fbpx Smiley

Les nouveaux kiosques avec reconnaissance faciale offre de autopedido recommandations personnalisées à des clients récurrents

0

Un nouveau restaurant de restauration rapide spécialisée dans les hamburgers et situé Oviedo conserve un contrôle jaloux des convives visitant le système local en utilisant une reconnaissance faciale qui à première vue est invisible à l'utilisateur.

Il semble que la science-fiction, mais la réalité est ce qui se passe là-bas et maintenant. Cependant, Mais rassurez-asturien, loin d'être un hamburguesería ovetense la BurgerFi Il est situé dans la ville du même nom situé en Floride (DE. UU.).

et nous avons déplacé les préoccupations de la vie privée des citoyens du Sud-Est des États-Unis. Dont certains, on avance, Ils ne sont pas heureux.

Biométrie et technologies de reconnaissance faciale sont en plein essor dans tous les secteurs. Et comme d'habitude, l'industrie de la restauration ne fera pas exception.

Cela ne signifie pas exempt de critiques. Il est un moment délicat à élaborer et à mettre en œuvre ces innovations pour les restaurants, en particulier lors de la prise en compte par lettre publique signée 3100 Les employés de Google demandant de Sundar Pichai d'abandonner la projet Maven, axé sur la création de drones à usage militaire capables d'interpréter la vidéo et d'identifier les personnes et les objets par l'IA et l'apprentissage machine profonde.

Bien que les applications possibles peuvent effrayer certains et effrayer les autres, beaucoup d'autres entreprises comme Facebook, Amazon ou Apple utilisent déjà ces technologies largement; c'est-à-dire, Ils ne mettent pas beaucoup de buts. A la fin de la journée, couteaux utilisés pour couper la viande, mais mal utilisé peut tuer. Cela vaut également pour toute autre invention, Pour cette raison, les limites devraient être imposées sur le mode d'utilisation, pas dans le concept lui-même.

BurgerFi est une franchise petite, avec 106 local aujourd'hui, mais ils ont un modèle d'affaires clair et impatient de se développer. Voilà pourquoi ils ont montré aucune hésitation à adopter la technologie.

Les clients qui sont passés par la locale Stone Hill Plaza (Oviedo) et ils ont été les participants au projet pilote. Les hamburgers gourmet haute qualité, chaîne marque, sont maintenant en arrière-plan.

Voir ce post sur Instagram

A post shared by BURGERFI (@burgerfi)

La comidilla entre los corrillos que se forman en torno a las mesas y en los pasillos del local son los kioscos de autopedido dotados de un sistema de reconocimiento facial que identifica a los comensales que ya han visitado el establecimiento con anterioridad y les presenta en pantalla una serie de recomendaciones personalizadas basadas en su historial de consumiciones.

Con esta novedad se espera amortizar más rápidamente la inversión que supone este tipo de mobiliario electrónico en los restaurantes de comida rápida. El nuevo kiosco de autopedido acelera cada comanda evitando que un gran número de usuarios tengan que navegar por todo el menú para elegir los artículos que desean recibir en su bandeja. El tiempo de espera para que el siguiente pedido sea ejecutado se minimiza también gracias a la ausencia de errores que haya que corregir.

En cualquier caso el método no es perfecto: hay que contar con la clientela que prefiere ir degustando las diversas opciones existentes en el local. Y en el BurgerFi, con sus hamburguesas de autor, no son pocos.

Es innegable que los tiempos entre pedidos se han reducido, y que un mismo kiosco puede dar abasto a una mayor cantidad de clientes sin que estos lleguen a formar colas.

Los primeros detractores de la idea no se han hecho esperar, eso también es innegable. Y su desagrado se basa en las inquietudes en materia de privacidad que suscitan estos dispositivos y que ya mencionábamos al principio.

Caleb Hayward, un ciudadano de Oviedo es uno de ellos. Durante la visita de la televisión local WFTV 9, expresó su consternación de la siguiente manera: «Elegiría no usarlo. Sí, creo que no deberían tenerlo».

Por suerte para BurgerFi, Caleb es solo una de las personas que conforman la extensa clientela con la que cuentan en local de Stone Hill Plaza. Una clientela que ha crecido de forma notable durante las primeras semanas de funcionamiento por el simple hecho de contar con esta tecnología, hasta ahora inaudita para muchos.

Y es que un gran número de curiosos se acercan a la hamburguesería para ver con sus propios ojos el aparato que solo conocían, seguramente, por haber escuchado comentarios de allegados o rumores en el aire.

Además, desde gerencia aseguran que no hay qué temer. Aunque el panel nos observe, los datos quedan entre él y el usuario. Daryl Bauer, el propietario, se atrevía incluso a bromear respecto al tema: «Hay una advertencia expresa informando de que no usamos la información de forma alguna. O sea, ya sabes, no la estamos vendiendo en la dark web».

Tal vez no haya conexión con la dark web, pero sí que resulta una auténtica caja de Pandora.

Los kioscos de autopedido han dado mucho que hablar durante la segunda mitad de 2018, principalmente por la adopción masiva que está llevando a cabo McDonald’s con ellos, la cual, a ojos de algunos trabajadores mal pagados, es solo un intento de deshacerse de ellos y automatizar aún más un subsector que depende fuertemente de la tecnología y que cada día prescinde más de los trabajadores humanos.

Así pues, existiendo margen para aumentar la eficiencia en los procesos que tienen lugar en las hamburgueserías, es solo cuestión de tiempo que la exitosa prueba de campo del BurgerFi trascienda no solo las paredes del restaurante de Oviedo, sino las fronteras imaginarias que separan franquicias.

5/5 - (1 vote)

Sobre el autor

Artículo realizado por el equipo de redacción de DiegoCoquillat.com. Cuenta con profesionales tanto en el terreno de la hostelería, gastronomía y turismo, como en de las nuevas tecnologías e innovación.

Suscríbete

Deja un comentario