fbpx Smiley

Restaurants devraient prendre soin de tous les sens du plaisir de conduire

3

Dans son dernier livre, Daniel Balmaceda Il a exprimé son ignorance totale de l'acte de la cuisine, cependant, Il a reconnu son enthousiasme pour la gastronomie et gastronomie, “Je ne suis pas un expert, Je suis fan”, cet important journaliste argentin condamné.

Balmaceda est pas le seul Je bigot pour la gastronomie, ce chiffre est devenu tellement banal que même ces derniers temps l'enseignant Oscar Carrion Il a inventé un terme pour se référer à eux quand il parle de la “Gstro-Firdos”.

Comment pouvons-nous heureux dans un restaurant?

Dans d'autres articles publiés dans ce journal que je vous ai déjà parlé exciter l'importance de nos clients. Pour cela, nous devrions nous demander si le restaurant était l'endroit idéal pour mener à bien notre scénario de travail. Vérifiez si elle a rencontré le paysage propice, Il est l'environnement droit de transmettre notre représentation à veiller à ce que tous les clients apprécient l'expérience.

Peut-être que nous entrons dans une remémoration locale une critique, peut-être la recommandation d'un ami, tous sans se rendre compte trop dans l'environnement que nous allons. mais il y a un certain nombre d'amis invisibles conditionnera notre expérience par les sens.

Par exemple, un feu à l'entrée d'une section locale, soit un gril ou un four d'argile, Il est un béguin précise notre mémoire génétique et ancestrale. Le même feu qui protégeait les grottes des entrées animaux et le froid dans les grottes. Quand nous allons dans un restaurant avec cette conception, Nous construisons la confiance et la sécurité, Il est de savoir comment arriver à battre en retraite après une longue journée de randonnée.

quand une cuisine est en vue l'impact visuel renforce la confiance, et le message subliminal est clair, « Ici nous faisons les choses à droite, et vous pouvez voir ".

Lorsque nous nous immergeons dans les locaux, les différents messages que nous recevons conditionner notre expérience. la éclairage est un facteur déterminant est pas toujours maintenu, la plupart ont pas eu une conception professionnelle. Nous voyons très peu d'endroits où la lumière crée l'atmosphère en harmonie avec l'émotion qui cherche à définir la mise en place: luxueux, intime, drôle, surprenant, etc. Il y a quelques restaurants qui ont bien résolus illumination.

Les lettres font également partie du message visuel, mais pas m'y attarder aujourd'hui, seulement que les images et le design ont un grand impact. En tout cas, Si vous voulez vous renseigner sur votre propre en la matière, dans ce journal, vous trouverez plusieurs articles sur.

Il y a d'autres questions sensibles et que les gens n'osent pas commenter comme les parfums et les odeurs. De beaux locaux ont été restaurés dans les zones centrales de nos villes dans une mission ardue et onéreuse, qui ne supprime pas toujours certaines odeurs. Il est beaucoup plus facile de se passer de certains produits chimiques de nettoyage et désodorisants pollue notre expérience gustative.

Certains parfums employés, bien que très agréable, Ils peuvent également interférer cette fois-ci. Je dois admettre que les personnes appartenant au monde du vin est celui qui souffre le plus, même capable de détecter une serge moisi beaucoup de mètres.

Mención especial merece en este punto la protestada Ley Antitabaco del año 2011. Muchos vaticinaron la muerte de la restauración y lo cierto y verdad es que invitó a otros muchos que se habían alejado a volver a los restaurantes, y hoy todos disfrutamos de una experiencia más plena y satisfactoria. La pregunta que me hago es ¿cómo se ha tardado tanto en legislar? Hoy incluso nos parece mentira que hasta hace poco tuviéramos que comer al lado de gente fumando.

Pero volviendo al tema en cuestión, también existen otros aromas agradables y envolventes, uno de mis favoritos es el del pan recién horneado.

El tacto, la textura y la temperatura

Muchas cocinas tienen una relación directa con la textura en la elaboración de sus platos. Las técnicas más vanguardistas buscan combinar elementos con diferentes temperaturas y texturas generando contrastes muy interesantes.

La temperatura ambiente de un restaurante es tan importante como la del vino, ambas deben ser las adecuadas. Acabo de volver de Argentina y en muchos de sus restaurantes hay que entrar con un abrigo cuando en la calle hace 25 grados centígrados, además de una gran irresponsabilidad con el planeta y el cambio climático, es francamente desagradable. Es algo que sucede en muchos lugares del mundo.

El tacto juega también un importante rol con los cubiertos, servilletas, manteles y por supuesto con las copas. Las copas son un tema muy sensible. Tal vez los austriacos de la empresa Riedel sean la máxima expresión de la sofisticación. Rober Parker dice: “son las mejores copas tanto para el uso técnico como para el disfrute” y “el efecto sobre el vino de calidad es profundo”.

Siendo básicamente un fabricante de cristal, defiende la idea de que cada vino según sus características merece ser servido en una copa diferente, con especial cuidado del cristal y las formas. El diseño de la copa determina como se oxigena en la fase olfativa del vino, pero también determinará como se depositará sobre la lengua y las papilas gustativas potenciando sus características y su singularidad.

Las papilas no están distribuidas de una manera homogénea y los receptores de los sabores básicos están cada uno en distintas zonas de la lengua, por eso según Riedel, cada vino merece una forma diferente de beberse para mostrarse en su máxima expresión, y admitámoslo, tienen razón, y eso lo sabemos todos los que hemos catado el mismo vino en diferentes copas.

No me olvido del sonido. Hay locales con una acústica terrorífica y este apartado se debe cuidar. Todos hemos estado alguna vez en un restaurante donde el sonido ambiente no te permite ni hablar con quien está a tu lado. Para mí son locales de una sola visita.

La música, si la hay, también merece un diseño dentro de la instalación así como cuidado profesional para evitar volumen excesivo o una mala distribución de los decibelios. A esto hay que agregar que la selección de los géneros musicales debe estar en sintonía con el local y con su emoción.

La música, si la hay, también merece del diseño de la instalación y cuidado profesional , para evitar volumen excesivo o una mala distribución de los decibelios. A esto hay que agregar que la selección de los géneros musicales debe estar en sintonía con el local y con su emoción.

El polémico tema de los niños merece una mención, creo que son los padres quienes conocen a sus hijos y deben saber si pueden o no comportarse en un restaurante. Hay niños que pueden ir a cualquier sitio y otros más difíciles de adaptar a una experiencia gastronómica. Es demasiado injusto pedir que sea el restaurante el que intervenga en esta decisión y también es injusto enturbiar la experiencia ajena.

Sé que algunos de los comentarios vertidos en este artículo no van a ser la mejor forma de conseguir un club de fans, pero nuestro compromiso con la gastronomía y el placer de disfrutar ese momento nos obliga a sincerarnos, y es que sólo es posible que la experiencia sea inolvidable y placentera cuando todo el entorno nos ayuda a disfrutarla.

5/5 - (1 vote)

Sobre el autor

Creador de Benetti y Pecoraro, empresa líder en España en la venta y distribución de productos ítalo-argentinos para restaurantes y Director de Galiffi & Giacomo, empresa de asesoramiento y consultoría empresarial.

Suscríbete

3 Comments

    • Muchas gracias Gabriela, le trasladamos tu comentario a Oscar Pirrone que es el autor de este artículo. Intentamos aportar nuestro granito de arena a la mejora del sector de la hostelería. Nos vemos por aquí.

Deja un comentario