contase con la taquilla robotizada. La clave está en el valor añadido que aporta el personal, que es mayor en el servicio de atención y en la cocina que en las tareas de camarería.

Tal y como se han desarrollado los primeros meses de operación, Fakih está convencido de que Box’d es un nuevo éxito dentro de la línea Paramount Fine Foods. De acuerdo a su visión de negocio, sus únicos competidores son las empresas de reparto domiciliario de comida, y estas están desbordadas con motivo del aumento de pedidos para llevar que ha tenido lugar desde el confinamiento. Parece que el futuro le sonríe.

Rate this post

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario